Increíble!

Publicado 2018-03-08
1 Comentario

Los lugares más peligrosos debido a su radioactividad

La emisión de radiación ionizante o partículas causadas por la desintegración espontánea de los núcleos atómicos se denomina radioactividad. Esta radiación puede clasificarse como electromagnética; de ondas de radio, calor y rayos x; de partículas, tales como alfa, neutrones y beta; acústica, como las ondas sísmicas, de sonido y ultrasonido; y radiación gravitacional. También se puede clasificar en ionizante o no ionizante en función de la energía de la partícula radiada. Los materiales radioactivos que liberan rayos α, β o γ son las fuentes más comunes de radiación ionizante. En cambio, la luz visible, las microondas y la luz infrarroja son fuentes no ionizantes.

Los lugares más peligrosos debido a su radioactividad 1

El mundo que nos rodea es naturalmente radiactivo en muchos sentidos. Los elementos radiactivos, como el plutonio y el uranio, se extraen de las profundidades de la superficie de la tierra. Se enriquecen y se aprovechan para producir electricidad y armas nucleares, y luego se eliminan, haciéndolos extremadamente dañinos para los humanos, animales, plantas y el medio ambiente por igual. Otro tipo de radioactividad natural incluye especies producidas en pequeñas cantidades en la atmósfera superior debido al bombardeo de rayos cósmicos. Aunque tiene varias ventajas, la exposición a la sustancias radioactivas, incluso durante un período de tiempo pequeño, puede representar un riesgo elevado para la salud, pudiendo provocar enfermedades o incluso la muerte en cuestión de horas o días. Prosigue tu lectura para saber más...

Los lugares más peligrosos debido a su radioactividad 2

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! El mundial de Rusia se ha convertido en el evento deportivo del año, pero aunque muchas personas solo se quedan con el deporte rey del mundo, la verdad del país anfitrión sigue levantando ampollas entre sus habitantes...

¿Cuánto dura la radioactividad en un lugar concreto?

¿Recuerdas haber aprendido sobre los distintos elementos en clase de química cuando estabas en la escuela? De lo contrario, déjanos refrescarte la memoria explicando la duración de algunas de las partículas más comunes y nocivas que existen. Uranio: 4.5 mil millones de años; Plutonio 239: 24.300 años; Plutonio 238: 87.7 años; Cesio 137: 30.2 años; Estroncio-90: 28 años de duración. Como bien sabrás, dependiendo de la situación del derrame involucrado en un accidente, así como de los isótopos involucrados, ciertas áreas del planeta estarán fuera de los límites durante varias generaciones de habitantes, mientras que otras se borrarán del mapa para toda la vida tal como la conocemos. Desplázate a lo largo de nuestro artículo para saber qué lugares poseen la mayor cantidad de radioactividad del mundo…

¿Cuánto dura la radioactividad en un lugar concreto?

1. Hanford, Estados Unidos

Hanford Site, en Washington, fue una parte integral del proyecto de la bomba atómica de Estados Unidos, la fabricación de plutonio para la misma, así como la elaboración de la famosa “Fat Man”, utilizada en Nagasaki. Mientras la Guerra Fría continuaba, aumentó la producción, suministrando plutonio para la mayoría de las 60.000 armas nucleares del país. Aunque ahora está fuera de servicio, todavía contiene dos tercios del volumen de desechos radiactivos de alto nivel: alrededor de 200 millones de litros son líquidos, 700 millones son sólidos, y otros 300 kilómetros son aguas subterráneas contaminadas debajo del área. Está claro que la amenaza de la radioactividad no es algo que llegará con un ataque de misiles, sino que podrá estar acechando en el corazón de tu propio país.

1. Hanford, Estados Unidos

2. El mar Mediterráneo

Durante años, ha habido acusaciones de que el sindicato Ndrangheta de la mafia italiana ha estado utilizando los mares como un lugar conveniente para descargar desechos peligroso, incluidos residuos radiactivos, cobrando por el servicio y embolsándose los beneficios. Una ONG italiana, Legambiente, sospecha que alrededor de 40 barcos cargados con desechos tóxicos y radiactivos han desaparecido en aguas mediterráneas desde 1994. Si esto es cierto, mostrarían una imagen preocupante de una cantidad desconocida de residuos nucleares en el Mediterráneo, cuyo verdadero peligro solo se verá claro cuando los miles de barriles se degraden o rompan de alguna manera. La belleza de este mar bien podría estar ocultando una catástrofe ambiental a la vuelta de la esquina.

2. El mar Mediterráneo

3. La costa de Somalia

La mafia italiana que acabamos de mencionar no solo se ha quedado en su propia región cuando se trata de este sucio negocio. También hay denuncias de que las aguas y el suelo de Somalia, desprotegidos para el gobierno, se han utilizado para hundir o enterrar desechos nucleares y metales tóxicos, incluidos 600 barriles y otros residuos radiactivos de hospitales. De hecho, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente cree que los barriles oxidados que se arrojaron en la costa de Somalia durante el tsunami de 2004, fueron depositados desde la década de 1990. El país ya es un páramo anárquico, y los efectos de este desperdicio en la población empobrecida podrían ser tan malos, si no peores, de lo que ya han experimentado.

3. La costa de Somalia

4. Mayak, Rusia

El complejo industrial Mayek, en el noroeste de Rusia, ha tenido una planta nuclear durante décadas, y en 1957 sufrió uno de los peores accidentes del mundo. Hasta 100 toneladas de residuos radiactivos fueron liberados por la explosión, contaminando una zona masiva (trataron de mantenerlo en secreto hasta 1980). En 1950, los residuos se vertieron en los alrededores y en el lago Karachay, llevando a la contaminación del agua de la que miles dependían diariamente. Los expertos creen que puede ser el lugar más radiactivo del mundo, y más de 400.000 personas han estado expuestas a la radiación de la planta como resultado de varios incidentes graves, como incendios o tormentas de polvo mortales. La belleza natural de lago Karachay desmiente sus contaminantes, pero los niveles de los desechos que fluyen en sus aguas son suficientes como para ofrecer una dosis mortal a una persona en una hora.

5. Sellafield, Reino Unido

Situado en la costa oeste de Inglaterra, Sellafield fue originalmente una instalación productora de plutonio para bombas nucleares, pero luego se trasladó a territorio comercial. Desde el comienzo de su operación, cientos de accidentes han tenido lugar, y alrededor de dos tercios de los mismos edificios están ahora clasificados como desechos nucleares. La planta libera 8 millones de litros de residuos contaminados al mar diariamente, lo que convierte al mar de Irlanda en el más radiactivo del mundo. Inglaterra es conocida por sus campos verdes y paisajes ondulantes, pero enclavada en el corazón de esta nación, es esconde una instalación tóxica y propensa a los accidentes, que arroja desechos peligrosos a los océanos del mundo.

4. Mayak, Rusia

6. Planta Química Siberiana, Rusia

Siberia alberga una instalación química que contiene más de cuatro décadas de desechos naturales. Estos residuos se almacenan en piscinas descubiertas, y esos contenedores malamente protegidos contienen más de 125.000 toneladas de desechos sólidos, mientras que el almacenamiento subterráneo tiene el potencial de filtrarse en las aguas del subsuelo. El viento y la lluvia han extendido la contaminación a la vida silvestre y el área circundante, y varios accidentes menores provocaron la desaparición del plutonio y la propagación de explosiones de radiación. Si bien el paisaje nevado parece intrínseco e inmaculado, los hechos dejan en claro lo que realmente ocurre aquí.

7. El Polígono, Kazajstán

Sirviendo como ubicación para las pruebas de armas nucleares de la Unión Soviética, esta área es ahora parte de Kazajstán. El sitio se destinó al proyecto de la bomba atómica debido a su estado “deshabitado”, a pesar de que vivían 700.000 personas. La instalación fue donde la URSS detonó su primera bomba nuclear y es el poseedor récord del lugar con la mayor concentración de explosiones nucleares en el mundo: 456 pruebas durante 40 años, desde 1949 hasta 1989. Mientras que las pruebas se llevaron a cabo en interiores, y su impacto fue ocultado por los soviéticos hasta su cierre en 1991, los científicos estiman que 200.000 personas han visto su vida seriamente afectada por la radiación.

8. Mailuu-Suu, Kirguistán

Considerado uno de los diez sitios más contaminados de la Tierra según el informe de Blacksmith Institute de 2006, la radiación de Mailuu-Suu no proviene de bombas nucleares o centrales eléctricas, sino de la minería para los materiales necesarios en los procesos que implican. El área albergaba una instalación de procesamiento y extracción de uranio, más de 1.96 millones de metros cúbicos. La región también es propensa a la actividad sísmica, y cualquier interrupción de la contención podría exponer el material o causar que algunos de los desechos se viertan en los ríos, contaminando el agua utilizada por cientos de miles de personas. Es posible que tales personas nunca sufran los efectos de un ataque nuclear, pero, no obstante, tienen buenas razones para vivir con temor por la lluvia radiactiva cada vez que la tierra tiemble.

9. Goiás, Brasil

Goiás tiene una de las historias más interesantes de todas, porque sus desechos radiactivos se descubrieron durante un intento de robo en 1987. Dos hombres irrumpieron en un hospital abandonado, con la esperanza de robar chatarra. Mientras estaban allí, notaron un dispositivo de terapia contra el cáncer que contenía un material azul brillante al que los delincuentes no pudieron resistirse. Robaron la máquina y, ajenos al hecho de que era algo radiactivo, comenzaron a llamar a amigos, vecinos y familiares para que fueran a observar ese asombroso objeto resplandeciente. Tristemente, todos los que escucharon la llamada estuvieron expuestos a la radiación. Más de 250 personas ingresaron en el hospital, cuatro de las cuales murieron. El gobierno brasileño fue convocado para limpiar la zona, pero el evento sin precedentes dejó partículas radiactivas dispersas en un gran área.

10. Guarapari, Brasil

Las playas brasileñas pueden ser famosas por la radiación solar (entre otras cosas), pero los paseantes de las prístinas orillas de arena blanca de Guarapari también podrían querer usar protector solar en las plantas de los pies. Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI), las arenas de esta costa atlántica, que van desde el norte de Río de Janeiro hasta el sur de Bahía (800 km) son naturalmente radiactivas. La fuente es arena erosionada de Monazite, una mena del elemento radiactivo torio que se encuentra comúnmente en las montañas que sostienen la costa. Los niveles de radiación son más altos en Guarapari, donde se han hecho lecturas de hasta 175 mSv por año. Si comparamos esta cifra con el límite de seguridad actual de 20 mSv por año, se aprecia la diferencia.

11. Ramsar, Irán

Esta ciudad y condado en la costa sur del Mar Caspio es famosa (o tal vez infame) por tener los niveles más altos de radiación de fondo natural en la Tierra: ¡250 mSv por año, hasta 80 veces el pico promedio mundial en el distrito Talesh Mahaleth de la ciudad! Aquí abundan las aguas termales naturales y la piedra caliza procedente del área, utilizada para fabricar ladrillos y mampostería en las casas de la zona. Los estudios en las aproximadamente 2.000 personas que viven en las áreas más altas de radiación muestran tasas levemente más bajas de cáncer de pulmón, un resultado inesperado teniendo en cuenta los niveles de gas de radón de sus hogares. Además, la población exhibe una expresión más alta del gen CD69, responsable de la producción de linfocitos (glóbulos blancos) y células asesinas naturales NK. Ramsar, por cierto, se conoce desde la antigüedad como un popular resort de vacaciones junto al mar que ofrece aguas termales medicinales, ¡la quimioterapia popular en su máxima expresión!

12. Paralana Hot Springs, Arkaroola, Australia

Si estás planeando una caminata por el Santuario Arkaroola Wilderness, al sur de Australia, será mejor que traigas tus botas de plomo. Los manantiales subterráneos que fluyen a través de las rocas ricas en uranio de más de mil millones de años de antigüedad llevan radón radiactivo y uranio a la superficie; se recomienda a los excursionistas que llenen sus cantinas en otro lugar. El resplandor verdoso que emana no es lo que podrías esperar: es la vida tratando de florecer entre la radiación. Las llamas algas extremófilas crecen en las aguas termales de la zona, haciendo caso omiso de las temperaturas del agua de hasta 62 grados centígrados, calentada no por la energía geotérmica, sino por la descomposición radioactiva.

13. Yangjiang, China

Las personas que viven en la ciudad de Yangjiang, ubicada en la provincia meridional de Guangdong, en China, tradicionalmente han construido sus casas a partir de ladrillos hechos de arena y arcilla. El problema es que la arena de la región se ha erosionado de unas colinas que contienen monacita, y una vez que se incorporó en ladrillos y mortero, el torio de la arena de monacita continúa decayendo en radio radiactivo, radón y actinio. Se estima que los residentes en las áreas más afectadas de Yangjiang viven con exposiciones naturales NBR de tres veces el promedio mundial. Los investigadores creen que la exposición crónica a la radiación puede haber desencadenado un mecanismo de respuesta adaptativa que ofrece cierta protección contra sus efectos debilitantes, haciendo que los habitantes tengan vidas normales.

14. Karunagappally, India

Este municipio ubicado en el distrito de Kollam, en Kerala, ha estado ocupado desde la antigüedad y, a partir de 2001, tenía una población de aproximadamente 610.000 habitantes. Aunque hoy en día los minerales de la región están siendo explotados por operaciones mineras de metales de tierras raras, algunos de esos minerales (monacita para ser exactos) se han estado erosionando en la arena de la playa y depósitos aluviales durante millones de años. Un estudio de 2009 de radiación de fondo e incidencia de cáncer en Kerala, realizado por el Centro Regional de Cáncer en Trivandrum, concluyó que “en el análisis específico del sitio, ningún cáncer se relacionó significativamente con la dosis acumulada de radiación, y tampoco la leucemia”.

15. Chernóbil, Ucrania

Hogar de uno de los peores y más infames accidentes nucleares del mundo, Chernóbil todavía se encuentra tremendamente contaminado, a pesar de que ahora se permite el ingreso de un pequeño número de personas al área durante un tiempo limitado. El devastador suceso conllevó a la exposición de más de 6 millones de personas a la radiación, y las estimaciones sobre el número de muertes que eventualmente ocurrirían debido al accidente de Chernóbil van desde 4.000 a 93.000. Se liberó 100 veces más radiación que las bombas de Nagasaki e Hiroshima. Bielorrusia absorbió el 70 por ciento de la radiación, y sus ciudadanos han estado lidiando con una mayor incidencia de cáncer desde entonces. Incluso hoy en día, la palabra Chernóbil evoca terribles imágenes del sufrimiento humano.

5. Sellafield, Reino Unido

16. Fukushima, Japón

El terremoto y consecuente tsunami del año 2011 fue una tragedia sin precedentes que destruyó miles de hogares y vidas, pero los efectos de la destrucción de la planta de energía nuclear de Fukushima pueden ser el peligro más duradero. Catalogado como el peor accidente nuclear desde Chernóbil, el incidente causó la fusión de tres de los seis reactores, filtrando radiación a la zona circundante y al mar, de modo que se detectó material radiactivo a 320 kilómetros de distancia de la planta. Como el incidente y sus ramificaciones aún se están desarrollando, la verdadera escala del impacto ambiental se desconoce en cierta medida. El mundo aún puede sentir los efectos de este desastre para las generaciones venideras. ¿Te ha parecido interesante? Si es así, comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock/Twitter

13
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La chica que SOBREVIVIÓ en CHERNOBYL: Mariyka Sovenko, una infancia en soledad
Síguenos