0 Comentario

Las cosas que muchos no saben sobre los concursos de belleza para las niñas

Hace unas décadas todavía ni siquiera nos imaginábamos que podrían existir otros tipos de concursos de belleza que los de las mujeres adultas. No obstante, el mundo cada vez se vuelve más loco y es aterrador el hecho de que incluso los niños de apenas tres años llegan a participar en ese tipo de competiciones. Lo que ve el público son las niñas chiquitas, cuyas caritas están embarradas de cosméticos para adultos. A parte, por lo general podemos verlas en ropa provocativa, tacones y posando de una manera seductora. Además, aún hay personas que se preguntan por qué hay tantos casos de violencia y abusos de niños pequeños.

Muchas veces son los padres de esas pobres pequeñas quienes las mandan a que participen en los eventos similares. Se dan cuenta de que gracias a sus princesas pueden ganar mucho dinero, sin tener que esforzarse demasiado. Desgraciadamente, el precio lo pagan los niños inocentes que no tienen culpa alguna. A continuación presentamos algunos de los hechos que seguramente no conocías sobre esas competiciones absurdas.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Aunque a muchas mujeres les parezca un engaño, esta mujer de plástico ha logrado convertirse en todo un referente de belleza a nivel mundial.

Las niñas no pueden hacerse amigas de las demás participantes que en realidad son sus contrincantes.

Siempre tienen que sonreír incluso cuando están tristes o no tienen ganas de participar en la competición.

Tienen que usar cosméticos que le den volumen a su cabello.

Su cuerpo ya no les pertenece a ellas, ya que a partir de que entran en la competición, son sus padres quienes deciden qué van a vestir.

No pueden opinar libremente ya que nada depende de ellas.

No tienen otra opción que someterse a los tratamientos de belleza que muchas veces son bastante crueles.

Sus padres dejan de ser sus padres y se convierten en las personas encargadas de su "éxito".

Mientras más títulos de belleza tengan, mejor; eso provoca la competición insana entre niños.

Dejan de tener infancia y desde muy temprana edad tienen que dedicarse a su trabajo; ya no tienen tiempo para jugar como los demás niños.

Muchas veces no duermen lo suficiente para prepararse para distintos concursos.

El uso de tacones se vuelve algo cotidiano y no importa que les duelan los pies.

Tienen que cuidar su cuerpo y mantenerlo fit para siempre lucir perfectas aunque aún son niñas chiquitas.

Llegar a la perfección es uno de los retos más grandes y difíciles de conseguir, pero tienen prohibido rendirse.

Tienen que desear ganar con todas sus fuerzas y hacer todo lo posible (e imposible) para lograrlo.

Se ven obligadas a tomar bebidas energéticas para aguantar más y combatir el sueño.

Aunque les dé vergüenza, tienen que usar bikini y lucirlo ante el público.

Las niñas empiezan a creer que la apariencia física es mucho más importante que la personalidad.

Cuando pierden sienten que decepcionan a sus padres, no pueden evitar sentirse culpables y en muchos casos se enferman y poco a poco empiezan a deprimirse.
¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Facebook

15
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Joven llamada "doble de Yanet García" presume sus curvas en redes
Síguenos