Increíble!

Publicado 2018-05-25
1 Comentario

Tipos de lunares que podrían requerir una visita urgente al médico

Si bien para la mayoría de nosotros los lunares no son más que manchas marrones de nuestro cuerpo, es posible que no le prestemos demasiada atención, aunque vienen en varias formas y tamaños que nos pueden decir cosas muy importantes sobre la salud de nuestra piel. Comprender todos los tipos de lunares de la piel nos ayuda a identificar cualquier punto sospechoso de cáncer, para así mantenernos saludables. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con ellos; existen muchas protuberancias y tumores que pueden desarrollarse en la piel debido a estos lunares. No te pierdas algunos de los más comunes y benignos, y otros más peligrosos…

Lunares benignos

Lunares benignos

Se trata de pequeñas manchas de color en la piel que pueden ser planas o elevadas, lisas o ásperas, y con pelo a su alrededor (o no). Son los más comunes, y no deben ser eliminados a menos que presenten síntomas como picazón, dolor, un cambio reciente en el color y el tamaño, asimetría, que el paciente tenga antecedentes de cáncer de piel, quemaduras solares, inflamación o sangrado. No obstante, necesitan ser revisados, ya que es posible que se vuelvan cancerosos más adelante. Prosigue leyendo para saber más…

Lunares benignos 1

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kate Middleton vuelve a nuestro canal para ofrecernos su faceta más tierna como madre. Podrás disfrutar de más contenido de calidad activando la campanita de notificaciones.

Queratosis seborreica

Son unas manchas de color marrón muy similares a verrugas, comunes en la edad madura, y que tienden a parecer como si estuvieran pegadas a la piel; son muy diversos en formas y tamaños. Son oscuras, planas o verrugosas, y tienden a aparecer en el tronco, el cuero cabelludo y las caras de las personas, aunque también en otras partes. ¿La causa? Es la forma en que la piel está madurando, ya que suelen aparecer a partir de los 30 y no son motivo de preocupación, aunque pueden irritarse y alterar las cosas; se pueden eliminar mediante crioterapia o cirugía.

Acrocordones

Casi todos llegamos a desarrollar acrocordones (apodadas en inglés como “etiquetas de la piel”) en algún momento. Se trata de pequeños gránulos marrones o de color carne que cuelgan de la piel, generalmente en grupos, alrededor del cuello o las axilas. Algunas mujeres tienden a tener más durante el embarazo, y se propagan en las familias. A pesar de ser inofensivos, y no tratables según el Instituto Nacional de Salud, no tiene buen aspecto y pueden contagiarse o volverse dolorosos, lo que molesta a los pacientes que a menudo deciden retirarlos de forma privada, mediante cirugía o crioterapia.

Lipomas

Son unos bultos redondos que se forman debajo de la piel y que son causados por depósitos de grasa. La piel que cubre tiene un aspecto normal, pero debajo de ella hay un bulto a veces del tamaño de una cereza o más grande. Aunque pueden aparecer en cualquier lugar, a menudo están presentes en el cuero cabelludo, pudiendo infectarse y volverse dolorosos y calientes; incluso pueden llegar a reventar y oler. Es importante que un médico los revise, especialmente si no paran de crecer. Si tienes síntomas como dolor o secreción, o si se pone rojo, caliente u oloroso, consulta a tu médico de inmediato.

Lunares que indican cáncer de piel: Carcinoma de células basales (CCB)

Se trata de una de las formas más comunes y peligrosas de cáncer de piel, y puede venir en diferentes formas: carcinoma de células basales morfeico, cáncer de células basales nodular, y cáncer de células basales pigmentado. Con mucha diferencia, el cáncer de piel más detectado de todos; afecta a 75 de cada 100 casos. No obstante, se trata de un tipo leve de cáncer de piel, y en el 99.99% de las veces, se limita únicamente a la piel. La buena noticia es que un dermatólogo puede eliminarlo de varias formas, raspándolo, congelándolo o cortándolo, pero generalmente no hay urgencia en su tratamiento.

Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas es la segunda forma más común de cáncer de piel, y se trata de un crecimiento incontrolado de células anormales que se originan en las células escamosas de la epidermis, la capa más externa de la piel. A veces se denomina carcinoma de células escamosas cutáneas para diferenciarlo de otros tipos muy diferentes en otras partes del cuerpo. Por lo general, aparecen como parches rojos, llagas abiertas, verrugas o abultamientos elevados con una depresión central; pueden formar costras o sangrar. Si se les permite crecer demasiado, se vuelven mortales; en Estados Unidos se diagnostican 115 casos cada hora, con más de 1 millón al año.

Melanoma maligno

Se trata de un tipo más raro de cáncer de piel, ya que la mayoría se encuentra y se trata durante su etapa más temprana. Bajo las directrices del Instituto Nacional de Excelencia Clínica, si un médico de cabecera sospecha de un posible carcinoma maligno o de células escamosas, debe ser atendido en no más de las dos semanas siguientes; se puede realizar una biopsia o ser extirpado quirúrgicamente. Por lo general, se hace sacando todo el lunar para evaluar la profundidad del cáncer, pero también se puede tomar una muestra de los ganglios linfáticos para verificar la propagación del mismo. La buena noticia es que el porcentaje de supervivencia para el cáncer de piel es muy alto, pero se debe consultar al médico de inmediato y cuanto antes. Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook.
Fuente: Twitter

299
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

¿Cómo reconocer un peligroso lunar?
Síguenos