Increíble!Controversial

Publicado 2018-03-09
34 Comentario

Nadie debería vivir en Chernóbil, pero sí, se puede en Hiroshima

La humanidad se ha hecho eco de diferentes logros a lo largo de su historia de los que se sienten profundamente orgullosa. Desde la invención de la rueda y el descubrimiento del fuego hasta nuestros tiempos, nuestros antepasados han ido añadiendo más y más conocimientos hasta alcanzar un grado que nos permite incluso viajar fuera de nuestra atmósfera. Pero por desgracia muchos de estos supuestos adelantos han sido empleados en la carrera armamentística, dejando profundos cambios en nuestro planeta madre, la Tierra.

Chernobyl Hiroshima

1. Segunda Guerra Mundial

Es de sobra conocido que el escenario de la Segunda Guerra Mundial se ha convertido en el más oscuro de los episodios de nuestra historia, arrojando bajas que ascienden a los 72 millones de personas, muchas de las cuales eran civiles inocentes. Pero aunque posiblemente fue el pueblo judío el que se llevó la peor parte, uno de los bandos derrotados también sufrió un estigma que nunca jamás sería olvidado: la bomba arrojada sobre Hiroshima y que devastó toda su población. Las consecuencias se prolongaron en el tiempo.

Chernobyl Hiroshima

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! A pesar de que tras la tragedia de la central de Chernobil todos pensamos que nadie se había quedado a vivir en esa región, algunos fueron los que se negaron a abanondar su hogar en unas condiciones infrahumanas.

2. Desastre en Hiroshima

A pesar de que la guerra estaba prácticamente terminada, antes de la capitulación del imperio japonés se arrojaron sobre su territorio dos bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, llamadas respectivamente Little Boy y Fat Man. La primera de ellas llevaba una carga de 64 kilogramos de Uranio-235. Al tocar suelo, la detonación terminó con la vida de 70.000 personas, dejando un número similar de víctimas debido a la radiación, la nube tóxica, los incendios y los accidentes provocados.

Chernobyl Hiroshima

3. Después de la hora Cero.

Poco tiempo después de la explosión, un tifón terminó por unirse a la catástrofe sufrida por una población ya de por sí castigada, arrasando los pocos edificios que sobrevivieron y aumentando el número de víctimas. Se declaró, no obstante, que todo objeto o ser vivo se quedó reducido a cenizas en un radio de 1’6 kilómetros. La falta de información y medios agravó la situación, ya que no existían ni procedimientos ni medicamentos para contrarrestar esta situación. En contraste, Chernobyl si contaba con mucha más información.

Chernobyl Hiroshima

4. Chernobyl, un escenario muy diferente

Si bien la tragedia de Hiroshima fue terrible, la de Chernobyl, Ucrania, superó las consecuencias medioambientales. Todo sucedió debido a una prueba que se quiso realizar en la central nuclear situada a 18 kilómetros al noroeste de la ciudad. El propósito era descubrir qué sucedería en la estación si se producía un corte en el suministro eléctrico dentro de sus diferentes. Desde que se inició el experimento a las 01:07 del 25 de abril de 1986, se fueron sucediendo una serie de desgracias.

Chernobyl Hiroshima

5. Los desastres de Chernobyl

Los ingenieros más experimentados cambiaron su turno relevados por otros más jóvenes y menos preparados en mitad del test, se tomaron una serie de decisiones contrarias al protocolo, la propia infraestructura falló y se produjeron diferentes accidentes que terminaron por generar una fusión del núcleo de uno de los reactores. El resultado fue de lo más catastrófico: prácticamente toda Europa sufrió las consecuencias de la radiación, varias poblaciones vecinas se tuvieron que evacuar y se creó una zona de exclusión donde estaba completamente prohibido vivir. 31 personas murieron a consecuencia del accidente según las fuentes oficiales, aunque diferentes estudios elevan esta cifra hasta los 4.000 fallecidos. La situación actual de ambas localizaciones es muy diferente.

Chernobyl Hiroshima

6. Hiroshima

Tras la rendición del imperio japonés, el país se encontró sumido en una profunda crisis de la que lograron salir muy reforzados. Invirtiendo en diferentes áreas de ciencia y tecnología alcanzaron un valor considerable en todo el mundo, siendo un ejemplo de superación personal la propia Hiroshima. A pesar de que tras la explosión se pasó de los 419.182 habitantes hasta los 137.197, en solo 10 años se logró recuperar de nuevo hasta los mismos niveles.

Chernobyl Hiroshima

Hoy en día la ciudad alberga 1.198.555 personas, habiendo reconstruido prácticamente la totalidad. Algunos restos de la catástrofe han quedado a modo de monumentos a la memoria, pero no cabe duda de que en la actualidad es una zona completamente libre de estos residuos en tan solo 73 años desde lo acontecido. De hecho, gracias a la empresa multinacional Mazda y a otras empresas de exportación se ha convertido de nuevo en todo un centro de negocio nacional e internacional. Por contra, la ciudad de Chernobyl y sus alrededores no ha corrido la misma suerte.

Chernobyl Hiroshima

7. Chernobyl

Aunque en la ciudad de Chernobyl, declarada como de zona de exclusión, siguen habitando 690 personas, los niveles radiactivos siguen siendo demasiado elevados, haciendo incompatible la vida en algunos de sus poblados vecinos. La peor parte se la lleva la ciudad de Prípiat, que se situaba a tan solo 3 kilómetros de la central y que en la actualidad se encuentra completamente deshabitada. Lo peor es que planea seguir siéndolo durante los próximos 20.000 años.

Chernobyl Hiroshima

8. ¿Por qué existe esta gran diferencia?

Aunque ambas catástrofes son de naturaleza nuclear y son el producto de una fusión de Uranio 235, son varios los elementos que las diferencias de manera sustancial. En el primer caso, el combustible empleado ascendía a 64 kilogramos de este isótopo radiactivo. En el caso de la central nuclear fueron 180 toneladas de material nuclear lo que entró en la reacción, de los cuales 3600 kilogramos eran de uranio, liberándose unas 500 veces más material a la atmósfera que con el primero. Las diferencias no terminan aquí.

Chernobyl Hiroshima

9. Nivel de detonación

Aunque pueda parecer algo insignificante, el hecho de que la explosión nuclear de Hiroshima tuviese lugar en el aire redujo sensiblemente la cantidad de residuo radiactivo que quedó sobre la superficie terrestre, ya que muchos de los componentes se volatilizaron y no llegaron a impregnar ningún cuerpo. En cambio, en Chernobyl el suceso tuvo lugar a ras de suelo, por lo que la propagación fue completa, alcanzando la práctica totalidad del globo terrestre, con amplias zonas de Europa y Asia albergando territorios ampliamente contaminados.

Chernobyl Hiroshima

10. Finalidad de los materiales

Al ser un dispositivo militar, el interés es la aniquilación de todas las fuerzas enemigas en el menor tiempo posible. Es por ello que se busca una liberación de energía rápida y relativamente volátil, siendo de especial interés la desaparición de condiciones adversas que pudieran obstaculizar la conquista. Esto se traduce en que en un periodo de 30 años todo el material radiactivo se absorbe y neutraliza. Por contra la finalidad de una central nuclear es radicalmente opuesta. Debido a esto su contaminación es mucho más peligrosa.

Chernobyl Hiroshima

11. Chernobyl casi eterno

El empleo de combustible en una central nuclear busca procesos que liberen gran cantidad de energía durante grandes periodos de tiempo, con el fin de que este sea rentable a nivel productivo. Por desgracia esto significa que su vida radiactiva es muy superior a la empleada en la bomba, alcanzando periodos de contaminación de hasta decenas de miles de años. Solo a nivel de referencia, si comparáramos un acontecimiento humano, si cuando se hubiesen construido las pirámides se hubiera producido la explosión, hoy el suelo volvería a ser habitable.

Chernobyl Hiroshima

12. Tipo de radiación en ambas explosiones

Otro factor relevante es el tipo de radiación que emanan de ambas explosiones. En el primer caso solo un 10% era de neutrones, que son las que logran impregnar y contaminar todo lo que toca. El resto fueron del tipo gamma, que aunque es letal de necesidad, no deja una impronta radiactiva tan peligrosa. Por contra, Chernobyl se trató del primer tipo en su mayoría, por lo que todo quedó completamente radiado. Fue por ello que se tuvo que sacrificar a todos los animales, tanto domésticos como salvajes de la zona para evitar la propagación. Aún hoy en día los niveles superan varias veces los niveles máximos soportables. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: StarStock / Wikimedia : ChNPP / De Matti Paavonen / Timm Suess / Twitter 1/ 2

Chernobyl Hiroshima
36
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La chica que SOBREVIVIÓ en CHERNOBYL: Mariyka Sovenko, una infancia en soledad
Síguenos