Increíble!

Publicado 2018-07-31
0 Comentario

Tener las manos y pies siempre fríos no es bueno: posibles causas que lo explican…

El hecho de que una persona tenga las manos y pies fríos podría deberse simplemente a estar en un lugar helado. Además, la temperatura natural del cuerpo también puede causar esta molesta afección; pero, no obstante, no debemos descartar que sea el resultado de otros problemas médicos reales que merecen tratamiento, como ciertos detalles relacionados con la circulación, unos vasos sanguíneos reducidos o cualquier otro misterio médico que esté relacionado. Si te suele pasar a menudo y te sientes desconcertado sobre las posibles causas, sigue con nosotros…

1. Lo primero que debes hacer es no alarmarte

Si la condición está asociada a cambios en el color de la piel o persiste, es posible que tengas un problema en los nervios o la circulación sanguínea, así como un daño tisular en manos y pies. A pesar de las conclusiones que obtengas, siempre es recomendable que un profesional médico sea el que te oriente hacia un resultado clínico más exacto basado en análisis y pruebas y no solo en síntomas, ya que una afección puede ir seguida por otros problemas añadidos que camuflen incluso los propios efectos. Visitar al médico no debe ser la última opción sino la primera.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! A veces los hábitos más desagradables no dejan de ser por ello los más sanos. Que no te engañen las buenas costumbres, hoy explicamos las ventajas de ser un poco cochino.

La congelación no es una enfermedad, sino una condición provocada por estar en un clima demasiado frío con la que la piel y los tejidos se dañan seriamente. No obstante, aunque esta condición pueda tener factores externos, también hay algunos internos que pueden colaborar seriamente en el deterioro de nuestro propio cuerpo, acelerando las consecuencias negativas de un proceso de enfriamiento grave.

Esto puede matar los músculos, tendones, vasos sanguíneos y nervios, encogiendo la piel y provocando dolor; además, la pérdida de sensibilidad es un síntoma, y la gangrena puede ser el resultado inevitable que termine por hacernos perder desde una extremidad hasta la propia vida. Es vital, por lo tanto, tratar cuanto antes las consecuencias de un frio lacerante y extremadamente perjudicial. No obstante, para llegar a este extremo no es suficiente un poco de frío, sino algo realmente considerable.

2. Anemia

La anemia, que es el resultado o bien de una disminución de hierro en la sangre o de un número inferior de glóbulos rojos, a menudo causa fatiga extrema en la piel pálida, debilidad, y manos y pies fríos; a veces no se diagnostica hasta que el afectado experimenta la enfermedad de Raynaud. Esta consiste simplemente en una hipersensibilidad al frío debido a una obstrucción de los vasos sanguíneos que son los causantes de que no circule correctamente por nuestras extremidades la sangre que las calienta.

4. Lupus

Así que, si tus manos y pies se mantienen fríos a pesar de emplear medidas de calentamiento, deberías verificar tus niveles de hierro mediante una analítica. Especialmente en mujeres, pues suelen sufrir con más frecuencia anemias, este análisis debe ser prácticamente de obligado cumplimiento para comprobar la calidad de nuestra sangre. No es bueno simplemente ignorar las señales que nos envía nuestro cuerpo. Nos está hablando de una forma clara y concisa, solo que en un idioma que no todos entendemos.

3. Diabetes

La diabetes, una falta de producción de insulina que puede tener su origen o bien en problemas genéticos desde temprana edad (tipo 1) o bien en una consecuencia de malos hábitos alimenticios en una edad más avanzada (tipo 2), también causa diferentes tipos de problemas, incluyendo manos y pies fríos debido a problemas circulatorios, presión arterial alta y problemas de tiroides. Es por ello conveniente comprobar los niveles de glucosa en sangre y resolver esa situación.

4. Lupus

El lupus sistémico ataca a los vasos sanguíneos, provocando dicha afección debido a que impide los movimientos normales de la sangre; como resultado, puedes tener las manos y pies helados. Esta enfermedad tiene dos grandes problemas añadidos, pues es extremadamente complicado descubrirla y no existe tratamiento para curarla. No obstante unos cambios de hábitos y estilos de vida pueden ayudar a controlar sus múltiples consecuencias. Es mejor comenzar cuanto antes con las pruebas en este caso.

5. Enfermedad de Raynaud

Anteriormente mencionada como una de las consecuencias, la enfermedad de Raynaud se acentúa en temperaturas frías o situaciones estresantes, siendo una causa importante del problema de temperatura en manos y pies. A pesar de que en un principio podríamos llegar a pensar que es solo una cuestión de incomodidad o hasta de estética, lo cierto es que tiene unas consecuencias mucho más graves de lo que podemos imaginar, llegando al punto de poder ser irreversibles.

7. Síndrome del túnel carpiano

Esta enfermedad activa las arterias de los dedos de las manos y pies para entrar en el vasoespasmo, una afección que los estrecha, limitando el suministro de sangre a las extremidades; con el tiempo, puede dar lugar a un color pálido en los dedos. En función de la coloración de los mismos se puede considerar que es de tipo 1 o tipo 2, siendo la segunda afectada por una coloración muy marcada. En este último caso se puede llegar incluso a producir la temida necrosis o gangrena.

6. Aterosclerosis

El daño y las enfermedades de las arterias, como la aterosclerosis o la acumulación de placa en los vasos sanguíneos, pueden ser un problema subyacente de manos y pies fríos o el fenómeno de Raynaud. Esta dolencia está provocada especialmente por la acumulación de lípidos o grasas en nuestro torrente sanguíneo que provocan una obstrucción. Si cambiamos nuestros hábitos de vida y alimenticios podríamos ayudar a paliar las graves consecuencias de la misma.

7. Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano, una condición que ejerce presión sobre el nervio de la muñeca, también causa dolor, hormigueo, frío y entumecimiento en la mano afectada. En este caso, a pesar de que las condiciones genéticas tienen un fuerte efecto, actividades propias de oficina, como escribir a máquina o emplear demasiadas horas delante de un ordenador, pueden contribuir notablemente a agravar esta situación. De nuevo el cambio de hábitos o hasta de teclados pueden ser soluciones factibles para corregir el mal.

8. Tabaquismo

El consumo de tabaco tiene muchos efectos negativos sobre nuestro cuerpo, pero aunque podamos pensar que las consecuencias se focalizan solo sobre los pulmones, lo cierto es que al verter sobre nuestro torrente sanguíneo diferentes sustancias se pueden llegar a dañar incluso los vasos sanguíneos, estrechándolos y provocando que no se calienten correctamente las extremidades. Sin duda se podría pensar que es el menor de los males, ya que las otras enfermedades derivadas de este mal hábito arrastran muchas otras consecuencias fatales.

Posiblemente de hecho habrás notado una menor sensibilidad en las puntas de los dedos, entre otros efectos nocivos, llegando el caso hasta del efecto de “almohadillamiento”. No obstante la sensación de frío perpetuo puede ser algo a lo que te hayas mal acostumbrado. Si lo notas puede que sea el momento de dejar de consumir ese producto que tanto mal te está haciendo. Sobre todo antes de que las consecuencias entren en una fase de no retorno.

9. Medicamentos

Asimismo, los bloqueadores beta utilizados para tratar la presión arterial alta, los medicamentos para la migraña y otros sin receta para el resfriado, se han relacionado con este problema, acentuado los efectos de Raynaud. Es por ello algo a tener en cuenta analizar qué productos médicos consumimos para lograr descubrir cuál está causándonos algún mal. En este caso es vital la atención médica para decidir de cuáles podemos prescindir o cuál podría ser el causante. Nunca debemos decidir por nuestra cuenta qué debemos dejar de tomar.

10. Cloruro de vinilo

Trabajar con cloruro de vinilo en la industria de plástico puede causar cicatrices y picaduras en las manos, conduciendo a unas manos frías. Este gas suele emplearse en la industria del PVC, por lo que es algo bastante común en trabajadores relacionados con este sector. No obstante cabe destacar que si bien es cierto que es una de las dolencias asociadas, es la menos nociva de todas, por lo que si realmente encuentras este efecto muy posiblemente padezcas otros mucho más graves. Es el momento exacto en el que deberías comenzar a realizarte otras pruebas asociadas.

Lindas manos #Pies #Manos #TaReteFeo #piesdescalzos #piesdeinstagram

Una publicación compartida de @ strangerpingers el

11. Factores adicionales

Otros factores adicionales incluyen el género, la edad, los climas fríos y los antecedentes familiares; puedes preguntarle a algún miembro si ha tenido la condición de Raynaud. A partir de ahí puedes comenzar a analizar las posibles causas de tu dolencia, llegando incluso al momento en el que al descubrir el mal puedas corregirlo y no seguir sufriendo las molestas consecuencias. Sin duda investigar siempre puede terminar llevándote a una situación mucho mejor.

Si tus manos y pies fríos están relacionados con la enfermedad de Raynaud o son crónicos e inquietantes, existen medicamentos que pueden ayudarte, como bloqueadores de los canales de calcio y vasodilatadores. Si no puedes resolver la situación, por lo menos puedes tratar de encontrar la forma de paliarla y hacerla mucho más llevadera. No es necesario renunciar a la calidad de vida simplemente por desconocimiento. Consultar a tu médico puede ser la salvación a tus males.

12. Consejos

Asimismo, no deberías tomar medicamentos para el resfriado, bloqueadores beta o píldoras anticonceptivas si tiendes a tener la manos y pies fríos de manera crónica o si tienes la piel pálida y descolorida. Por último, no olvides vestirte adecuadamente cuando estés al aire libre a temperaturas bajas; usa calcetines y guantes de lana apropiados para el clima, y configura el aire acondicionado a una temperatura más apropiada para evitar este problema.

Este artículo tiene únicamente fines informativos y no está destinado a proporcionar asesoramiento médico. Paraloscuriosos no se hace responsable de las posibles consecuencias de cualquier tratamiento, ejercicios, dietas, aplicación de medicamentos o cualquier acción similar que resulte de leer o seguir la información contenida en este artículo. Antes de realizar cualquiera de las actividades aquí propuestas consulte con su médico o proveedor de atención médica. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter/Instagram

127
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Estos fueron los superhéroes de Stan Lee
Síguenos