0 Comentario

Nuestra forma de caminar nos da pista acera de problemas de salud insospechados

El nivel de desinformación que acusamos cuando se trata del conocimiento del lenguaje corporal supone una enorme desventaja a la hora de prevenir importantes problemas de salud. En efecto, se suele pensar que lo único que delatan nuestros movimientos son intenciones o estados de ánimo, pero, el alcance de estos es mucho más extenso. En esta línea, basta con prestar atención a algo tan simple y banal como nuestra manera de caminar para comprender muchos aspectos ocultos de nosotros mismos.

Nuestra forma de caminar nos da pista acera de problemas de salud insospechados 1

Cada paso que damos involucra de manera inconsciente al aparato musculoesquelético así como al sistema nervioso. Ello nos informa de las importantes fallas fisiológicas que puede delatar la más mínima anomalía o cambio en la manera que tenemos de andar. Siendo conscientes de la infinidad de mitos que existen al respecto de lo que nuestra forma de caminar puede estar evidenciando, hemos realizado una exhaustiva búsqueda, y aquí te traemos nada menos que las 6 grandes características en tu forma de avanzar en la marcha bípeda que evidencian verdaderas enfermedades.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Nuestra forma de caminar nos da pista acera de problemas de salud insospechados 2

1. Oscilación

Si observas en una persona cierta dificultad para el mantenimiento de la compostura y que al caminar tiembla un poco, no te apresures a darlo por ebrio, puesto que esto podría deberse a una lesión. Asimismo, estos problemas de equilibrio, tras un golpe, o bajar y subir escaleras, puede provocar mareo. La posible causa pues de esta oscilación es un trauma en la cabeza.

1. Oscilación

2. Paso corto

Las posibles causas de esta característica pueden ser un problema de muslo o de rodilla. Con cada paso que damos, la articulación de la que depende este movimiento debe enderezarse al completo. Cuando damos con dificultades para extender la pierna en su totalidad, puede haber un problema con ella. El producto de esta anomalía es el acortamiento de la longitud de nuestros pasos. La persona que presente esta sintomatología debería revisar sus articulaciones de la cadera y de la rodilla.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

2. Paso corto

3. Renguera

La causa que probablemente ande detrás de este modo de caminar inestable, provocado por el sentir de algún impedimento para apoyar la pierna al completo, quizá sea una artritis de rodilla. Cuando la articulación responsable del correcto funcionar del movimiento que nos permite preservar el equilibrio se "atora", los peligros son múltiples. La rodilla podría trabarse en algún momento inoportuno haciendo a la persona caer y dejándola expuesta a lesiones graves. Se aconseja visitar a un médico especialista.

3. Renguera

4. Rigidez en las manos

La causa más posible son los problemas de espalda. Al realizar el movimiento que corresponde al pie derecho con el fin de caminar, la musculatura del otro lado del torno se encarga de estabilizarnos, motivo por el que desviamos el brazo izquierdo hacia adelante. Este ciclo se repite con cada paso que damos y funciona de manera inconsciente. Pues bien, en los casos que la amplitud del balanceo de los brazos sea insuficiente, la causa que puede haber detrás es normalmente una hernia invertebral u otro trastorno similar.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

4. Rigidez en las manos

5. Golpe fuerte

En vez de reposar su pie en el piso de manera estable y pareja, la persona en cuestión cae de manera brusca, fuerte e insegura. Las razones de esta manera de andar pueden ser esclerosis múltiple, nervio comprimido, o problemas de espalda. La posible causa de este defecto al andar a menudo se asocia con problemas musculares o trastornos neurológicos, entre otros.

5. Golpe fuerte

6. Rigidez

Uno de los posibles motivos del problema de caminar a saltitos es una tensión provocada en los músculos de la pantorrilla. Se trata de un modo de andar brusco y tenso. Entre las posibles razones de ello se encuentran, por lo general, el abuso en el uso de los tacones, en las mujeres, o la falta de realización de estiramientos previos a llevar a cabo alguna actividad que conlleve ejercicio físico intenso, tanto en ellos como en ellas. Dicho sea de paso, llevar a cabo estiramientos posteriores a la actividad física es también muy importante. El tipo de deformidad que describimos al inicio de este apartado debe ser tratado lo antes posible, puesto que podría producir lesiones tanto en la rodilla como en el tobillo.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels

6. Rigidez
17
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La vidente millonaria que predijo el coronavirus antes que los demás
Síguenos