Increíble!

Publicado 2018-06-20
0 Comentario

Hombres que fueron pillados mientras hacían una trampa

Copiar en un examen es una decisión bastante arriesgada. Estas pruebas son para medir el nivel de conocimiento del alumnado y utilizar cualquier ayuda es hacer trampas. Sin embargo, es una costumbre que viene dándose desde los comienzos de la educación. Los estudiantes utilizan chuletas en las aulas y estas cada vez son más elaboradas. A continuación, en nuestra galería fotográfica de hoy mostramos una serie de imágenes que prueban cómo la gente pone toda su imaginación en la creación de este método de copieteo. Obviamente todos fueron pillados por sus profesores quienes quedaron tan atónitos que no pudieron evitar hacer estas fotos.

1. Esperemos que no le suden los pies…

1. Esperemos que no le suden los pies…

En este primer caso nos encontramos con una trampa en el que en vez de utilizar papel se dedicó a escribir en el interior de sus zapatos lo que iba a necesitar. Esto por supuesto implica varias cosas a tener en cuenta, como por ejemplo el hecho de que no puede sudar lo más mínimo y que debe tener mucho cuidado con que no te cacen en medio del exámen. Sin duda la primera parte la cumplió, pero por el hecho de encontrarnos con esta fotografía deducimos que de la segunda no salió tan bien parada. El resto de sus compañeros de faena también corrieron la misma suerte.

1. Esperemos que no le suden los pies… 1

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! El mundial de Rusia se ha convertido en el evento deportivo del año, pero aunque muchas personas disfrutan del grandioso espectáculo, la verdad del país anfitrión sigue levantando ampollas entre sus habitantes...

2. Esto va más allá de los relojes Casio…

Utilizar las nuevas tecnologías para tratar de copiar es otra función oculta que no está al alcance de los profesores más veteranos, precisamente por esa condición y especialmente si son del tipo tecnófobo. El poder cambiar desde un simple reloj digital a un smartwatch en el que poder leer todas las anotaciones necesarias para hacer un exámen es un lujo que no está al alcance de todo el mundo. Pero lo cierto es que con los precios tan bajos que vemos hoy en día, puede que termine imponiéndose la norma de retirar el reloj antes del examen.

2. Esto va más allá de los relojes Casio…

3. Si no te puedes copiar del compañero usa su silla igualmente…

A veces los sistemas más descarados pueden estar en un 50 por ciento de probabilidades de fallar. Por un lado un encargado de vigilar no se pensará que alguien pueda colocar un acordeón tan descarado en una silla, pero por otro sería muy fácil que dicha persona se dé una vuelta y descubra todo el pastel a tiempo. Sin duda más de uno podría haber dicho que no tenía ni idea del autor, ya que está a la vista de más de un alumno a la misma vez. Estamos seguros de que si no se descubre, nadie pondrá pega alguna para obtener esta ventaja adicional.

3. Si no te puedes copiar del compañero usa su silla igualmente…

4. El privilegio de un pelo rizado…

Tener un pelo rizado como el de este alumno tiene una serie de problemas añadidos que a más de uno le traerá de cabeza, pues exige un cuidado muy complicado para no comenzar a tener problemas. Pero además añade un plus bastante curioso, y es que puedes añadir un acordeón en el interior de uno de los mechones y pasará completamente desapercibido para los demás. Lo que no sabemos es cómo lo habrá ligado a su pelo y si luego no será visible a la hora de entregar el examen.

4. El privilegio de un pelo rizado…

5. No necesitaba mucho grafito para escribir…

Algunos se esmeran tanto por lograr un trabajo digno de un completo artesano que llegan a descuidar sus propios estudios con tal de seguir usando trampas. Seguro que si dedicaran el mismo tiempo en no ser detectados para su trabajo lograrían alcanzar metas inigualables. Por desgracia han elegido la vía de lo “sencillo”. En este caso han aprovechado que no van a necesitar tanto grafito como para hacer un examen y se han decantado por la opción de acumar un acordeón en el interior del lápiz. ¿Se te habría ocurrido esta opción a ti?

5. No necesitaba mucho grafito para escribir…

6. Con esto no hace falta pinganillo…

En este caso el ingenio implicaba destruir una calculadora para poder introducir tu propio celular en el examen. Si bien es cierto que es una jugada muy arriesgada, una vez que lo logres solo tendrás que disimular un poco para seguir disfrutando de tu ventaja, poder consultar en internet y terminar por obtener un 10 en el examen. El único inconveniente es que solo sería válido para ciencias y no para todas. ¿Cómo poder justificar una calculadora en un control de historia?

6. Con esto no hace falta pinganillo…

7. La manicura por fin sirve para algo que no es la belleza…

Las largas uñas siempre han sido cuidadas en la belleza femenina, pintándolas de manera adecuada y tratando por todos los medios de mineralizarlas y vitaminarlas correctamente. Pero ahora, de la mano de esta protagonista, nos llega un nuevo invento y uso que por fin arroja los frutos de tan arduo trabajo de protección. En este caso sería colocar unas pequeñas anotaciones matemáticas debajo de cada uña con un escueto mensaje que difícilmente sería detectado y fácilmente consultado sin levantar sospechas. La siguiente opción es posiblemente una de las mejores.

7. La manicura por fin sirve para algo que no es la belleza…

8. Nunca olvidarás las fórmulas…

Posiblemente uno de los sistemas de publicidad más eficaces son aquellos que terminan convirtiéndose en algo de doble utilidad. En este caso, los populares sistemas de calendarios que vienen enrollados dentro del propio bolígrafo han cobrado desde su aparición un interés total por parte de los alumnos más tramposos, ya que pueden esconder un acordeón prácticamente indetectable. Si ya se adapta mediante una edición profesional, la propia publicidad encerrando el contenido en su interior, la ingeniería copiadora funcionará completamente.

8. Nunca olvidarás las fórmulas…

9. Lo complicado fue encontrar un boli de punta fina…

En cualquier uña podemos escribir una buena lista de apuntes, siempre que el resultado no sea tan descarado y que, además, se pueda eliminar con facilidad antes de acabar el examen. Seguro que muchos terminan por sentir la tentación de lo cómodo y poder disfrutar de unos días de relax a cambio de jugárselo todo en el control decisivo. Todo saldría bien siempre que no te descubran, pero por supuesto no llegarías nunca a aprender nada. En la conciencia de cada uno queda.

9. Lo complicado fue encontrar un boli de punta fina…

10. Maniquí fuera de la tienda…

Hay quien cree que un maniquí solo sirve para sujetar la ropa y exponerla en un escaparate. Pero haciendo uso de la imaginación, esta alumna decidió que era bastante plausible el utilizarlo como mano postiza y lograr disimular que en su auténtica mano tenía el móvil con las respuestas. Por supuesto es demasiado arriesgado, pues en cualquier momentos se podría terminar cayendo la trampa al suelo y darle más de un susto a nuestros compañeros.

10. Maniquí fuera de la tienda…

11. Las gafas inteligentes…

Las ventajas de las gafas en un exámen es que nadie se va a parar a analizarlas, por lo que podría darse la situación de nos cuelen dentro de la prueba a alguien con algún tipo de dictador, conexión a internet o mecanismo variado. Luego solo tendremos que taparlo con alguna goma y sería imposible de detectar por ninguno de los controladores. Sin duda es una obra tan avanzada que no estaría al alcance de prácticamente nadie, aunque seguro que una vez desarrollada se podría alquilar a terceros. El ingenio es algo que puede hacer sombra a los propios conocimientos evaluados.

11. Las gafas inteligentes…

12. Por si te da sed durante el examen…

Llevar un pequeño brick de jugo para refrescarte durante el examen no tendría por qué levantar ninguna sospecha a priori. Pero si has logrado incorporar un sistema mediante el cual se pueda añadir una nota en su interior, posiblemente lo haga una de las armas más efectivas para enfrentar un control sin haber tenido tiempo de repasar. Para colmo siempre podrás tirar las pruebas del delito una vez acabado todo o terminar de saborear tu zumo al final en la tranquilidad.

12. Por si te da sed durante el examen…

13. Ingredientes secretos…

De nuevo las novedades tecnológicas nos permiten escanear una etiqueta de cualquier bebida que queramos llevarnos para refrescarnos. Luego podremos añadir todo el contenido que deseamos recordar y sustituir el original. Si además quisiéramos añadir más dificultad a la detección podremos mezclar datos originales y el contenido que buscamos, por si a alguien se le ocurre revisar el contenido por un casual de manera esporádica. Seguro que los dos últimos te sonarán disparatados.

13. Ingredientes secretos…

14. Con mirar por la ventana aprobó…

Encontrar una información tan vital solo asomándose por la ventana puede resultar sorprendente, pero en este caso el ingenio solo necesitaba de una ayuda externa pintada con una letra lo suficientemente grande como para ser leída en la distancia. Una vez comience el examen será demasiado tarde como para tomar medidas, salvo cerrar todas las ventanas o avisar a alguien para que tape el contenido. Solo esperamos que nadie hubiera optado por escribir mal los contenidos.

14. Con mirar por la ventana aprobó…

15. Su as bajo la manga…

Posiblemente utilizar la manga como lugar de trampa es algo que se llevase usando desde tiempos inmemoriables. Simplemente tenemos que adherir correctamente unas respuestas o contenidos que sepamos con seguridad que vayamos a emplear y recopilarlos adecuadamente. Eso sí, por el tamaño empleado seguramente no costaría mucho trabajo encontrarse con que te suspenden el examen por engañar. ¿Alguna vez has tenido que verte forzado a recurrir a este tipo de artimañas? ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter

15. Su as bajo la manga…
192
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las maneras más creativas para copiar en un examen
Síguenos