0 Comentario

Maneras en las que el estrés puede afectar nuestro cuerpo y no solemos darnos cuenta

El que en su día fuera nada menos que el líder más importante del Movimiento de Independencia Indio en oposición al Raj británico en tiempos de la ocupación colonial, Mahatma Gandhi, pronunció en su día una frase que conviene recordar en este artículo: “Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.”

Aunque en ocasiones nos pueda parecer evidente que nuestros pensamientos y emociones van por un lado y las contingencias físicas por otro, nos equivocamos. De hecho la conexión que existe entre cuerpo y mente es intensa, y las emociones que sentimos no solo amenazan a nuestro estado mental sino también al propio cuerpo.Todo aquello que pensamos, y los estados de ánimo que se derivan de ello, nos influye hasta límites insospechados.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Maneras en las que el estrés puede afectar nuestro cuerpo y no solemos darnos cuenta 1

En esta línea, nuestro pensamiento no solo nos influye a la hora de desarrollar los hábitos que configuran nuestro destino, como se desprende de la frase con la que inaugurábamos este escrito, sino que también nos afectan de manera inconsciente y directa al físico. La gente feliz suele ser la más sana, y al contrario los más amargados desarrollan problemas de salud constantemente. Otra prueba de lo que decimos la aporta la existencia de los llamados medicamentos de “efecto placebo”, los cuales son en realidad pastillas o cápsulas sin propiedad curativa ninguna cuya eficacia depende precisamente de la fe de la persona que las consume en que este falso medicamento mejorará su salud. En este artículo te traemos algunos consejos para que desarrolles la capacidad de ayudarte a ti mismo a través del cuidado de tus emociones.

1. Amor

1. Amor

Cuando sentimos amor notamos en el corazón un latido acelerado y sudoración en las manos. Ello encuentra su causa en la excitación de la norepinefrina y la adrenalina presente en nuestro cuerpo.En paralelo a ello la hormona del amor -conocida por el nombre de oxitocina- nos hace sentir felices y seguros. Más adelante las áreas de analgésico de nuestro cerebro se activan y el dolor desaparece, razón que mejora nuestro sentir físico.Como prueba de lo que decimos, se acostumbra a decir que las personas que viven en matrimonio viven durante más tiempo que aquellas que son solteras.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

1. Amor 1

2. Enfado y estrés

En relación con el enojo damos con otras duras sensaciones como la irritabilidad, resentimientos, y la venganza. Ello puede causarte dolor de cabeza, problemas de digestión, insomnio, afecciones en la piel, derrames cerebrales, y ataques cardíacos. Si comúnmente sueles darle demasiada importancia a las cosas, este sentir puede empeorar las cosas fortaleciendo los síntomas del trastorno en la ansiedad generalizada. Con el fin de impedir que la ira te venza, haz una pausa, descubre el motivo de tu enfado y comunicate con la gente sobre lo que piensas. Busca una solución al inconveniente que te lleva por el camino de la amargura y abandona el patrón de pensamiento negativo.

2. Enfado y estrés

3. Depresión

Esta enfermedad toma base en un trastorno cerebral que puede conducir a una angustia emocional severa. Este sentir incrementa el riesgo de padecer un conjunto de enfermedades que atacan y debilitan el sistema inmunológico. Además también provoca insomnio con base en la falta de ánimo que la persona enferma experimenta para estar bien consigo. Ello conduce a muchos pensamientos negativos. Este sentir emocional en suma con el estrés nos expone con toda probabilidad a un ataque cardíaco.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

3. Depresión

4. Miedo

Cuando tenemos miedo, la sangre se drena de algunas partes del cuerpo como el rostro, haciéndonos ver pálidos. Este proceso sucede por acción del sistema nervioso autónomo, el cual se encarga de controlar la decisión de luchar o huir. Así cuando confrontamos un problema que desencadena situaciones intensas, los vasos sanguíneos conducen el flujo hacia las extremidades y la cara., haciendo llegar más sangre a los músculos propios y a las partes restantes del cuerpo ocasionando nuestra disposición para pelear o huir.

4. Miedo

5. Vergüenza

En este punto primeramente cabe hacer distinción a la diferencia entre la vergüenza que se entiende como saludable y la tóxica. Con la que enumerábamos en primer lugar la persona no pierde su autoestima y libre albedrío, mientras que en el caso de la segunda de las que decíamos el individuo que la experimenta puede acabar severamente traumado. La causa detrás de esto es la producciçon desmedida de cortisol, hormona principal del estrés, lo cual genera un efecto dominó negativo al activar una subida en la frecuencia cardíaca y una bajada de las arterias.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels / Twitter

5. Vergüenza
33
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los alimentos para que todos mejoremos el sistema inmunológico y evitar enfermedades
Síguenos