Increíble!

Publicado 2018-08-17
0 Comentario

La terrible historia de los orfanatos de Ceausescu en Rumania del siglo pasado

El líder comunista Nicolae Ceausescu tomó el poder en Rumanía en 1965. Este nuevo gobernante se propuso hacer que el país fuera fuertemente independiente de la influencia de su más poderoso vecino, la Unión Soviética. Para liberarse del control soviético, la economía patria era crucial. Una forma de conseguir este poder financiero era poseer una gran población que pudiera causar un aumento en el consumismo e incrementar la mano de obra. Entonces fue como Ceausescu abolió el aborto, que en aquella época estaba permitido, con el decreto 770. A continuación te mostramos la serie de sucesos lamentables que esta acción desencadenó.

Esta ley trataba de incrementar la población. Fue firmada en octubre de 1966 y aportaba grandes beneficios a las familias numerosas, así como una prohibición total de los métodos anticonceptivos.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Ser mujer en China es una doble lacra que no muchas personas lograr superar, pero si además eres soltera al llegar a los 30 tu vida comienza a ponerse demasiado cuesta arriba.

Esto afectó en todos los aspectos de la vida, especialmente en el trabajo, la sanidad y la educación. Ceausescu quería un “baby boom” sin importar las consecuencias…

Las únicas mujeres que podían abortar debían ser de más de 40 años, que hubieran tenido 4 o más hijos y que tuvieran riesgo de morir en un parto.

La educación sobre las relaciones y los órganos reproductivos fue censurada.

Las parejas sin niños eran cargados con altos impuestos y discriminados en trabajos y en la seguridad social. El divorcio también fue complicado

Además, todas las mujeres debían de acudir al ginecólogo una vez al mes. Entonces el doctor comprobaba si habían intentado abortar de forma ilegal. En tan solo 3 años los nacimientos aumentaron en casi un 100%.

A pesar de que la natalidad se incrementó dramáticamente, no todos eran capaces de mantener a los niños.

En esos casos, los pequeños eran tomados por el estado. En algunos lugares, donde se sufría extrema pobreza, era un método muy común.

De acuerdo a algunas fuentes, en 1989 hasta 300.000 menores vivían en 700 orfanatos rumanos.

A pesar de que es una cifra horrible, las condiciones en las que tuvieron que vivir son peores…

Todo dependía de si los recién nacidos tenían defectos. La gente sana iba a los orfanatos, a la escuela y eran cuidados después. No obstante, los pacientes eran tratados y trasladados a centros especiales.

También había algunos categorizados con defectos incurables. Ellos fueron encerrados en edificios que se asemejaban más a manicomios que a un centro de caridad. A menudo se les mantenía atados a las camas.

Vestían en harapos viejos y eran bañados en grupo con agua fría y sucia. No se les enseñaba nada. No sabían ni como resolver sus necesidades psicológicas.

Las habitaciones estaban llenas de desechos humanos y algunos de ellos no podían alimentarse por su cuenta.

Los niños más débiles de los orfanatos eran víctimas de la violencia y los abusos de otros compañeros mayores y de los trabajadores. Las pobres condiciones de higiene solían originar enfermedades incurables y mortales…

Los medios extranjeros se interesaron por el destino de los denominados “Niños del Decreto” solo después de la caída del Telón de Acero y de la Unión Soviética.

Entonces llegó la ayuda humanitaria, gracias a lo cual muchos orfanatos fueron salvados. Algunos chicos fueron adoptados por familias occidentales, algo que cambió sus vidas.

Los efectos del decreto 770 todavía se sienten en Rumanía. Muchos de los niños que fueron enviados a orfanatos presentan signos de autismo.

Individuos que no pueden lidiar con la vida adulta. Otros, hasta este día, viven en las antiguas “Casas de los niños”. dicen que son felices allí y no quieren modificar nada…
Fuente: Twitter/Facebook

50
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Jennifer Aniston Será La Madre De Los Hijos De Angelina Jolie
Síguenos