Increíble!

Publicado 2018-08-11
0 Comentario

Las publicaciones más absurdas que nos hacen dudar en la inteligencia humana

Hacer una advertencia es mucho más fácil con un cartel. Bueno, hoy en día con una red social. ¿Qué pasaría entonces si se pone un cartel en una red social? que obtenemos cosas tan increíbles como estas. La galería fotográfica de hoy está repleta de anuncios completamente increíbles que muy pocos pueden creer. Las personas buscan mostrar sus advertencias de la mejor forma y así estas alcancen la mayor difusión posible y sin duda los protagonistas de hoy lo han conseguido con creces. Cuando estas imágenes han llegado a la pantalla de los cibernautas, estos no han podido parar de reír. ¿Serás tú capaz de hacerlo?

1. No puede haber dudas

1. No puede haber dudas

Este es uno de los que son más absurdos y obvios. Si, hay mucha gente que se molesta o le parece extraño cuando se hace la aclaración de agua líquida, pero es que debemos recordar que esta sustancia puede encontrarse en tres estados: sólido, líquido y gaseoso. Por su parte, el hielo únicamente es helado, jamás será caliente, bajo ninguna circunstancia. Pero, bueno, al menos sirvió para dar vida a esta galería.

1. No puede haber dudas 1

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Si te has visto envuelto en un terremoto, posiblemente hayas grabado a fuego algunas normas. Por desgracia no todas ellas son del todo reales.

2. No sé si la amenaza es para los padres o para los niños.

Seria advertencia para los menores que vaguen solitarios por el lugar. Aunque estamos completamente seguros de que el cartel es únicamente una manera de poner sobre aviso a los padres y hacerles recapacitar sobre el cuidado de sus pequeños, pues por fortuna en muchos países desde hace ya bastantes años la esclavitud está prohibida y penada severamente.

2. No sé si la amenaza es para los padres o para los niños.

3. Ponte en mi lugar, no en mi sitio.

Más que la palabra estupidez, quien escribió esa nota debió haber utilizado la falta de conciencia o de empatía. Por desgracia son demasiadas las personas que tienen los medios económicos suficientes como para adquirir un vehículo, pero jamás tendrán la sabiduría, el tacto ni la capacidad de ponerse en el lugar de las personas con discapacidad. La educación no siempre está peleada con el nivel socioeconómico, pero tampoco el tener un auto nos da derecho de hacer lo que nos plazca con él.

3. Ponte en mi lugar, no en mi sitio.

4. ¿Y el ascensor para cuándo?

Una vez más este cartel es una clara muestra de la falta de empatía y nulas ideas de inclusión de todos y cada uno de los integrantes de una sociedad. Desgraciadamente son muchos los lugares que no cuentan con rampas para sillas de ruedas que le permitan a las personas con alguna discapacidad motriz acudir por su propia cuenta a ellos. Pero, por fortuna la humanidad se encuentra en una etapa de despertar y de renovación.

4. ¿Y el ascensor para cuándo?

5. Ahora podrás viajar al pasado con tan solo pulsar un botón.

Un ejemplo clarísimo de ese vicio de lenguaje llamado “pleonasmo”. Si no es para medir el tiempo, no nos explicamos para qué otro tipo de medición podría haber sido creado un reloj. Pero, como ya lo dijimos antes, hay personas que deben tener este tipo de explicaciones para no cometer errores. Las tiendas, con tal de evitarse demandas absurdas que, por cierto, han sido ganadas por sus peticionantes, por más tontas que estas parezcan.

5. Ahora podrás viajar al pasado con tan solo pulsar un botón.

6. Y yo creyendo que era para dormir la siesta...

Bueno, es que no todos tenemos bien claro el concepto ni por qué se nos paga un salario; entonces no está de más especificarlo para eliminar todo rastro de duda. Hay cada caso en el mundo de gente que literal roba a sus empleadores pues, lejos de realizar sus labores y obligaciones contractuales, únicamente asisten a su recinto de trabajo y creen que ya con ello es suficiente para recibir su salario quincenal.

6. Y yo creyendo que era para dormir la siesta...

7. Había que especificar, por si las moscas.

Y es que si hay quienes deben estar bien seguros de que el hielo que están a punto de llevarse a casa está bien frío, y de que el reloj que van a comprar sirve para medir el tiempo, pues bueno, hay que estar bien seguros, por el bien propio, de que la electricidad del lugar es cien por ciento eléctrica. La seguridad ante todo, no vaya uno a pensar que es de otro tipo y se vaya a llevar una muy desagradable sorpresa.

7. Había que especificar, por si las moscas.

8. Hoy en día ya nada sabe como antes.

¿A ustedes nunca les ha pasado que comen pollo pero sabe a pescado? Pues a nosotros tampoco. Desconocemos entonces los motivos de quienes crearon este slogan publicitario. Quizá ellos hayan tenido una amarga experiencia comiendo otra cosa pensando que era pollo auténtico. Sería bueno que le dieran al consumidor una explicación sobre sus razones. Por lo pronto estamos seguros de que su estrategia al menos atrajo la atención de propios y extraños. ¡Maestros del marketing!

8. Hoy en día ya nada sabe como antes.

9. Llévatelo tú mismo y no te cobrarán gastos de envío.

Bueno, bueno, aquí vamos a darle un poco el beneficio de la duda a quienes crearon esta publicidad. Si suponemos que el aparato es enviado desde otro punto o del extranjero a la tienda más cercana del comprador y no hasta su domicilio, entonces tiene lógica. Suponemos que eso fue lo que quisieron decir, aunque la ambigüedad del mensaje final es innegable. Lo cierto es que hay varias maneras de interpretarlo.

9. Llévatelo tú mismo y no te cobrarán gastos de envío.

10. Podría ser, aunque aún no hay ningún estudio que lo demuestre.

Mismo caso es el de la descripción de esta noticia. Si bien la ingesta excesiva, sobre todo de alimentos chatarra o ricos en grasas saturadas está estrechamente relacionado con las causas de la obesidad en las personas, no es lo único que la puede provocar. Entonces, teniendo esto en cuenta, podemos decir que el texto, si bien puede resultar irrisorio y absurdo, no está del todo mal ni de más.

10. Podría ser, aunque aún no hay ningún estudio que lo demuestre.

11. Por si no había quedado claro, estaba sin vida.

Hay a quienes no les queda claro a la primera; por eso hay que explicarles una y otra vez. El que redactó el encabezado de esta noticia tenía eso bien presente; por eso, para evitarse tener que repetirlo dentro del contenido de la nota, quiso recalcarlo en el título. Quizá también pudo haber añadido la palabra “occiso” y así habría despejado todo rastro de duda. Esperamos que el haber omitido este término no le vaya a salir demasiado caro.

11. Por si no había quedado claro, estaba sin vida.

12. Y nunca nadie le llamó.

Dejaremos que sean los propios lectores quienes entiendan por qué este cartel es el más deprimente de todos los que hemos mostrado hasta ahora en esta galería. Nada peor que un "profesor" que llegue a transmitir los mismos errores a sus pupilos. En verdad esperamos que su "escuelita" no haya durado ni un día abierta. De lo contrario ya podemos imaginar a donde asistieron muchos de los que no saben "escrivir" bien.

12. Y nunca nadie le llamó.

13. Los de gallina macho en el puesto de al lado.

Y es que con las cosas que ve uno en estos días, ya no se sabe; por eso nunca está de más especificar cada detalle, no vaya a ser. Nos preguntamos, si es que existen huevos de gallina macho, a qué sabrán. ¿Serán acaso mucho más altos en sus niveles de colesterol o su sabor será mucho más intenso? Ojalá exista alguien que nos pueda responder estas dudas. Pero tendrá que ser alguien que no se ande con demasiados rodeos.

13. Los de gallina macho en el puesto de al lado.

14. Reconocer el error es lo primero.

En verdad esperamos que esta publicidad no sea engañosa y solamente hayan escrito con una falta de ortografía tan garrafal para llamar la atención de sus clientes, y que verdaderamente su trabajo, que en este caso es lo primordial, sea impecable. De ese modo este terrible error será recordado como una de las estrategias publicitarias más creativas de la mercadotecnia amateur.

14. Reconocer el error es lo primero.

15. Ojalá dentro de los libros no se encuentren errores tan garrafales.

Lo único que esperamos es que el motivo por el que no quieren que las personas ABRAN los libros es porque están plagados de los mismos errores ortográficos garrafales que hay en sus carteles de advertencia. De lo contrario la recomendación debería ser que ABRAN los libros; de este modo evitarán cometerlos en el futuro. Un libro, desde luego bien escrito, revisado por un editor profesional conocedor de la lengua, es sin duda la mejor opción para aprender a no escribir "Habrir".
Fuente: Twitter

15. Ojalá dentro de los libros no se encuentren errores tan garrafales.
8
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los signos zodiacales que más dinero gastan
Síguenos