Increíble!

Publicado 2018-02-22
0 Comentario

10 momentos extremadamente incómodos que todos hemos vivido...

Encontrarte en una situación molesta o tensa es algo que pasa a diario a nuestro alrededor. Ver a personas que no son de tu agrado o encontrarte en un momento sentimental algo inestable propiciarán estas situaciones. Sin embargo hay veces que esto no depende de tu persona, sino que son otros los que traen estas situaciones incómodas a tu vida. No es necesario que sean creados a conciencia sino que de repente algo conecta en tu cerebro que te hace saber que esto está mal llegando a sentir incluso vergüenza. Las 10 fotografías que te mostramos a continuación fueron tomadas en el momento idóneo en que una de las partes no llegaba a estar agusto del todo y eso se refleja en sus caras. Continúa leyendo este artículo y compruébalo por ti mismo.

9. "Ya entiendo la belleza de tu hija"

El amor es bonito, y no aparece por casualidad. En ocasiones el motivo es más abstracto e intelectual, más dependiente del interior. Pero normalmente las causas tienen más bien relación con el físico y la belleza externa. Es por ello que si sentimos este tipo de atracción por nuestra pareja, teniendo en cuenta que la belleza es hereditaria, es bastante probable que si nuestra suegra se ha cuidado bien o no es muy mayor, nos pueda dar alguna que otra sorpresa.

8. No mirar al final es imposible

Pocas sensaciones son tan incómodas para los hombres a la hora de ir al baño como la de tener demasiado cerca a algún compañero. Su presencia impide conciliar la intimidad que requiere lograr una micción fluida y reconfortante. Y peor aún se ponen las cosas cuando nuestro "vecino" resulta ser algo curioso o indiscreto. En estas tesituras solo queda que respirar hondo y tener paciencia, aunque si no es mucho pedir, los diseñadores de este tipo de habitación podrían hacer mejor las cosas de lo que se aprecia en esta imagen.

7. La cruda realidad

Otro clásico de las situaciones incómodas que cualquiera puede haber imaginado y/o vivido es el de las diferencias entre la foto, por la que decidimos lanzarnos a conocer a alguien, y la realidad, por la que preferiríamos que la tierra nos tragase al quedar con nuestra cita a ciegas. Si bien es cierto que esto ha sido siempre un problema que las redes sociales han propiciado, hoy en día, con la abundancia de aplicaciones móbiles de ligue, el problema se ha intensificado más si cabe.

6. Separados al nacer

Otra situación un tanto detestable es aquella por la cual después de habernos tomado la gran molestia de ir a comprar un modelito espectacular y ponérnoslo por la mañana con la grandísima ilusión de lucirlo con la mayor de las ilusiones, llega alguien y decide vestir justamente de la misma manera. Esta es una tesitura que podría agravarse en según que contextos, como el de alguna fiesta o evento especial, donde quedaríamos demasiado retratados si corremos tal mala suerte.

5. Ninguno está incómodo...

Si vamos a tomarnos una foto con algun chico o chica que nos guste, o incluso cuya apariencia física nos parezca espectacular, tenemos que ir confiados. O todo o nada. Lo que no se puede es pedirlo con tanto respeto como la persona de esta foto, cuya desconfianza y excesivo respeto se vuelve ridículo. ¡De esta manera jamás logrará la atención de ninguna de ellas! Admás de que, por supuesto, tampoco las chicas se encuentan cómodas, por mucho respeto que parezca estar ofreciendo el chico.

4. Todos queremos lo que no tenemos...

Y seguimos el ránking con este divertido colectivo arbitral. Es ridículo ver el estado de forma que necesita alcanzar una mujer para poder disfrutar de la misma oportunidad que muchos hombres tienen por mucho menor precio. Esta foto refleja esta realidad, mas allá de lo ridículo que pueda verse el hecho de que el hombre tenga más pecho que su compañera. Compañera con la cual, por cierto, casi cualquiera -hombre o mujer- preferiría pasar un rato antes que con él.

3. Resultado de la fusión del Príncipe Encantador y Cenicienta

La verdad que más allá de la posibilidad existente de que esta fotografía retrate una clara falta de habilidad para recrear un tipo concreto de disfraz, este caso parece más bien que el disfraz ha sido expresamente recreado para confundir. Lo mao de tirar del tópico de disfraz de varios sexos, es que una vez la fiesta termina, lo que tenía cierta gracia por la noche pasa a ser de un ridículo espantoso por la mañana. Por ello se recomienda encarecidamente ¡no dormirse en el transporte público al concluir la fiesta!

2. Papá parece no estar muy de acuerdo con Santa

Seamos optimistas, cuando ni los padres controlan los deseos de Santa Claus, es que cabe la posibilidad de creer en la magia. Y bien contentas parecen estas eestas chicas con la posibilidad de que ello sea así, contra los deseos de su contrariado progenitor, que pne cara de "como he permitido esto". Suponemos lo violento que puede ser imaginarse a tus propias hijas vistiendo según que prendas.

1. En la diferencia está el encanto

Esta fotografía nos muestra los misterios de la naturaleza humana al reflejar diferentes escalas en la altura y tamaño de estas mujeres, cuya amistad no parece encontrar límite en esta variedad. ¿Bonito, no? Al menos hasta aquí. Ahora fijémonos en la camiseta que viste la chica de en medio de la imagen y repensemos si todo es tan elegante en esta instantánea. ¿No, verdad?
Twitter

47
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
La boda de ensueños para cada signo del Zodiaco
Síguenos