Consejos

Publicado 2018-03-13
18 Comentario

Las preguntas que no deberíamos hacerles a los hombres

Hoy toca hablar de un tema altamente controvertido, a través del cual no pretendemos hacer ningún juicio de valor, ni alimentar opiniones de ningún tipo. Simplemente nos dedicamos a describir una situación que es cada vez más frecuente en nuestros días, hecho que nutre una demanda de consejos sobre modos de proceder que son precisamente los que aquí le traemos al gran público. Solo nos hacemos eco de una nueva tendencia y tratamos de adaptarnos a los gustos de todo tipo de lectores.

Las preguntas que no deberíamos hacerles a los hombres 1

Lo cierto es que la combinación entre la llegada de la postmodernidad -época carente de ética ni principios- y el avance en medios tecnológicos que caracteriza a nuestro tiempo también, da lugar a un contexto en el cual las relaciones extramatrimoniales ya no son algo tan excepcional. Así pues, sin juzgar, imaginemos que comienzas una relación con alguien nuevo siendo tu una persona con algún tipo de compromiso previo, y sea este de noviazgo o de matrimonio. Pues bien, si quieres prolongar esta situación con éxito hay preguntas que no debes hacer bajo ningún concepto, y en este artículo te las traemos.
Continúa leyendo con nosotros para saber más sobre el tema...

Las preguntas que no deberíamos hacerles a los hombres 2

1. ¿Sales con alguna otra persona?

Aunque sea evidente nunca está de más recordar lo prohibitivo de esta pregunta. La ponemos aquí como advertencia hacia aquellos que en pocas noches cogen demasiada confianza, y se toman licencias que jamás deben. Si has conocido a la otra persona en alguna aplicación o sitio web de búsqueda de citas extramaritales, es obvio que con toda probabilidad no seas la única persona con la que tu acompañante se acuesta, y no es de recibo hacer preguntas a este respecto.

1. ¿Sales con alguna otra persona?

2. ¿Qué sientes por mí?

En ocasiones puede ser la falta de afecto la que nos guíe a incurrir en actos de infidelidad. Pero en general, y a pesar de que este pueda ser nuestro caso, no suele ser así. Dado que no podemos presumir las motivaciones que guían a los demás a comportarse de una u otra manera, lo más inteligente es acogerse a lo que comúnmente suele motivar a los infieles para tratar con ellos, la diversión. Si haces preguntas como la que te mostramos en este enunciado pasarás a convertirte en el mismo estereotipo de mujer que representa la época de tu compañero, y podrías perder tu punto de atractivo clave, que no es otro que ese que te convierte en válvula de escape de la monotonía.

2. ¿Qué sientes por mí?

3. ¿Dejarías a tu esposa por mí?

Esta pregunta comprende una extensión del mismo error que presentamos en la cuestión anterior; en no comprender lo que con toda probabilidad constituye y representa una infidelidad. Aunque de todo hay en la viña del señor, la gente que busca un nuevo compromiso serio y estable sencillamente trata de dejar atrás sus relaciones anteriores antes de intentarlo. Si alguien está cometiendo infidelidad, la lógica indica que muy probablemente solo busque diversión, y por ello, para que lo entretenido de la situación pueda durar por un largo periodo, es mejor acogernos a esta postura y olvidarnos de preguntas absurdas. Si algo como aquello por lo que se interroga en esta pregunta tiene que suceder, que sea el tiempo quien lo deje entrever.

3. ¿Dejarías a tu esposa por mí?

4. ¿Tu mujer engordó, no?

Si la persona con la que te estabas viendo en secreto empieza a gustarte más de lo que esperabas es lógico que sientas la tentación de intentar da evidencias de tu superioridad con respecto a otras mujeres, incluida aquella con la cual tu compañero se halla unida en santo matrimonio. No obstante debes entender que llegar a una situación así no es fácil, y que a pesar de la confusión, muchos hombres infieles aun aman a su pareja formal y original. Por ello no es de buen gusto comprometer a esta persona, o creerse con derecho ni siquiera para mentarla, puesto que merece un respeto.

4. ¿Tu mujer engordó, no?

5. ¿No crees que deberías hacer un poco más de deporte?

Una vez más volvemos a ese tipo de preguntas que son más propias de una pareja formal que de un/una amante. No olvides cual es tu naturaleza, la que tu misma elegiste además. No conociste a esta persona a los 20 en la universidad, sino a los cuarenta y largos a través de una aplicación de contactos extramatrimoniales. Asúmelo y entiende que aunque las cosas podrían cambiar, en tu situación no eres quien para sacar a relucir los defectos de la persona con la que te estás viendo. No os habeis elegido para nada más complejo de lo que lleváis haciendo las últimas semanas, a lo sumo meses,... así que no hagas ver que tienes exigencias de ningún tipo o vuestra relación perderá la magia. Lo mismo es aplicable a la inversa.

5. ¿No crees que deberías hacer un poco más de deporte?

6. ¿Has cerrado tu perfil en la aplicación que nos conocimos?

La esencia para entender lo incorrecto de esta cuestión está en las dos últimas palabras que la componen. Recordando que fué una aplicación de citas para casados aquella a través de la cual os conocisteis, no estás en posición de pedir que la persona con la que ahora te ves deje de utilizarla. Ambos os habéis aprovechado de la inmoralidad imperante en nuestras sociedades para expresar vuestros legítimos instintos, con lo que pedir ahora que predomine aquello de lo que os habéis estado riendo los dos es algo que va a poner sobre la mesa importantes contradicciones que en poco o nada convienen a la continuidad de tu relación extramatrimonial. Deja fluir.
Si te ha gustado este artículo no dudes en dar "Me gusta" en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Unsplash / Pixabay / Pixels

2
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Características comunes que lamentablemente tienen todos los hombres infieles
Síguenos