Increíble!Controversial

Publicado 2018-03-07
20 Comentario

Las tareas de las mujeres de la Edad Media

El ser humano afronta desde tiempos inmemoriales un intenso debate sobre nada menos que algo tan complejo como la naturaleza del hombre en el mundo. Lo cierto es que el diseño de las armaduras jurídicas que de manera incipiente empezaron a blindar al ser humano en el orígen de las primeras sociedades, no tiene nada de simple. De hecho estas han sido configuradas a través de matizaciones filosóficas complejas como la que distingue a la persona humana de su naturaleza.

Diferencia entre persona humana y naturaleza humana

Diferencia entre persona humana y naturaleza humana

¿Qué quiere decir esto? Que no se debe predicar de la una lo que es propio de la otra, ni de la otra lo que es propio de la una. La persona es anterior a su naturaleza, y por tanto sin la primera no puede haber la segunda. Esta distinción en apariencia simple es de importancia capital si se tiene en cuenta las implicaciones que tiene, a la hora de buscar el fundamento que nuestros derechos y deberes deben tener. Ello se debe a que el fundamento del reconocimiento que el ser humano se otorga a sí mismo de estos últimos, no parte de la consideración de nuestra condición de persona humana per se, sino de la contemplación de un elemento más abstracto del que somos poseedores en una instancia superior: la naturaleza humana. Por ello los primeros derechos de los cuales se empezó a hablar en el origen de los tiempos eran los llamados “Derechos naturales”.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Diferencia entre persona humana y naturaleza humana 1

Por tanto la persona humana en su sustancia material es lo primero que encontramos en el medio natural, posteriormente reconocemos su “naturaleza” en un plano más abstracto, y en tanto en cuanto se le da a un valor a esta, se justifica finalmente la creación de un marco legal que proteja las diversas esferas del individuo humano. Así la clave de la titularidad de estos derechos está en un consenso social que debe existir en torno al reconocimiento del ser humano como poseedor de una “condición humana” especial que lo legitima para ser depositario de unas concesiones garantizadas por un pacto social.

Diferencia entre persona humana y naturaleza humana 2

Al principio estos privilegios fueron los más básicos y abstractos (derecho a la “vida”, a la “felicidad”, a la “propiedad”,...). Posteriormente se fueron complejizando y concretando con el avance progresivo de nuestras civilizaciones (derechos civiles, políticos o de sufragio, y sociales o económicos), al compás de numerosas demandas sociales y revoluciones. Otros autores como Kelsen enfocaron la misma cuestión abordada a través de la separación entre hombre (ser biológico, en su singularidad existencial) y persona (auténtico sujeto de obligaciones y derechos).
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Diferencia entre persona humana y naturaleza humana 3

El surgimiento de las primeras leyes

En esta línea surgieron los primeros documentos que la historia recuerda para la defensa de algunos bienes que se buscaba proteger en relación con el ser humano. Uno de los más conocidos procede de la tradición Cristiana, y no es otro que la tabla de los “Diez Mandamientos” de Moisés, también conocido como decálogo hebreo. En este texto de base eminentemente moral y ética, ya se reconocían principios que iban a ejercer enorme influencia sobre el desarrollo de leyes modernas posteriores entre las podría considerarse por ejemplo a la mismísima Declaración de los Derechos Humanos. De hecho en Cristianismo está la semilla de una idea de trascendencia fundamental para justificar los Derechos Humanos: la Igual Dignidad. De ella se disfruta por el hecho de pertenecer a la humanidad, y es intransferible e inalienable. Según el Cristianismo el ser humano la posee por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios.

El surgimiento de las primeras leyes

También aparecieron en el principio de nuestra historia civilizada otros códigos menos conocidos pero de vital importancia como en el siglo XIII el “Código Manú” (recopilación de 12 normas procedentes de la India relativas a derechos y obligaciones que recogían normas de conducta éticas y morales), y en el siglo VIII el Código Hammurabi (célebre cuerpo legislativo procedente de la antigüedad oriental, grabado mediante signos cuneiformes y escrito en lengua arcadia. Se trata de 282 normas de tipo civil).
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

El surgimiento de las primeras leyes 1

Su peso tuvo también el influjo de otras doctrinas como las de orígen Griego (asentaban reglas de funcionamiento social, centradas aún en la persona no tanto como individuo sino como parte de la “Polis” o comunidad), el Derecho Romano (se plasmaron derechos generales destinados a la persona en concreto y dió comienzo el reconocimiento de prerrogativas y derechos a los ciudadanos romanos. Introdujo además las instituciones principales del derecho con las que a día de hoy nos manejamos), y la concepción Estoica (de manera bastante similar a lo que anteriormente mencionamos respecto al Cristianismo, hicieron hincapié en ideas como la de universalidad humana e igualdad de todos. Miraban al hombre desde el ángulo de su dignidad y de su razón, camino por el que entendían al individuo como legítimo merecedor de derechos naturales. Sus ideas se encuentran también en sustrato de los derechos humanos).

Evolución del Derecho hacia la actualidad

Evolución del Derecho hacia la actualidad

Como se puede observar la historia de nuestros ordenamientos jurídicos evoluciona a través de un proceso por el que primeramente, al entender que el ser humano es “algo más”, se reconoce la necesidad de protegerlo “por ley”. En esta línea, surgieron líneas doctrinales distintas que iban a justificar este estatus con base en argumentos diversos como las que ya han sido expuestas. Posteriormente se fué concretizando el modo en que esta protección debía articularse de manera más concreta. ¿Qué debe proteger la norma para lograr colmar las exigencias que se asocian a la dignidad que caracteriza a nuestra especie?
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Evolución del Derecho hacia la actualidad 1

Como hemos ido viendo, las primeras normas de la historia van dirigidas a la “comunidad” y tienen una base religiosa y/o moral. Por ello ignoraban aspectos relevantes de la particularidad del ser humano, y solo alcanzaban a reconocer algún que otro privilegio muy abstracto y básico que acostumbraba a encuadrarse en lo que se conoció por “Derecho Natural”. Más tarde, se va a empezar a entender algo tan importante como es la distinción entre moral y derecho, de la que nacen nuestros Derechos Civiles. Se empezó a comprender que aquello más deseable no siempre debe ser exigible, y que por ende, el ser humano necesita gozar de una esfera íntima de actuación que le permita disentir del criterio colectivo en algunas ocasiones y reafirmar su legítima particularidad.

Evolución del Derecho hacia la actualidad 2

No debe confundirse “igualdad” como palabra antónima a la “diferencia”, puesto que aquello a lo que el ser humano debe aspirar es a su igualdad en la diferencia, y no a un tipo de igualdad que trate de pisotear la rica variedad con la que la madre naturaleza nos alumbra en este mundo desde el momento en que nacemos. Hoy en día casi cualquier hijo de vecino sabe que fumar es malo, y la mayoría coincidimos en que no por ello la ley lo debe prohibir de manera terminante (siempre y cuando este hábito no comprometa la salud de terceros) el consumo del tabaco. Es decir, podemos preferir fumar y vivir 10 años menos siempre y cuando esto solo vaya en perjuicio nuestro. Por ello concluimos en que existe una esfera de legítima diferencia propia del individuo, en la que la sociedad no debe tener derecho de intromisión.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Evolución del Derecho hacia la actualidad 3

El reconocimiento de los Derechos Civiles se consolidó al compás del avance de importantes movimientos por las libertades que se manifestaron a través de importantes acontecimientos históricos como las revoluciones liberales de Inglaterra, EEUU (en su conquista por la independencia), y de Francia. Con ello se empieza a dar cierta relevancia también a la posibilidad elegir a los líderes políticos, y por este camino se reconocen finalmente también nuestros derechos de sufragio (derecho a voto). Más tarde ya, en paralelo con el movimiento obrero y la competencia que las Democracias Occidentales tuvieron con el comunismo en tiempos de la Guerra Fría, se llegó al reconocimiento de los Derechos Sociales con la consolidación del Estado de Bienestar. Estos parten de la comprensión de que el estatus de ciudadano se alcanza también a través de la garantía de ciertos mínimos materiales. De poco sirve ir a votar, o poder acceder a la propiedad privada si tenemos la nevera vacia, o pasamos frío cada noche.

La figura de la mujer en este proceso histórico

La figura de la mujer en este proceso histórico

Si nos damos cuenta, en casi todo el proceso que acabamos de repasar, se está utilizando en realidad “ser humano” como sinónimo de “hombre”. ¿Dónde quedaba la mujer en todo este proceso? Pues tristemente excluida. ¿Cómo ha podido quedar excluida de un proceso que viene de tan lejos, nada menos que el 50% de la población? Parece increíble que tuviera que llegar el siglo XX para que se pudiera dar por iniciado el trámite gracias a el cual la mujer se ha ido liberando progresivamente de sus ataduras hasta nuestros días. Durante mucho tiempo han estado al margen de muchos de estos derechos, libertades, y condiciones materiales que al hilo de la historia del derecho se han ido desarrollando.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

La figura de la mujer en este proceso histórico 1

Hasta el aludido siglo XX, el único propósito de la mujer en su vida era atender el hogar y servir para la reproducción. Y aunque si duda a día de hoy queda mucho por hacer para dar con la igualdad real entre sexos, el desarrollo de la situación de la mujer hasta nuestros días ha mejorado bastante. Se empiezan a repartir labores del hogar, de la família, y se les dan oportunidades laborales que se van equiparando a las de ellos. Dicha mejora será más fácilmente perceptible si atendemos a las interminables obligaciones a las cuales se las sometía en tiempos medievales. A continuación te presentamos con mayor detenimiento las más destacadas:

1. Lavar

1. Lavar

Esta labor no se reducía únicamente al lavado, sino que con carácter previo obligaba también a las mujeres a elaborar su propia lejía o jabón para la limpieza. Asimismo como en los hogares no disfrutaban de agua corriente, los lavaderos comunales o el río eran los únicos lugares en los cuales se podía realizar la colada. Si se quería disfrutar de agua caliente las propias féminas debían calentarla en casa, haciendo uso de un recipiente y fuego.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

1. Lavar 1

2. Cocinar

En nuestros tiempos activamos el gas o la encimera, y con solo posicionar la sartén o la cazuela que hemos comprado en el supermercado sobre estas ya podemos cocinar. En cambio, en el medievo la mujer debía de recoger leña para posteriormente poder encender un fuego en su lugar de residencia. Por supuesto que lo que fuera a cocinar en la aludida olla había sido cultivado o criado por esta, cuando no directamente matado con sus propias manos y posteriormente desangrado, desollado y descuartizado.

2. Cocinar

3. Animales y vestuario

Las damas debían de tener cuidado de los animales del ganado y del gallinero que su familia poseyera: cabras, ovejas, vacas,... Debían de esquilar a las ovejas y con la lana obtenida tenían la responsabilidad de producir ropa para su núcleo familiar. Además el estilo de vida del momento histórico que estudiamos las restringía y privaba de conocimientos como saber leer y escribir.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

3. Animales y vestuario

Entre los documentos más interesantes que confirman los deberes de las mujeres en la Edad Media está el que escribió en el siglo XIV un anciano ciudadano de París. En este texto el hombre describía al pormenor la vida que tenía como expectativa para su próxima esposa de sólo 15 años. Esta muchacha era de buena familia, por lo que sabía escribir y leer, y no obstante, el destino que le esperaba con su futuro marido apuntaba a ser bien distinto.

3. Animales y vestuario 1

El tipo en cuestión enunciaba que esperaba ser ayudado a “…descalzarse ante un buen fuego, a lavarse los pies y a usar zapatos y calcetines frescos”. Además decía también que deseaba ”obtener buena comida y bebida, estar bien atendido y bien cuidado, bien acomodado en sábanas blancas y …satisfecho con otras alegrías y deseos, privacidades, amores y secretos de los cuales no hablaré”, entre otras afirmaciones. La verdad es que hoy en día la mujer goza de muchos reconocimientos, pero no es menos cierto que la mayoría de estos se limitan a un plano formal que no alcanza la igualdad en términos reales. La violencia de género, la discriminación laboral -tanto horizontal como vertical-, y la división tendenciosa de tareas del hogar según roles clásicos de género, entre otras muchas cosas, siguen a la orden del día. Y en ese rumbo, debe ir la mejora que la humanidad debe alcanzar.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels

3. Animales y vestuario 2
10
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La reina de belleza recibió ataques en las redes sociales tras ganar el título Miss Perú 2019
Síguenos