ConsejosSalud y Belleza

Publicado 2018-03-12
0 Comentario

El significado de nuestra posición para sentarnos

La identidad de las personas es algo completamente difícil de adivinar, y en ocasiones incluso hasta para nosotros mismos cuando nos intentamos definir. Sabemos quienes somos, o quienes creemos ser, pero no tanto quizá cómo somos realmente. Y sin saber esto último, difícilmente podemos llegar a conocernos, hecho que nos dificulta la tarea de ser felices, así como de facilitarles las cosas a quienes intentan compartir algún pedazo de su vida con nosotros, sean en el ámbito que sea.

El significado de nuestra posición para sentarnos 1

Los problemas de esta carencia se manifiestan a diario, a cada paso que damos. ¿Son todos los tíos unos cretinos, o es que realmente me gustan así y ni siquiera yo lo se? Solo conociéndonos estaremos en disposición de saber a ciencia cierta cuáles son nuestras virtudes y nuestros defectos, camino por el que podremos por un lado sacar verdadero provecho de las primeras y por otro asumir el camino de cambio que a veces necesitamos con respecto a nuestros puntos flacos.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

El significado de nuestra posición para sentarnos 2

Conocernos no es tarea fácil, y no son pocos los que para afrontar procesos de cambio sustantivo necesitan recurrir a la ayuda profesional. Lo cierto es que cualquier ayuda es buena. Nosotros recomendamos acudir a la reflexión y a un autoanálisis crítico objetivo despojado de prejuicios contra nosotros mismo. Sin embargo, sabemos que esto es complicado cuando se trata de uno, y que por ello lo más útil quizá de primeras sería recurrir a algún método más llevadero. Por ello, en el presente artículo te presentamos las cinco maneras más típicas que la gente tiene para sentarse y lo que ello revela de tu personalidad.

1. Sentado verticalmente

1. Sentado verticalmente

Lo que primeramente cabe decir es que esta posición al sentarte revela un óptimo cuidado de la propia salud puesto que es en efecto la más recomendada por médicos y expertos para mantener bien cuidada nuestra columna vertebral. Pero además esta manera de tomar asiento revela también una fuerte determinación y voluntad sobre la persona que la práctica, de la misma manera que una gran confianza en sí mismo y el atesoramiento de positivas habilidades de gestión.

2. Inclinándose hacia atrás

Cuándo nos sentamos de esta manera reflejamos menor cuidado por nuestra salud, y mayores niveles de indefinición personal de los que nos revelaba la primera posición estudiada. Respecto a las personas que se sientan así estaremos frente a personas de naturaleza tranquila y en general relajadas. Aunque por otro lado no es menos cierto que en el plano emocional pueden resultar frágiles e inestables. En general son útiles y muy confiables.

3. Doblando hacia adelante

Definitivamente si te sientas así no eres una persona excesivamente formal, pero tienes un humor muy positivo que se contagia a los demás a tu alrededor. Esta modalidad a la hora de tomar asiento refleja entusiasmo por aprender nuevas cosas, por explorar innovadoras y diferentes ocupaciones, y por emprender desafíos jamá imaginados a cada instante. Estas personas son muy aventureras y están enamorados de la diversión y los buenos ratos. Por otro lado esta posición evidencia también una potente capacidad para enfocarse en una tarea y perseguir objetivos con determinación.

2. Inclinándose hacia atrás

4. Tobillo cruzado

Esta es la posición por excelencia de las personas tímidas e introvertidas. A las personas que se sientan de esta manera les cuesta relacionarse, y no son de palabra fácil. No los verás soltando bromas fáciles, puesto que son reservados e introvertidos; no se van a abrir fácilmente. Aún así cuando cojen confianza se vuelven muy buenos amigos, puesto que son gente con un gran interior repleto de objetivos y sueños por cumplir.

3. Doblando hacia adelante

5. Pierna cruzada

Si te sientas con la pierna cruzada y no lo sabes aún, debes conocer que eres una persona que sabe ser directa, franca, y poseedora de grandes dotes para la discusión y el debate tanto en privado como en público. Aún así te reservas esta última habilidad en exclusiva para lo que se refiere al ámbito profesional de tu vida, y por lo general, prefieres evitar las discusiones banales sin rumbo. En este mismo círculo, el de tu vida personal, tiendes a buscar con muy buen ojo a una persona de confianza con la cual compartir tus días y abrirte.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels / Twitter

10
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Al elegir la entrada más aterradora conoceremos lo más oculto de nuestra personalidad
Síguenos