Increíble!

Publicado 2018-08-20
0 Comentario

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis

La historia, y en particular, los períodos bélicos más trágicos, han dado muchos nombres importantes que recordar, aunque la mayoría acabaron pasando sin pena ni gloria pese a todos sus esfuerzos. Uno de esos personajes a destacar fue Stanislawa Leszczyńska, una partera de Auschwitz que ayudó a dar a luz a casi 3.000 bebés mientras estuvo encarcelada en el campo de concentración. Sin embargo, mientras Stanislawa los traía al mundo, otra médica judía arriesgó su vida para salvar las vidas de otras mujeres de Auschwitz: la ginecóloga Gisella Perl…

Bajo la mirada atenta y malvada del doctor Josef Mengele, Perl se dio cuenta de que para salvar la vida de las mujeres bajo su cuidado, no podía permitir que sus bebés vivieran; en cambio, la mujer interrumpía los embarazos…
Gisella sabía que solamente de esta forma podía acabar con el sufrimiento de las mujeres y por lo menos salvar su vida. La muerte se volvió algo tan cotidiano que ya ni siquiera la sorprendía. Ella solamente quería acabar con los crímenes que los nazis cometían todos los días.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kate Middleton se ha convertido gracias a sus buenas formas en una digna aspirante a continuar con la carrera de Lady Di, la eterna princesa del pueblo. ¿Está a la altura?

Gisella mostró signos de ser especialmente talentosa a temprana edad, y a los 16 años se convirtió en la primera mujer y única judía en graduarse en medicina…
En aquella época fue algo poco común y las mujeres, en vez de estudiar, por lo general se quedaban en casa, cuidando de los niños y haciendo todas las tareas domésticas. Gisella no se rindió y sabía que la medicina era su mayor objetivo en la vida. Por fin logró terminar la carrera, pero poco después estalló la II Guerra Mundial.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 1

Cuando se casó con un cirujano, Perl trabajó como ginecóloga en Hungría, cuando los alemanes invadieron el país en el año 1944…
Logró salvarse, pero fue mandada al campo de concentración más grande, es decir a Auschwitz-Birkenau. Allí empezó a trabajar como la asistente del doctor Mengele, considerado uno de los criminales nazis más crueles de aquella época.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 2

Ese año, los nazis enviaron a toda su familia a Auschwitz; su hijo moriría en una cámara de gas y su esposo sería golpeado hasta la muerte poco ante de la liberación del campo…
A pesar de que ella logró salvarse, toda su familia murió durante la guerra. Solo una hija que se quedó en Rumanía pudo sobrevivir el horror de la guerra y la ocupación nazi. Gisella perdió a sus seres queridos pero se aferró a vivir para ayudar a los que se quedaron viviendo esa pesadilla.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 3

Gisella consiguió salvarse para convertirse en uno de los médicos de Auschwitz, trabajando para el infame Josef Mengele…
En su libro relató todos los crímenes que veía cada día trabajando para el psicópata alemán. Veía cómo mataba y hacía experimentos muy crueles en los niños y en las mujeres embarazadas. Esos recuerdos terribles para siempre se quedaron en su memoria.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 4

Cuando Mengele se dio cuenta de que había sido instruida en ginecología, lo vio como una oportunidad para obtener información sobre qué internas habían llegado embarazadas…
Aunque Gisella no quería colaborar con Mengele, no tuvo otra opción que cumplir con los órdenes. Ese fue el precio que tuvo que pagar para salir viva de Auschwitz. Sin duda alguna, fue el peor periodo de su vida. Cada día se repetía la misma historia del crimen más horroroso de la historia de la humanidad.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 5

Además de sus experimentos con gemelos, Mengele también los hacía con mujeres encinta, incluyendo la vivisección, a veces incluso cuando aún estaban despiertas…
Mengele fue conocido por su crueldad. Trataba a los judíos como objetos que le fueron útiles para realizar las pruebas y experimentos. Las lágrimas y el sufrimiento de las personas no lo conmovían. Él solo hacía su trabajo y no veía nada malo en su comportamiento. Las pruebas más brutales fueron realizadas precisamente en las mujeres embarazadas y en niños pequeños.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 6

Mengele le ordenó a Perl que le informara de todos los embarazos, pero en lugar de hacerlo, ayudó a las mujeres a mantenerlo en secreto; por desgracia, algunas fueron a Mengele por su propia voluntad, lo que desembocó en su muerte…
En vez de delatarlas y mandar a la muerte segura y dolorosa, Perl prefería ayudarles a parir y matar a los bebés para de esta manera por lo menos salvar la vida de la madre. Fue algo que la dolía mucho, pero al mismo tiempo fue lo mejor que pudo haber hecho. Quizá solamente los sobrevivientes de ese horror podrán entender sus razones.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 7

Perl acabó enfrentando una enorme crisis ética: si entregaba a los bebés a los médicos nazis, acabarían muriendo entre terribles sufrimientos. Por otro lado, si entregaba a las mujeres embarazadas, morirían de todos modos tras sufrir los experimentos de Mengele y demás…
La decisión no era para nada fácil y no lo hacía con ganas. Es más, arriesgaba su propia vida para salvar la de muchas mujeres que ni siquiera conocía. Pero finalmente se animó y empezó el procedimiento.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 8

Por lo tanto, en contra de su enseñanza y el código social de ese momento, comenzó a realizar interrupciones de los embarazos rudimentarios en los barracones; no tenía herramientas, nada para desinfectar sus manos y ningún tipo de alivio del dolor…
Lo único con lo que podía contar era su experiencia, su sabiduría y las dos manos. Nada más. En Auschwitz no tenía ningunas herramientas a su disposición. No tenía nada ni a nadie… Solamente muchas ganas de salir de aquel infierno.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 9

"Cientos de veces tuve partos prematuros", dijo. "Nadie sabrá nunca lo que significó para mí destruir a esos bebés, pero si no lo hubiera hecho, tanto la madre como el hijo hubieran sido cruelmente asesinados…"
A pesar de todo, nunca se arrepintió de acabar con tantos bebés, ya que por lo menos salvó a sus madres. Le dolía ver tantos niños cuya vida acabó antes de empezar, pero sabía que era lo mejor que podía hacer. Con cada bebé muerto se le partía el corazón.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 10

Si el embarazo estaba demasiado avanzado cuando la madre acudía a Perl, la ginecóloga debía romper el saco amniótico, dilatar el cuello uterino manualmente y extraer al bebé que, al ser prematuro, moría casi al instante…
Fue una operación muy dolorosa, tanto física como emocionalmente. Muchas madres preferían abortar que permitir que sus hijos murieran de las manos de los nazis. Solo una madre puede imaginar ese dolor y sufrimiento.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 11

En su libro "Yo fui doctora en Auschwitz", cuenta la historia de una mujer que casi llegó a término, teniendo que acabar con la vida del bebé con sus propias manos y enterrando el cuerpo bajo una montaña de cadáveres esperando ser cremados…
Sabía que el bebé de todas formas no podría salvarse de ese horror. El sufrimiento de una madre que pierde a su hijo no se puede comparar con ninguna cosa.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 12

Ella pensó que estaba haciendo lo mejor que podía frente a unas circunstancias inimaginablemente horribles…
Los testigos de esos procedimientos, admitieron que Gisella hacía lo mejor que podía en aquellos tiempos. arriesgaba su propia vida, pero todo eso para salvar la vida de las demás mujeres.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 13

Como escribió Perl, las mujeres a las que trató, "no sabían que tendrían que pagar con sus vidas y las vidas de sus hijos no nacidos, por esa última y tierna noche que pasaron en los brazos de sus maridos…"
Estar embarazada fue lo peor para una mujer que se encontró en Auschwitz. Su estado la mandaba directamente a las cámaras de gas. pero antes tenían que pasar por numerosas torturas y humillaciones.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 14

Pronto racionalizó que en Auschwitz y otros campos de concentración, el papel médico judío no era sanar, sino apresurar la muerte…
Las personas como Gisela, médicos, no podían hacer nada para salvar la vida humana. Sin condiciones ni herramientas necesarias, lo mejor que podían hacer fue apresurar la muerte y no dejar que las personas sufrieran por mucho tiempo.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 15

Gisella Perl fue liberada del campo de concentración al final de la guerra, momento en el que toda su familia estaba muerta; intentó quitarse la vida poco después de la liberación…
Se sentía tan destrozada que no le encontraba ningún sentido a la vida. No tenía a dónde ni con quién regresar. Su vida pasada no existía y estaba muy confundida sobre su futuro destino. Quería olvidar el horror de esos días, cerrar los ojos y nunca más volver a abrirlos.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 16

Tras recuperarse, Perl fue a la ciudad de Nueva York en 1947, donde fue interrogada bajo sospecha de ayudar a los doctores nazis. Una superviviente dijo: "sin el conocimiento médico de Perl y su disposición a arriesgar su vida ayudándonos, sería imposible saber qué nos habría pasado a mí y a muchas otras presas…"
Gracias a los testimonios de los demás prisioneras fue liberada y no tuvo que pasar por ningún tipo de castigo. Todos entendieron que durante la ocupación no tenía otra opción que cumplir con los órdenes de los nazis.

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 17

Durante muchos años después de los embarazos interrumpidos que se le obligó a realizar en Auschwitz, Gisella Perl entregó miles de bebés sanos en EEUU. Antes de cada alumbramiento, ella decía exactamente la misma oración: "Dios, me debes una vida, un bebé vivo". Gisella murió en diciembre de 1988…
Antes de su muerte pudo recibir a miles de bebés vivos que le recompensaron todas las pérdidas que tuvo que ver en Auschwitz.
¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!

Fuente: Twitter/Instagram

La mujer que “acabó” con cientos de bebés para salvar a sus madres de los nazis 18
894
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Jaden Smith y los secretos de su familia
Síguenos