1 Comentario

Si presentamos alguno de estos síntomas, ¡hay que acudir a un médico lo más pronto posible!

Hoy nadie muere ya de un resfriado en el llamado primer mundo. Las enfermedades menores y puntuales han perdido toda trascendencia en nuestro día a día. No las llegamos a tener usualmente en consideración ni siquiera para faltar al trabajo, y pocos son los que se apresurarían a visitar a un médico o especialista por una fatiga recurrente o un simple grano inesperado fuera de lugar. No estamos atentos a nuestra salud, y eso es algo que podría salirnos caro.

Si presentamos alguno de estos síntomas, ¡hay que acudir a un médico lo más pronto posible! 1

Los enormes progresos alcanzados en medicina y farmacia han rebajado nuestra alarma ante las enfermedades hasta límites ínfimos, y en este artículo queremos darte a conocer los peligros que esto encierra. Sin pretender caer en el polo opuesto, y crearte ansiedad ninguna por el cuidado de tu salud, nuestra mera intención es la de animarte a seguir el criterio de los médicos y no perder de vista algunos detalles que podrían delatar problemas relevantes para tu vitalidad.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Si presentamos alguno de estos síntomas, ¡hay que acudir a un médico lo más pronto posible! 2

1. Ha aparecido algún bulto en tu piel

Generalmente, la gente tiene en cuenta como instrucción de autodiagnóstico para la detección del cáncer la necesidad de buscar bultos en su cuerpo cuando estos se ubican en regiones concretas y específicas, como son el pecho o la ingle. Con ello corremos el peligro de caer en el desprecio a la importancia que otro tipo de protuberancias puede tener. La localización de las inflamaciones por muy diversas etiologías puede aparecer en cualquier lugar de nuestro cuerpo. En esta línea, dichos bultos pueden ser inofensivos, como son los lipomas o ateromas (tipo de ácidos grasos), pero también pueden alertar de patologías más graves. Se recomienda pues asistir al dermatólogo.

1. Ha aparecido algún bulto en tu piel

2. Dificultades para la recuperación y la respiración después de los resfriados.

Los síntomas que comúnmente se tienen en consideración a la hora de tratar de localizar una neumonía son la fiebre y la tos. Pero este saber mundano ignora la posibilidad de sufrir una neumonía oculta. Una neumonía puede hallarse discretamente en ti de manera latente, y experimentar dificultades para respirar tras la realización de escasa actividad o la acumulación de excesivo cansancio, pueden ser sus indicadores si se dan estas en el tiempo posterior al sufrimiento de alguna infección viral respiratoria.

 2. Dificultades para la recuperación y la respiración después de los resfriados.

3. Falta de aire repentina

Las personas que son víctima de enfermedades respiratorias de carácter crónico, conocen bien el orígen de sus impedimentos para respirar, pero distinto sería dar con estas enfermedades cuando aparecen sin más. Los expertos suelen referirse a dos posibles causas principales: reflujo gastroesofágico (penetración en el esófago de jugos gástricos) o cuestiones de tipo cardiaco. Por ello bien vale la pena dirigirnos cuanto antes a nuestro médico y realizarnos las pruebas oportunas.

3. Falta de aire repentina

4. Caída de cabello masiva

Uno de los indicadores menos conocidos y evidentes de problemas en los niveles hormonales es la paulatina caída del pelo o inesperado cambio en su estructura. Las células del cabello son las más veloces, y las variaciones hormonales pueden dirigirnos a un proceso de disminución excesiva del cabello, adelgazamiento, debilitamiento de este mismo y caída final. Si a ello se añade irritabilidad inusual y fatiga, desequilibrios de peso o periodos menstruales irregulares, entonces las razones para visitar al endocrinólogo serán ya de peso.

4. Caída de cabello masiva

5. Menstruación dolorosa

Cuando el vientre duele en exceso a lo largo del periodo ya en la edad adulta, la cuestión trasciende la insignificancia que los ginecólogos otorgan a los dolores que a veces pueden sufrir las jóvenes cuando dicho ciclo se halla únicamente estableciéndose. Debe visitarse al ginecólogo para tratar de descartar que pueda tratarse de endometriosis, enfermedad que llega a causar numerosos problemas en el sistema reproductivo de las mujeres.

5. Menstruación dolorosa

6. Inflamaciones frecuentes de garganta (más de dos veces en un periodo anual)

Si con carácter frecuente te ves afectado/a por anginas o amigdalitis, incluso en los casos que no se den complicaciones, tus articulaciones se encuentran aún sometidas a una carga innecesaria, puesto que la amigdalitis y las anginas son infecciones de tipo estreptoscópico y los estreptococos son a su vez agentes que originan fiebre reumática. En esta línea, las enfermedades de la articulación disminuyen notablemente la calidad de vida, y son una cuestión seria que merece un abordaje especializado. Visita a un reumatólogo, y evita dejar lugar a procesos inflamatorios.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels

6. Inflamaciones frecuentes de garganta (más de dos veces en un periodo anual)
3
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Imágenes microscópicas que demuestran lo increíble que es un cuerpo humano
Síguenos