0 Comentario

Comportamientos de los humanos que los gatos no soportan

Aunque haya infinidad de mascotas que podamos tener en nuestro hogar, siempre se han llevado la palma dos protagonistas que encabezan la lista: perros y gatos. Pero aunque los primeros son bastante adaptables, los segundos no toleran lo más mínimo que alguien les usurpe su posición de “alfas” de la casa. Si eres un dueño de felino posiblemente los conozcas ya, pero por si acaso te has planteado adoptar a uno nuevo, recuerda que con estas prácticas los invitamos a que nos odien.

1. La suciedad

Aunque te suene algo extraño, a diferencia de los perros, los gatos no soportan la suciedad y huirán de ella. Cuida bien este punto con el arenero si no quieres descubrir sorpresas.

Eddie loves to be at the summerhouse in Falun ????

Una publicación compartida de Siberian cats Eddie & Dio (@siberianeddieanddio) el

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

2. Ruidos extremadamente fuertes

Los animales por lo general suelen tener sentidos mucho más agudos que nosotros, por lo que un ruido fuerte, como un golpe o una explosión de un petardo, puede ser detonante de estrés para ellos.

3. Los olores fuertes

Estos grandes hedonistas no soportan que los humanos dejen olores fuertes en su entorno, tales como los que produce el tabaco, el vinagre o hasta la propia suciedad que antes mencionamos.

G A M E R C A T

Una publicación compartida de B I L L & B E N (@the_flow3rpot_men) el

4. Retenerlos por la fuerza

Tratar a un gato como si fuese tuyo es algo que no les agrada. Para ellos somos sus mascotas, por lo que no les gusta ver como los agarras con fuerza y les evitas hacer lo que les plazca.

5. Que los manoseen

Los gatos quieren ser acariciados siempre que les apetezca. Eso implica que si no te solicitan un servicio de mimos es mejor que no se lo des.

6. Que se les mire fijamente a los ojos

Aunque los ojos de los gatos son tremendamente hermosos, mirarlos fijamente supone un signo de amenaza y reto. Mejor no ponerlos en esa situación, especialmente si no tenemos confianza con ellos.

7. Viajar en coche

Puede que para otras mascotas viajar pueda ser algo relajante, pero que te metan en un lugar de espacio reducido, con olores concentrados y ruidos extraños sin que te permitan salir de allí bajo ningún motivo y alejado de tus dominios… ¿Le gustaría a alguien?

8. Que les cambien su rutina

Los gatos son bastante aventureros, pero exigen una rutina que nunca quieren ver modificada. Por ello, si decides cambiar algo en tu vida que les afecte, mejor que lo hagas poco a poco.

Sie ist kaum genervt von mir??

Una publicación compartida de Kristina ?? (@kristinaschulz) el

10. El agua

Ya sea jugar con agua o bañarlos, para ellos normalmente supone una situación que puede generar ansiedad. Ellos se encargan de lavarse con asiduidad, por lo que rehuyen de lluvias, baños y hasta lugares algo húmedos.

12. Cambiar el lugar de residencia

Para un gato tu casa son sus dominios. Cambiar de casa implica que pierde sus posesiones y tiene que “conquistar un nuevo territorio”. ¿Qué pereza, no?

13. Zonas prohibidas para las caricias

No a todo el mundo le gustaría que un extraño comenzara a tocarle todo el cuerpo, lo mismo sucede con los gatos. Hay zonas especialmente delicadas para ello, como son la cola, las patas traseras y la pancita.

14. Que les atosiguen

Cuando un gato quiere pasar desapercibido o disfrutar de su soledad, es mejor dejarle vivir su vida y no ir detrás de él.

16. Puertas cerradas

Cuando ellos se mueven por sus dominios, encontrarse con un obstáculo como una puerta cerrada puede ser contradictorio, sintiendo que se les aparta de la vida familiar.

17. No ser el “niño mimado”

Para un gato no hay nada más traumático que ser desplazado, por lo que no estarán a gusto si alguien intenta usurpar su espacio.

#babadook #dook #cats #catlife #catsofinstagram #drink

Una publicación compartida de Babadook (Dook) (@thebabadookcat) el

18. Plátanos

Los plátanos no son una fruta del agrado de los gatos, que ven como un alimento detestable por el olor.

19. Limón

La medida para controlar las zonas que no pueden visitar es emplear limón, un olor que odian profundamente y que será tu aliado para evitar sus manías.
Fuente: Instagram

42
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los científicos explican por qué amamos tanto a los gatos
Síguenos