Increíble!

Publicado 2018-02-12
10 Comentario

Grandes teorías de conspiración que podrían ser verdaderas

Cada vez es más difícil separar la verdad de la ficción en un mundo donde las noticias falsas son el pan de cada día. Sin embargo, cabe destacar que las teorías de la conspiración son tan antiguas como la sociedad misma; quizás, lo más inquietante de todo es la creciente cantidad de evidencias científicas que sugieren que nos dejamos influenciar por noticias que sabemos que son falsas. Por ejemplo, podríamos destacar el asesinato de JFK, las misiones de alunizaje, la supuesta vida de Hitler en Brasil tras la Segunda Guerra Mundial, etc. Si alguna vez has pensado en ello, no estás solo. Y eso sin mencionar las teorías más modernas impulsadas por las redes sociales, promulgando afirmaciones infundadas sobre todo, desde dietas, hasta el estado o la misma realidad. Por esa misma razón, queremos mencionar algunas que, si bien no han sido demostradas como reales, no suenan muy disparatadas…

1. Hitler murió en 1984, a los 95 años

1. Hitler murió en 1984, a los 95 años

Hace varios años, un informe desclasificado y redactado por el FBI salió a la luz con información sobre la supuesta fuga de Adolf Hitler a Argentina en submarino, algo curioso teniendo en cuenta que se suicidó en 1945 antes de que los soviéticos se hicieran con Berlín. Sin embargo, los registros dificultaron esta premisa, pues los soviéticos afirmaron que los cuerpos de Hitler y Eva Braun fueron quemados, enterrados y exhumados repetidamente. Otra teoría dice que el libro de un hombre llamado Simoni Renee Guerreiro Dias aportó pruebas de que el Führer murió a los 95 años en Brasil, y que toda la escena de su suicidio fue un montaje. Además, afirmó que Hitler cambió su nombre por Adolf Leipzig y que vivió en Nossa Senhora do Livramento, una pequeña ciudad a 40 km de la capital, Cuiabá. Según el autor, también brasileño, Hitler fue conocido en la zona como el “viejo alemán”. ¡Continúa con nosotros para saber más!

2. Operación “Gaydar”

En la década de 1960, Canadá no era el mismo país que parece ser hoy en día. El gobierno canadiense contrató al profesor de la Universidad de Carleton, Frank Robert Wake, para crear algo maliciosamente llamada la “máquina de frutas” (“fruit machine”), con la que se creía poder detectar e identificar a los hombres homosexuales. No fue parte de un esfuerzo benigno para comprender la sexualidad humana; fue parte de un enfermizo macartismo con el objetivo declarado de sacar a todos los hombres homosexuales del gobierno del país. Más de 400 personas perdieron sus trabajos y 9.000 más fueron almacenadas en un archivo de “sospechosos”. El creador afirmó que el dispositivo funcionaba midiendo cuánto se dilataban las pupilas de un sujeto después de haber sido forzado a mirar imágenes eróticas del mismo sexo.

3. Proyecto MKUltra

En la década de 1950, la CIA administró en secreto dosis de LSD a personas para evaluar los posibles efectos del control mental. Aunque la práctica, según los informes, se prolongó durante dos décadas, se inició antes de que la proliferación de las drogas en 1960 convirtiera al LSD en un símbolo de contracultura popular. Y aunque disfrutar de este psicotrópico pudiera parecer un gran momento para algunos, o al menos para la trama de una película de acción mala e inconformista, docenas de personas fueron abandonadas con discapacidades permanentes después de ser sometidas en secreto a ingentes cantidades de LSD y terapias de electrochoque tras buscar tratamiento para unas “quejas psiquiátricas menores”.

4. El incidente del Golfo de Tonkin

El 2 de agosto de 1964, el USS. Maddox abrió fuego contra lo que más tarde se supo que eran varios objetivos norvietnamitas. Esa “escaramuza” profundizó la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam, llevando a la muerte de miles de soldados estadounidenses y muchos más vietnamitas, incluidos cientos de miles de civiles. Sin embargo, resultó que los “objetivos” atacados por el Maddox en realidad no existían. Todavía se debate hoy si el incidente fue una mala dirección intencional de los militares. Una cosa es segura: la afirmación original del presidente Johnson de que los norvietnamitas dispararon primero fue desacreditada. Incluso el ex secretario de defensa Robert McNamara admitió eso en una entrevista antes de su muerte. Después de todo, es difícil comenzar una pelea cuando ni siquiera estás allí.

5. El culto secreto que reunió a las élites del mundo

¿Una organización secreta de personas que controlan el mundo? Bueno, al parecer sí existió, y muchos de sus miembros fueron poderoso líderes mundiales y titanes de la industria. La acción real ocurrió en Bohemian Grove, que pareció existir principalmente como un lugar “donde los ricos y poderosos se portaban mal”, según The Washington Post. O, alternativamente, donde los miembros “compartían una pasión por el aire libre, la música y el teatro”. Sin embargo, junto a los eventos más tradicionales como beber o cenar, otras actividades regulares incluyeron realizar rituales ante un búho gigante de madera. Los propietarios de esa propiedad organizaban retiros de dos semanas cada año en California para algunos de los estadounidenses más ricos e influyentes. Los asistentes anteriores incluyen a Richard Nixon y Ronald Reagan, quienes asistieron antes de ingresar a la Casa Blanca. Ah, se cree que ahí fue donde se esbozó por primera vez la idea de la bomba atómica.

6. La CIA y el Dalai Lama

¿Quién no aprecia al Dalai Lama? A excepción del gobierno chino, claro. Al parecer, durante la década de 1960, la CIA, supuestamente, canalizó millones de dólares a la Resistencia Tibetana, incluyendo lo que algunos reclamaban como un “salario” anual de seis cifras que iba directamente al Dalai Lama (algo que él negó). Esto fue un intento obvio de socavar al gobierno chino, algo de lo que los chinos se han quejado durante décadas. En memorandos clasificados del Departamento de Estado, la organización dice: “El propósito del programa… es mantener vivo el concepto político de un Tíbet autónomo dentro del Tíbet y entre las naciones extranjeras, principalmente India, y construir una capacidad de resistencia contra posibles desarrollos políticos en el interior de la China comunista”.

7. Conspiración para matar a Lincoln

La versión más común de los hechos es que el actor John Wilkes Booth actuó solo cuando asesinó al presidente Lincoln dentro del Ford's Theatre. Pero resulta que Booth colaboró con no menos que otros nueve co-conspiradores, incluida Mary Surratt, la primera mujer ejecutada por el gobierno de los EE.UU. Primero, estaba David Herold, quien ayudó a Booth a escapar después de dejar el lugar. Luego, estaba George Atzerodt, quien intentó asesinar sin éxito al vicepresidente Andrew Johnson. Aunque éste en realidad nunca lo intentó, fue, sin embargo, ejecutado por conspirar contra el presidente. Mientras tanto, Lewis Powell intentó asesinar al Secretario de Estado William Seward, hiriéndolo seriamente. Si alguna vez quieres conocer la historia completa del acto de Booth, y el desesperado intento por capturarlo junto a su equipo, lo mejor es leer “Manhunt: The 12-Day Chase for Lincoln's Killer”, de James L. Swanson. ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock/Twitter

17
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las diversas maneras en que el gobierno controla a sus ciudadanos
Síguenos