Increíble!

Publicado 2018-04-13
0 Comentario

Su perra olfateaba constantemente su nariz, y le terminó dando una señal que le salvó la vida…

El mes pasado salió a la luz una historia que demostró el gran amor que un perro puede tenerle a su dueño, además del increíble olfato que poseen. Una mujer llamada Lauren Gauthier, de 42 años de edad y oriunda de Buffalo, Nueva York, sintió que a un lado de su nariz le había crecido un pequeño bulto al que, en principio, no le dio importancia. Sin embargo, su perrita de un solo ojo que adoptó de una perrera, comenzó a acercarse constantemente a ella para olisquear, curiosamente, su nariz. La persistencia de su coonhound hizo que Lauren fuera al médico para someterse a una biopsia.

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

Para su sorpresa, los resultados del análisis mostraron que el bulto de la nariz era un carcinoma celular convertido en cáncer de piel. Muy asustada, la mujer tuvo que atravesar una operación en la que los cirujanos plásticos le extrajeron 1 centímetro cuadrado de piel para después rellenarlo mediante un injerto, antes de coser la zona. Por fortuna para ella, gracias a la insistencia de su perra y al haber acudido a la clínica durante la fase temprana del cáncer, éste no llegó a convertirse en melanoma, lo que podría haberla matado. ¿Quieres saber cómo pasó todo? ¡Continúa leyendo con nosotros!

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

Ahora, completamente recuperada y pudiendo sentir sus fosas nasales de nuevo, Laura y su esposo Benjamin, de 42 años, les están enormemente agradecidos a la perra que adoptaron el año pasado, que ha conseguido salvarle la vida. Como alguien quien solía acudir a camas de bronceado hasta tres veces a la semana durante la adolescencia, Lauren quiere ahora advertir a otros sobre el cáncer de piel y los peligros que ello conlleva. La abogada dijo: “En principio pensé que era un poro hinchado, ya que era rojo como una ampolla. Desapareció a los pocos días, pero volvió a aparecer”.

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

“Después pensé que me había golpeado o dañado fuertemente la nariz, o que se trataba de un punto negro enorme, es muy fácil confundir algo así con algo casual. Pero al final del verano, me di cuenta de que Victoria se acercaba mucho a mi cara y que no paraba de olfatear esa parte de mi nariz, más de lo normal. Al principio no le di mucha importancia, pero cuando lo hizo de nuevo, se quedaba más tiempo oliendo el área, y no paraba de hacerlo, incluso cuando me agachaba a acariciarla. Al final, siempre terminaba oliendo mi nariz, lo que era bastante extraño”, dijo. Entérate de otros detalles a continuación…

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

“Ya había oído con anterioridad que algunos perros son capaces de sentir cosas como el cáncer, y como Victoria es un sabueso, tiene un sentido del olfato mucho más especial. Acabé preocupándome bastante, porque pensé en las camas bronceadoras a las que iba cuando era más joven, y de algún modo, podría tratarse de cáncer de piel. Si Victoria no se hubiera fijado en mi nariz para olisquearla, probablemente hubiera continuado ignorando todo durante mucho tiempo. Ahora pienso en “¿quién rescato a quién?” La trajimos de un refugio altamente mortal y nos ha devuelto el favor con creces”.

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

Después de recibir los resultados de la biopsia, los médicos le dijeron que tenía carcinoma de células basales, por lo que tuvo que someterse a una cirugía de inmediato. El proceso, que tuvo lugar hace cinco meses, consistió que eliminar varias capas de la piel hasta llegar a una zona libre de cáncer. “Tuve mucho miedo, pero fui muy feliz de poder estar en manos de alguien que fue cirujano plástico. Me cortó una porción de piel en la parte alta de mi fosa nasal derecha y la usaron para cubrir todo el agujero para después cerrarlo o coserlo. No pude sentir la nariz durante 2 meses, pero todo sanó correctamente”. Prosigue tu lectura para saber más…

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

Es increíble cómo algunas razas de perros tienen la habilidad de poder detectar ciertas enfermedades, como cánceres, gracias a los olores que emanan los tumores malignos. Ahora que Lauren ha conseguido salir de un serio bache, está considerando acudir al médico cada cierto tiempo para revisar si todo sigue igual o si el cáncer ha vuelto a crecer. Victoria fue adoptada de la organización Magic´s Mission Beagle and Hound Rescue, que según Lauren, se acercó a ellos en el refugio cuando se dieron cuenta de que le faltaba un ojo. “Inmediatamente nos enamoramos y decidimos adoptarla. No sabemos con certeza por qué le falta un ojo, pero muchos sabuesos suelen tener heridas de este tipo porque son valientes y duros, y cuando corren para perseguir algo, se golpean fuertemente”.

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

De acuerdo a la Fundación de Cáncer de Piel, cualquier persona que use camas bronceadoras antes de los 35 años, incrementa el riesgo de padecer carcinoma en un drástico 75 por ciento. Lauren comenzó a usarlas a los 16 años, acudiendo varias veces a la semana antes de las vacaciones y a lo largo del año. Pero ahora, insta a las personas a considerar dicha práctica como algo muy peligroso y que busquen otras formas de superar sus inseguridades, en lugar de centrarse únicamente en la apariencia física. “Yo también pensaba que tenía mejor aspecto bronceada, pero estaba equivocada, te hace muchísimo daño en la piel y a la salud en general. Yo he tenido suerte esta vez, pero si no llega a ser por Victoria, quizás no lo hubiera contado”, concluyó. ¿Te ha gustado esta historia? ¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Instagram - lagchap

Una publicación compartida de LG (@lagchap) el

7
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Confrimado: los perros son capaces de reconocer si están en presencia de una mala persona
Síguenos