Increíble!

Publicado 2018-08-10
0 Comentario

En caso de poner fin a su matrimonio, ¿qué pasaría con Letizia?

Desde hace poco tiempo la familia real española se ha visto envuelta en una serie de controversias, donde la más pesada de todas es el presunto divorcio entre el rey Felipe y su consorte. De la misma manera, un sinfín de rumores y nuevas especulaciones sobre el final de la relación entre los monarcas se han estado agudizando. Por otro lado, el público ha sido testigo en los últimos días de desplantes y malos estados de ánimo que están teniendo tanto el rey como la reina. A continuación, te revelamos lo que le pasaría a Letizia si se llegase a divorciar del rey de España...

1. Letizia Ortiz es la reina de España desde el 19 de junio de 2014. Desde entonces y hasta la fecha se le ha visto ser protagonista de varias escenas bochornosas, discusiones y desplantes. Pero, si de verdad se habla de la ruptura eventual de las relaciones entre ambos, sin duda significaría un golpe severo y complicado de digerir para la corona española. Seguramente, al igual que el resto de los matrimonios, habría que pasar y superar el duelo que ello trae consigo.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kate Middleton se ha convertido gracias a sus buenas formas en una digna aspirante a continuar con la carrera de Lady Di, la eterna princesa del pueblo. ¿Está a la altura?

2. Su primogénita, Leonor, princesa de Asturias, es la primera en la línea de sucesión al trono. Sin duda los hijos de los matrimonios que fracasan en su unión amorosa son quienes padecen, aunque de manera distinta, los divorcios de sus padres. En el caso de la familia real, los hijos no están exentos de este tipo de circunstancias.

3. Antes de su matrimonio con el rey Felipe Vl, Letizia tuvo una vida amorosa algo desordenada por lo que fue rechazada en un primer instante por el padre del rey. Sin embargo, como ya es bien sabido, finalmente el matrimonio se llevó a cabo. No obstante, nadie imaginó el rumbo que tomarían las cosas, hasta el punto actual en el que se encuentra en la cuerda floja.

4. Antes de convertirse en reina, fue periodista y trabajó en varios periódicos importantes, así como también en algunas cadenas de televisión. Finalmente llegó hasta lo más alto a lo que se puede aspirar en lo que a los escalafones reales se refiere. Pero, ahora, con la probable ruptura del matrimonio, eso está por verse.

5. El rey Felipe contrajo matrimonio con ella el 22 de mayo de 2004, en la ciudad de Madrid. Hoy, después de 14 años de haber decidido unir sus vidas, puede que la inminente culminación de esta historia llegue a su fin. Sin embargo, como en todos los matrimonios, siempre existe la probabilidad de una tregua; sobre todo considerando que aún exista el amor entre ambos.

6. Desde ese entonces, Letizia se ha tenido que adaptar a los protocolos reales y al maltrato del que es víctima por parte del rey Juan Carlos, el padre de su esposo. Y es que las relaciones con la familia política no siempre son las mejores. Algunas veces, aunque se haga el intento, no siempre se puede llevar la fiesta en paz.

7. Letizia le causó una mala impresión al rey Juan Carlos desde un principio. Este último le puso sobrenombres despectivos a ella. Con este tipo de acontecimientos cualquiera considera que, lo que se vive está demasiado lejos de ser un cuento de hadas. Más bien pareciera sacado de una de esas telenovelas exageradas, pero que ocurren en la vida real, en la que la protagonista es víctima de los improperios e insultos, además de la humillación de su nueva familia de acogida.

8. También ha tenido dolores de cabeza con su esposo por presuntas infidelidades y difícil carácter. Las infidelidades son una de las causas inmediatas de divorcio. Sin embargo, antes de que cualquier autoridad o juzgado emita un fallo, la supuesta aventura debe ser debidamente comprobada. De serlo, estamos seguros que sería considerada una causa irreconciliable.

9. Como resultado de esto, Letizia está pensando en divorciarse del rey pero sin duda alguna perdería una serie de derechos. Aunque, considerando también el bienestar emocional, habría que sopesar lo que es verdaderamente relevante y lo que sencillamente son formalidades. Estamos seguros de que, si el presunto infierno que vive es real, no dudará y dejará de lado dichos privilegios.

10. La reina perdería el título de "su majestad la reina de España", pero conservaría el de "Alteza real" según el decreto de 1987. Si lo que realmente busca es conservar su dignidad, pero sobre todo su salud emocional, sin duda dejará de lado los cargos nobiliarios con los que se le pueda llamar, e irá por lo más importante en su vida: su estabilidad y equilibrio emocionales.

11. Igualmente, gozaría de una vida bastante arreglada al cedérsele una residencia de verano, conservar su servicio y todas sus pertenencias. Finalmente, si se decide a optar por el divorcio no estaría renunciando a todo, como muchos lo suponían. Pero, nos estamos olvidando de lo más importante en estos casos, el doloroso y siempre molesto proceso de recuperación de una situación tal.

12. Además, la reina recibiría una manutención bastante jugosa por parte del Estado. Resulta en extremo complicado para muchísimos ciudadanos internacionales, sobre todo para los nacidos en países en donde la monarquía fue todo lo contrario a algo positivo, concebir la idea de que la realeza siga existiendo.

13. ¿La custodia de Leonor y Sofía? Aquí el tema se le complica un poco, ya que según la Constitución de España, el rey tendría las de ganar. En este caso, la reina perdería la custodia y patria postead de ambas niñas. Este sí que sería un golpe bastante duro para la monarca, pues no se tiene que ser la reina de España para sufrir por el fallo en un juicio por la potestad de los hijos.

14. La figura del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad alguna, por lo que claramente este último no saldría perjudicado. Sí, nuevamente uno más de los decretos inconcebibles para las sociedades occidentales modernas basadas en un gobierno democrático. Pero, así es, este tipo de hechos son los que llevan a muchos a cuestionarse sobre los motivos de que sigan existiendo las casas monárquicas.

15. La verdad es que la Constitución no prevé los divorcios de ninguno de los reyes ya que presupone una rectitud católica. Independientemente de lo que suceda, son finalmente ellos y solo ellos los que deberán resolver sus diferencias. El resto de la humanidad tiene demasiados asuntos relevantes apremiantes como para mantenerse ocupado en qué sucederá con ellos. Por nuestra parte les deseamos que, sea lo que sea que decidan, lo hagan de la manera más madura y responsable.
Fuente: Instagram

9
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Letizia sufrió un desaire por parte del rey Felipe. ¿Qué pasó?
Síguenos