Increíble!

Publicado 2018-03-07
0 Comentario

Camuflajes tan perfectos que nadie se imagina que sucedieron por casualidad

Al ocultar personas o material en un terreno o entre las cosas que lo rodean estamos camuflando algo. Este término es más característico del ámbito militar y policial. También para determinadas razas de animales, donde el más característico es el camaleón, se utiliza con asiduidad. Por el contrario, en algunas situaciones de la vida cotidiana, la propia naturaleza y las casualidades nos han sorprendido. Encontrarte entre un montón de objetos y percatarte de que te pierdes entre ellos por los colores de tu ropa no es algo que se de muy amenudo, no obstante, una vez que sucede, la personas se llena de alegría como consecuencia. A continuación te mostramos 10 ejemplos de estas situaciones que te obligarán a fijar la vista para adivinar quién es el personaje infiltrado.

1. Nadie lo diría, parece sacado de la misma cabellera...

1. Nadie lo diría, parece sacado de la misma cabellera...

¿Quien no ha pensado nunca en llevar un pincel como complemento? La verdad es que queda fenomenal y más cuando tienes la suerte de que el color de sus "pelos" sea el mismo que el de tu pelo. En adelante debería de implementarse en el vocabulario de peluquería la palabra "rubio pincel" para pedir el color de tinte que exhibe con estilo la protagonista de la primera foto de esta fantástica galería.

1. Nadie lo diría, parece sacado de la misma cabellera... 1

2. Ahora cobra sentido el uniforme militar...

Nuevas estrategias de camuflaje llegan al ejército, y lo hacen de la mano de un nuevo sillón del mismo color que el uniforme clásico que suelen llevar estos valientes patriotas. Se rumorea que en las bases militares de los ejércitos más prestigiosos del mundo ya se empiezan a plantear nuevas estrategias militares como la de llevar sofás de tonalidad militar al campo de batalla para esconder soldados. ¿No está mal pensado no?

2. Ahora cobra sentido el uniforme militar...

3. Doctor, me estoy volviendo loco, mi alfombra ladra...

Y... ahora algo más habitual. ¿Quién no ha visto una alfombra como esta a lo largo de su vida? Es uno de los elementos más típicos de casi cualquier hogar, y lo cierto es que en concreto el color y la textura que se exhibe en esta foto es del todo típica. Pero quizá no lo sea tanto la coincidencia de tener un perro con estos mismos atributos que pueda llegar a aocultarse de la manera que vemos en la foto. Todo un peligro, pues podríamos pisotear al pobre animal sin desearlo.

3. Doctor, me estoy volviendo loco, mi alfombra ladra...

4. Lo complementos siempre son importantes...

Combinar prendas siempre es sinónimo de estilo y buen gusto. Pero que la cinta de tu cámara pegue con la manta que utilizas en la cama o para cubrirte del frío es otro nivel. La verdad es que llegar a algo así puede ser de costumbre incluso demasiado presumida, pero nosotros no juzgamos, ¡y entendemos que haya a quien le pueda parecer una idea genial!

4. Lo complementos siempre son importantes...

5. El diseñador lloró...

Este si que es un buen invento. La verdad es que a primera vista parece que las escaleras de la foto tengan una cabeza que aparece de la nada y amenaza con comernos por sorpresa. Este vestido parece clara mente diseñado en sintonía con los colores de la alfombra que cubre la escalera, y estamos convencidos de que al contrario de lo que veíamos en otras fotografías, esta no ha sido tomada por casualidad. Y no es menos cierto, que quizá esté entre las más impresionantes por este motivo.

5. El diseñador lloró...

6. Juraría que hay una cabeza de maniquí de peluquería en el sofá...

Este sofá nos recuerda a lo antes visto respecto a la textura militar. Eso si, este parece lejos de estar en la mente de nadie con fines bélicos. Más bien de hecho parece diseñado para la provocación y el morbo, cosa que los más descontrolados deben estar sintiendo en este preciso instante en sus venas al observar la imagen. En cualquier caso si se tiene una pareja dispuesta, un encuentro carnal en un mueble como este puede parecer una buena idea para reavivar la llama de la pasión.

6. Juraría que hay una cabeza de maniquí de peluquería en el sofá...

7. La mejor forma de evitar las cosquillas en los pies...

Y de la pasión y el desenfreno pasamos a la vulgaridad. La sensación que nos podría provocar ir a casa de algún amigo, familiar o conocido y sorprenderlo en su cama vistiendo unos calcetines así puede ser incluso problemática. ¿Un poco extraño todo no? ¡Aunque para gustos los colores! Quizá no sean los calcetines la mejor prenda para lograr un momento íntimo, pero nadie puede negar que aunque sea como mera escena de diversión cuesta distinguir los pies de la cama en la foto que aparece aquí.

7. La mejor forma de evitar las cosquillas en los pies...

8. Tanto pelar al perrito tenía su sentido...

De alfombras va la cosa otra vez. Y es que una vez más damos con una alfombra bastante común en los hogares de paises desarrollados, y con un perro que en este caso es también bastante recurrente. Así podría considerarse en tono un tanto humorístico y voluntariamente exagerado que esta escena es una de las más duras que amenazan nuestras vidas cotidianas hoy en dia. Antes de comprar una alfombra, ¡considera el color de tu perro!

8. Tanto pelar al perrito tenía su sentido...

9. Gato, gato, mmmm...

Lejos ya del mimetismo que se ha analizado en este artículo entre seres vivos y objetos cotidianos, aquí damos con uno de los más llamativos camuflajes que la naturaleza provee. El de la genética. Estos hermanos son muy buenos amigos, y además son iguales, cuesta distinguirlos, y al lado de la hoguera bien podrían ser tomados por alguna serie de objetos a su alrededor. ¡Cuidado!
Twitter

9. Gato, gato, mmmm...
3
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Personas que terminaron camufladas sin querer
Síguenos