Increíble!ConmovedorAnimales

Publicado 2018-03-27
5 Comentario

Gatos que no tomaron las mejores decisiones

Que los gatos son alguno de los animales más traviesos no es algo que le sea indiferente a nadie, al menos no debería. También está claro que son de las mascotas más cariñosas que puedes encontrar. Te buscan continuamente y acercan su lomo esperando que los acaricies, se dejan agarrar (la mayoría de ellos) y puedes sostenerlos en brazos como si fueran bebés. Esta es una de las mayores diversiones de los niños que tienen estas mascotas ya que adoran ejercer de padres con ellos. A continuación os mostramos una galería fotográfica con la que todos aquellos que tengáis gatitos probablemente os sintáis increíblemente identificados.

1. ¡Ay, mi nariz!

1. ¡Ay, mi nariz!

Los animales son mágicos y en ocasiones tienen la capacidad de hacernos más felices que las personas que nos rodean. Algunos estudios afirman incluso que sentimos más empatía con ellos que con los seres humanos. Esta fotografía provocará las risas mas sinceras entre nuestros lectores, puesto que no deja de ser graciosa la manera de jugar que estos dos amiguitos presentan, a pesar de lo malintencionada que pudiera parecen la voluntad del pequeño reptil.

1. ¡Ay, mi nariz! 1

2. ¿A que no me encuentras?

No sabemos si este gato pretendía esconderse, o si tan solo había caído por accidente en este hueco del sofá, pero el hecho de encontralo ahí, en esa posición, con esa cara, nos hace morir de amor a todos. Por añadido, si los gatos son bonitos ya de por sí, este es más especial si cabe al ser tan joven y diminuto. La etapa má joven de animales como este dura poco, y cuando menos lo esperamos ya son grandes e independientes. Pero cuando solo tienen esta edad son lo más adorable que nuestros ojos hayan visto jamás.

2. ¿A que no me encuentras?

3. Al fin encontré la postura para dormir...

¡Este gato es un desastre! Si bien es cierto que en el orígen de la especie, el gato es un felino cuyos instintos le proporcionan espectaculares habilidades para la supervivencia y la caza, no es menos cierto que al haberlos habituado en exceso a las comodidades de la comunidad humana estos animales han perdido muchos de estos instintos en favor de formas de vida más cómodas y sedentarias. ¡El gordo de la foto da testigo de ello!

3. Al fin encontré la postura para dormir...

4. ¿Jugar en el armario? ¿yo? Para nada...

Jamás sabremos si la escena que captura esta imagen es consecuencia de un momento espontáneo protagonizado por el gato, o si se trata de una escena preparada por su dueño. No obstante es divertido jugar a imaginar el momento en que el travieso animal entrara en el armario, y despues de horas divirtiéndose con todo lo que pudiera encontrar acabara tal y como vemos aquí. ¡Qué malo!

4. ¿Jugar en el armario? ¿yo? Para nada...

5. Esto es la guerra...

¿Quién dijo que los gatos no son juguetones? En la clásica confrontación que existe entre los defensores del perro y los que prefieren a los gatos, los integrantes del primer grupo tienden a acusar a los gatos de ser pasivos y poco participativos en los juegos que proponen los humanos. Pero esta fotografía demuestra lo contrario, pues este gato parece muy entusiasmado al ver la nieve.

5. Esto es la guerra...

6. El verdadero motivo del trauma de los felinos con el agua...

Algunos dicen que los gatos odian el agua, aunque en esto los felinos podrían coincidir por lo general con las pautas de comportamiento de los perros. Aún así también es cierto que estos animales son muy curiosos, y tal y como reflejan numerosos videos virales, adoran jugar con el riesgo. Así es como entran en juego los recipientes como el que vemos en la fotogreafía, que a pesar de causarles graves sustos normalmente ocasionados por el agua que atesoran en su interior, no dejan de ser todo un atractivo para ellos.

6. El verdadero motivo del trauma de los felinos con el agua...

7. Mejor así para que no pases frío...

Y para concluir con el debate que se planteaba en seccones anteriores entre el comportamiento de perros y gatos, aquí traemos la estampa de la paz. Miren como este encantador perro cuida de este joven gatito sin atender a la raza del adorable felino. Y es que, la familia es siempre la familia. Disfruten la lección que nos dan estos dos animales sobre la fraternidad y el amor familiar.

7. Mejor así para que no pases frío...

8. Creo que me he enganchado...

No sabemos como pudo acabar ahí este animalillo, aunque lo que si que podemos prever es que quizá ha jugado más de la cuenta. Podría haber acabado en ese lugar por su propio pié, o quizá como castigo a alguna mala actitud adoptada por el felino. La verdad es que la reprimenda parece un poco cruel, pero a veces hay que saber educar a los animales por difícil que pueda ser. Y es que, la carita que ponen, no tiene desperdicio. Saben reblandecer el corazón de los mas duros.

8. Creo que me he enganchado...

9. Era el mejor remedio para no rozarla...

En este caso no parece habe rduda de que el animal se ha metidfo en este plástico de recogida de embases por propia voluntad. Sin embargo nos preguntamos con cierta urgencia, que diantres fué lo que atrajo la atención del gato al interior de un emplazamiento tan poco atractivo para un animal de su narturaleza. ¿Sed? ¿Quizá divisó alguna rata en el lugar que ahora se encuentra atascado? Lo cierto es que ha quedado atrapado de la manera mas ridícula posible en un lugar inexplicable.

9. Era el mejor remedio para no rozarla...

10. El peor castigo de la historia, ve preparando las cortinas para mi venganza...

Y aunque en esta galería ya hemos hablado un poco sobre castigos, toca volver a tocar la materia. Como decíamos el castigo, siempre que no se nos vaya de las manos, es una parte fundamental en el proceso educativo de nuestras mascotas. Y si ya de por sí hay gente que le cuesta castigar a los demás, imaginemos lo complicado que puede ser sancionar a unos animales con tal capacidad para reblandecer nuestros corazones jugando con sus miradas. Pero esperad... ¿este asusta un poco no? Quizá esté ya en esa segunda fase que sucede al plan "A" de tratar de dar pena cuando este fracasa.

10. El peor castigo de la historia, ve preparando las cortinas para mi venganza...

11. Esto si que es un balancín...

¡Se pasó de divertido! Aunque bueno, que le quiten lo bailado. Seguro que ha disafrutado mucho antes de que el juego se le torciera. Este es uno de esos duros momentos en los cuales sabemos que debemos de imponer disciplina a nuestro animal, pues de lo contrario no cesará en seguir rompiendo otros elementos de valor en nuestras vivendas. Pero sabemos que a juzgar por la carita de pena de este bicho va a ser difícil.

11. Esto si que es un balancín...

12. Aquí jamás me encontrara ese perro tonto...

Otra de perros y gatos para seguir con nuestro divertido ránking. No somos capaces ni de imaginar como el gato llegó ahí arriba, pero no nos cabe ni la menor duda de que ha encontrado el escondite perfecto. En el instinto del perro no está contemplada la posibilidad de que el amigo que ahora está buscando haya aprendido a volar. Por tanto la zozobra del animal canino en este instante es brutal.

12. Aquí jamás me encontrara ese perro tonto...

13. ¡No os olvidéis de mi!

Los cristales son un invento humano que en la naturaleza no se contempla como tal. Lo mas parecido en la naturaleza a este material artificial, es quizá la superficie de los ríos o los lagos, donde cualquiera puede ver a través aún a sabiendas de que algo se interpone. No obstante el agua es líquida, y el cristal sólido. Quizá por ello, vemos tantas veces accidentes como este tan divertido que se nos presenta en la sucesiva fotografía.

13. ¡No os olvidéis de mi!

14. Donde caben dos caben tres...

¡Que los saquen ya! La verdad es que esta fotografía provoca entre diversión y temor. Sin duda es gracioso pensar en el modo en que pueden llegar a comprimirse tanto dos animales como para caber en un recipiente cilíndrico tan pequeño. Pero por otro lado también nos genera dudas la salubridad de la práctica de un acto como este, pues el gato que se encuentra más hundido da la sensación de encontrarse a poco de perder la vida por falta de oxígeno.

14. Donde caben dos caben tres...

15. Creo que nunca fue una buena idea...

Y despedimos esta hilarante galería con una imagen cuya realidad cabe dudar. No sabemos si lo que se encuentra dentro de este recipiente es un felino verídico o si tan solo hablamos de algún tipo de copia que trata de generar la impresión con la que nos confunde la estampa. La verdad es que el gato que se encuentra ahí metido parece demasiado gordo como para haber logrado acceder a este envase sin haberse luxado alguna articulación.
Fuente: Facebook

15. Creo que nunca fue una buena idea...
41
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La ciencia nos explica por qué amamos a los gatos...como si necesitásemos razones
Síguenos