ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2018-03-01
0 Comentario

Métodos caseros, simples y baratos para que el acné deje de ser un problema

El sulfato de magnesio, conocido también como sal de Epsom, es un compuesto químico que pasa por un proceso de hidratación. Su nombre proviene de tiempos antiguos, cuando las civilizaciones extraían la sustancia llamada "epsomita", directamente de aguas termales. Aunque, hoy en día cada vez más personas aprecian sus beneficios y aseguran que ayuda a mantener el organismo en excelentes condiciones. Podría parecer que es un producto caro y de difícil acceso, pero no es así. Lo podemos encontrar en la mayoría de las tiendas y no es nada costoso.

Métodos caseros, simples y baratos para que el acné deje de ser un problema 1

Las sales de Epsom son usadas alrededor del mundo para mejorar la condición del organismo. Hay que decir que no son fácilmente absorbidas a través del estómago, por lo que no se recomienda consumirlas. Sin embargo, entrando en contacto con la piel, pueden traer muchos beneficios a nuestro cuerpo y nuestra salud. Si quieres incluirla a tu ritmo diario, deberías recordar que hay que tener varias precauciones. La sobredosis de sulfato de magnesio puede provocar problemas estomacales, baja presión arterial o náuseas. En este artículo te presentamos algunos usos del sulfato de magnesio para combatir el acné y para siempre olvidarse de los problemas relacionados con la piel.
Haz click en “Siguiente Página” para ver el resto del contenido del post.

Métodos caseros, simples y baratos para que el acné deje de ser un problema 2

La sal de Epsom tiene propiedades anti-inflamatorias y ayuda a eliminar las células muertas y suciedad de la piel. El sulfato de magnesio calma el sistema nervioso, reduce la inflamación, absorbe el exceso de aceite y elimina bacterias que crecen en los poros tapados y causan espinillas. Contiene azufre que tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antihongos. También contiene magnesio, vitamina D y Zinc que son esenciales para la piel clara.

1. Sal de Epsom con aceite de coco

1. Sal de Epsom con aceite de coco

El aceite de coco también es uno de los productos más usados en la cosmética. Es muy bueno para la piel ya que funciona de una manera muy delicada y no la irrita. En combinación con la sal de Epsom protege la piel de bacterias e infecciones. Para preparar un mascarilla para el acné, derrite dos cucharadas de aceite de coco, añade tres cucharadas de sal de Epsom y remueve bien para mezclar los ingredientes. Deja que se enfríe y aplica en la zona con acné haciendo un masaje suave. Repite los movimientos por 5 minutos, después de este tiempo, enjuaga con agua tibia y aplica crema hidratante. Repite el proceso tres veces a la semana.
Haz click en “Siguiente Página” para ver el resto del contenido del post.

1. Sal de Epsom con aceite de coco 1

2. Sal de Epsom y harina de avena

La harina de avena ayuda a disminuir la producción de grasa de la piel.
Mezcla dos cucharadas de sulfato de magnesio con media taza de harina de avena y una taza de agua tibia. Aplica sobre la cara húmeda y masajea suavemente por 5 minutos. Luego, deja que actúe por 5 minutos más y enjuaga con agua tibia. Puedes repetir tres veces a la semana para equilibrar el nivel de pH. No olvides usar crema hidratante o crema delicada anti-acné.

2. Sal de Epsom y harina de avena

3. Sal de Epsom con mayonesa y zanahoria

Tanto la zanahoria como la mayonesa son ingredientes presentes en cada cocina por lo que no vas a tener ningún problema en conseguirlos.
Pela y ralla una zanahoria grande. Echa en una licuadora la zanahoria rallada, media cucharadita de sal de Epsom, una cucharadita y media de mayonesa y licúa hasta que la mezcla quede suave. Aplica la pasta en la cara y deja que actúe como mascarilla por 10 minutos. Luego enjuaga y seca. Aplica crema hidratante. Esta mascarilla puede ser usada una vez cada día.
Haz click en “Siguiente Página” para ver el resto del contenido del post.

3. Sal de Epsom con mayonesa y zanahoria

4. Sal de Epsom con miel, aceite de oliva y jugo de limón

Mezcla una cucharada de sal de Epsom con tres cucharadas de aceite de oliva y dos cucharadas de miel. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes se junten, y al final agrega dos cucharadas de jugo de limón. Con movimientos circulares haz un suave masaje sobre tu cara por 10 minutos. Enjuaga con agua tibia y aplica crema hidratante. Puedes repetir el proceso todos los días. El limón contiene cualidades antibacterianas, la miel bloquea la humedad, en cambio el aceite de oliva nutre la piel y ayuda a evitar que se obstruyan los poros.

4. Sal de Epsom con miel, aceite de oliva y jugo de limón

5. Sal de Epsom con leche y huevo

Mezcla media cucharadita de de sal de Epsom con un huevo crudo y un cuarto de vaso de leche sin grasa. Puedes también agregar dos cucharadas de jugo de limón. Mezcla bien todos los ingredientes y aplica la mascarilla en la zona problemática. El huevo ayudará a nutrir la piel y a absorber el exceso de grasa. La leche tiene propiedades hidratantes y al mismo tiempo ayuda a limpiar los poros.
Haz click en “Siguiente Página” para ver el resto del contenido del post.

5. Sal de Epsom con leche y huevo

6. Baño con sales de Epsom

Si tienes problemas de acné no solamente en la cara, sino también en la espalda y el pecho, puedes prepararte un baño tibio con sales de Epsom. Llena la bañera con agua tibia y agrega dos tazas de sal de Epsom. Puedes también echar cuatro cucharadas de miel y un poco de leche tibia. Entrando en contacto con agua caliente, obtendrás un baño relajante y que ayude a eliminar los granos y espinillas. Puedes repetir el baño dos o tres veces a la semana y pronto notarás el cambio en tu piel.

6. Baño con sales de Epsom

7. Bicarbonato de sodio y sal de Epsom

El bicarbonato de sodio también es famoso por tener sus cualidades anti-inflamatorias. Si quieres olvidarte rápido de los problemas de piel, deberías mezclar esos dos ingredientes y preparar una mascarilla. Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio con la misma cantidad de sal de Epsom y agrega media taza de agua tibia. Revuelve hasta que los ingredientes hagan una mezcla suave y aplica en la cara haciendo un delicado masaje por 5 minutos. Recuerda que ambos ingredientes son bastante fuertes y usados en exceso pueden irritar la piel.
¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Pixabay / Pexels

7. Bicarbonato de sodio y sal de Epsom
38
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Soluciones simples y caseras para deshacernos de los problemáticos granos
Síguenos