Increíble!

Publicado 2015-12-14
0 Comentario

Es ciega…¡pero 1 de sus 10 personalidad puede ver!

B.T. tenía 20 años cuando perdió la visión debido a una lesión cerebral causada por un traumático accidente, y desde entonces debió apoyarse en un perro que actuaba de lazarillo y que la acompañaba a todas partes.

Sin embargo, la ceguera no fue el mayor problema de esta mujer, pues mucho antes del accidente ya se le había diagnosticado un trastorno de identidad disociativo, mejor conocido como síndrome de personalidad múltiple, y que la llevó a los 13 años al consultorio médico del psiquiatra alemán Bruno Waldvogel.

Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post


Este trastorno consiste en la existencia de dos o más identidades conviviendo en un solo individuo, cada uno con percepciones y maneras independientes de interrelacionarse con el mundo exterior.

B.T., de ascendencia alemana, albergaba diez personalidades, entre ellas una que se comunicaba sólo en inglés (la paciente vivió varios años en un país de habla inglesa), y otra que mezclaba varios idiomas.

Cada personalidad era completamente distinta, en edad, temperamento y a veces en género, pero esto no era lo más sorprendente.  


En la cuarta sesión surgió una nueva identidad, un adolescente que podía ver.

La aparición de esta personalidad obligó a revisar el diagnóstico realizado años antes, que consideraba la ceguera como un producto de una lesión cortical, y a considerar que se trataba de una “perturbación psicógena de la visión”. B.T. sufría de ceguera psicológica.


Usando técnicas hipnoterapéuticas, Waldgovel y otro psiquiatra, Hans Strasburger (del Instituto de Medicina Psicológica de Munich), lograron extender la visión a otras personalidades, pero no a todas.

Hay que destacar que la ceguera psicológica no es un fenómeno inusual, lo raro es que un mismo paciente la tenga en una personalidad y no la tenga en otra.

La ceguera psicológica no es aparente o “simulada” 


Normalmente la visión funciona de la siguiente manera: el nervio óptico capta la información y la envía al centro del cerebro, y de allí viaja a la parte posterior del mismo, a la corteza visual.

Colocándole electrodos a B.T., los médicos pudieron determinar que la información se bloqueaba en el centro del cerebro, no seguía su camino, y por eso se producía la ceguera. Pero en las personalidades que sí podían ver el proceso se realizaba por completo. 


El doctor Strasburger afirma que este caso “muestra cómo el cerebro es capaz de bloquear información y también revela que hay una base biológica en los trastornos visuales psicógenos y de personalidad múltiple”.

También apunta a que la personalidad, lo que somos o creemos ser, en parte podría ser determinado por nuestra biología cerebral. ¿Puedes imaginar a qué conclusiones sobre la naturaleza humana podrán llevar los futuros estudios en esta dirección?  

Fuente:starstock/youtube


0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Las frases inspiradoras en las redes sociales que más han cambiado la vida de los internautas
Síguenos