Increíble!

Publicado 2018-08-17
0 Comentario

Richard Lee McNair, el hombre que escapó de la cárcel mandándose en un paquete

A pesar de que Richard Lee McNair es un asesino convicto, fueron sus extraordinarias habilidades para escapar de la prisión las que le hicieron famoso, y no los crímenes por los que ingresó. McNair huyó 3 veces de la prisión, y cada una de ellas es realmente asombrosa. Pero fue la tercera de ellas en 2006 la que requiso una especial creatividad e innovación que no se ve todos los días. A continuación te mostramos su peculiar y alucinante historia…

Richard Lee mostró un ingenio único desde el principio. Nació el 19 de diciembre de 1958 en Oklahoma, USA, era el hijo de un oficial de policía y pronto se le describió como muy inteligente.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! La vida en Corea del Sur es un completo sueño para sus habitantes, a pesar de vivir siempre bajo la amenaza de su vecino del norte. No obstante la obligación militar de dos años se suele convertir en una pesadilla.

En la noche del 17 de noviembre de 1987, McNair se adentró en un almacén de grano para robarlo. En poco tiempo fue sorprendido por dos hombres, a los que disparó sin pensarlo. Uno de ellos sobrevivió.

Después de que la policía interrogara a McNair, este hombre entregó su pistola y no pasó mucho tiempo hasta que lo condenaran a 30 años…

Así fue cuando Richard Lee pasó de una vida de crímenes a una vida de escapadas de la cárcel.

La primera vez que se fugó fue una aventura modesta. Ocurrió 3 meses después de su arresto inicial, en una comisaría local. McNair estaba en una habitación con tres detectives, y esposado a una silla.

En su bolsillo había un tubo de pomada para los labios. McNair lo usó como lubricante para engrasar sus manos lo suficiente para quitarse las esposas cuando lo dejaron solo.

Richard Lee McNair, el hombre que escapó de la cárcel mandándose en un paquete 1

La fuga resultó en una persecución a pie, alrededor de la ciudad. Subió hasta la tercera planta de un edificio y cuando los agentes llegaron, saltó por la ventana. Cayó en el suelo y se lastimó la espalda, haciendo su captura muy fácil…

Tres años después en octubre de 1992, McNair servía su condena en la Penitenciaría de Dakota del Norte cuando con otros reclusos se deslizó por un conducto de ventilación. Desde entonces permaneció como un fugitivo hasta julio de 1993, cuando fue apresado de nuevo en Grand Island, Nebraska.

McNair fue entonces trasladado a una prisión federal de máxima seguridad en Louisiana. Fue entonces allí donde tuvo lugar su gran fuga.

El trabajo que se le encomendó en la cárcel de Louisiana fue reparar bolsas y paquetes de correo rasgadas para que pudieran ser enviadas y usadas en las oficinas de correos. En abril de 2006 trataría de escapar de nuevo.

McNair construyó una estructura para escapar con los materiales que tenía a su mano, generando un tubo para respirar, y escondiéndose bajo una pila de bolsas de correo dispuestas en un palet.

Richard Lee se mantuvo allí hasta que una máquina elevadora cargó el palet (que estaba envuelto en plástico) y lo llevó hasta un almacén cercano que estaba en el exterior de la prisión.

Cuando los trabajadores del almacén descansaron para comer, McNair cortó el plástico y caminó hacia la libertad. Pero ahí no acabó todo.

Justo después de la huída, un oficial de policía vio a McNair trotar cerca de las vías de un tren en Ball, Louisiana. Sabiendo que se había dado una fuga, el agente lo detuvo. La cámara de su carro capturó toda la escena.

A pesar de no tener ninguna identificación con él y encajando en la descripción del fugitivo que el oficial había recibido, Richard Lee consiguió continuar su camino. Le dijo al policía que su nombre era “Robert Jones” y que estaba ejercitándose. Más tarde dijo que su nombre era “Jimmy Jones”, pero su interlocutor no se dio cuenta.

“Lo malo es que encajas con la descripción”, comentó el agente. “Eso apesta, la verdad”, contestó McNair. Ambos se rieron y el policía le dijo que tuviera cuidado y que llevara consigo su identificación la próxima vez.

Richard Lee consiguió permanecer libre durante un año y medio. Fue capturado a 160 kilómetros de la frontera en Campbellton, Canadá conduciendo un camión robado el 24 de octubre de 2007 por la policía montada de canadá.

McNair trató de escapar, pero un policía lo lanzó al suelo.

En la actualidad Richard Lee reside en una celda de cemento en la prisión de seguridad máxima de Florencia, Colorado.
Fuente: Twitter/Facebook/Pixabay/Youtube-DeviantOllam

10
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los antojos más extraordinarios de las embarazadas
Síguenos