0 Comentario

Maneras en que podemos aliviar las molestias y el dolor que causa usar tacones

Los tacones han sido usados desde hace muchos años y lo cierto es que le dan un estilo más bonito a las mujeres. Se pueden usar en cualquier ocasión y lucirás muy bien en ellos. Sin embargo, todas las chicas saben que aunque te veas radiante, tendrás un gran dolor después de unas horas. A pesar de que estés acostumbrada a este horrible sufrimiento, es bueno saber que hay maneras de evitarlo para siempre. Por ese motivo, decidimos traerte algunos trucos que te mejorarán la vida completamente. ¡No te lo pierdas, estamos seguros de que esto te servirá mucho de ahora en adelante! 1. Talco: el uso de este polvo hará que tus pies no resbalen, por lo tanto ayudará a fijarlos mejor en el calzado, no habrá fricción y no tendrás heridas en el talón que duelen bastante.

2. Cinta adhesiva

2. Cinta adhesiva

A veces puedes sentir que tu pie se sale del zapato o se resbala hasta el final, pero en realidad esto se puede evitar fácilmente. Un gran truco es usar cinta adhesiva doble cara, de esta manera lograrás que tu pie se quede firme y dentro del calzado en todo momento. Aunque muchas actrices no lo aceptarán jamás, es uno de los trucos más usado por la mayoría de estas y les funciona muy bien. Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

2. Cinta adhesiva 1

3. Cremas

Los dolores causados por este bello pero horrible accesorio son muy fuertes, por eso necesitas optar por diferentes opciones para que no tengas problema alguno. Las cremas analgésicas y antiinflamatorias te ayudarán perfectamente a que no sufras. Los medicamentos que contienen ibuprofeno serán de gran utilidad en estos momentos de agonía. Sin embargo, es importante que acudas a un doctor que te diga exactamente que producto podrías comprar. También recuerda que si usas una crema, podrías tener problemas con tus pies resbaladizos.

3. Cremas

4. Crema anestésica

Tal vez este punto sea un poco extremo y no muchas lo harían, pero en momentos de dolor pueden salvarte. Existen cremas que anestesian el area que tengas adolorida, y de esta forma podrás dejar de sufrir por un rato. Este tipo de productos deben ser supervisados por tu doctor, ya que mucha gente podría ser alérgica a ellos. El uso no puede ser mayor a 60 gramos por más de 5 horas, así que hay que tener mucho cuidado con esto. Sigue con nosotros para que conozcas más sobre esto...

4. Crema anestésica

5. Rasgar la suela

La suela de los zapatos nuevos usualmente nos harán deslizarnos, por lo tanto hay que encontrar una forma de que no ocurra esto. A pesar de que a muchas no les gusta este metodo, pues literalmente estás dañando tu calzado, es muy útil. Con un cuchillo o unas tijeras podrías rasgar la planta y de esta manera tu pie no resbalará y evitarás el dolor que esto provoca normalmente. Otra opción es comprar una plantilla para eludir que se deslizan tus pies dentro.

5. Rasgar la suela

6. Calcetines húmedos

Como sabes, los zapatos nuevos usualmente son muy duros, por eso hay que suavizarlos. Usar calcetines húmedos será la mejor opción en este caso. Debes andar por tu casa de esta forma por varios días para lograr que el calzado esté en mejores condiciones para que no sufran tus pies. De esta manera cuando vayas a una fiesta estarás lista para bailar por horas con tus nuevos tacones. Continúa en nuestra página para saber más del tema...

6. Calcetines húmedos

7. Muévete constantemente

Aunque no lo parezca, si te mantienes en un solo lugar por mucho tiempo te dolerá aún más. Por eso necesitas moverte constantemente, para que suavices el calzado y olvides que estás muriendo de dolor intenso en las plantas del pie y en tu tobillo. A pesar de que probablemente al final del día no aguantarás tanto, quedarte parada y quieta será aún peor para ti. En el momento que camines sentirás dolor, pero si sigues por un rato, ya no será igual, pues tus plantas estarán acostumbradas.

7. Muévete constantemente

8. Ejercítate

El cuerpo debería estar bien tonificado para que no te duela tanto. Un ejercicio que puedes hacer diariamente sin mucho esfuerzo será el de pararte de punta y estirar las piernas completamente. De esta forma, acostumbraras a tu chamorro para que en el momento que utilizes tus tacones no sufras de la misma manera. Recuerda que esto es como un deporte extremo. Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

8. Ejercítate

9. Congelador

De la misma forma que hiciste lo de los calcetines húmedos, puedes poner bolsas con agua dentro de los zapatos y meter al congelador. Recuerda cerrarlas bien, ya que podrías incluso derramarlo y arruinar tu calzado, pero posteriormente debes meterlo a tu congelador y esto hará maravillas en unos días. Lo que hará es que el agua se congele y después se expanda, de esta manera podrás ver que tus tacones han sido agrandados y no tendrás tantos problemas al ponerlos.

9. Congelador

10. Plantillas

Probablemente este punto es el más obvio, ya que para que no tengas problemas puedes optar por usar plantillas que te ayudarán a evitar que se resbalen tus pies. Al poner esta suela externa podrás tener tu pisada más firme, así que al momento de caminar te sentirás más segura y sin dolor alguno. Si haces los puntos anteriores y combinas con este, tendrás mejores resultados. Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Pexels

10. Plantillas
20
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Zapatos más raros que hemos visto en la vida
Síguenos