Increíble!Controversial

Publicado 2018-08-22
0 Comentario

Fotos nunca antes vistas de Pablo Escobar

Todo lo relacionado con Pablo Escobar sigue causando sorpresa y expectación. Con las series de narcotraficantes que están teniendo gran aceptación hoy en día se sabe mucho más acerca de la vida de El Patrón. Recientemente han salido a la luz una serie de fotografías que se están haciendo virales. Su comportamiento fue violento e hizo que la cocaína llegara a mucho más lugares en cantidades impensables. No obstante, era uno de los señores más poderosos del mundo y eso nadie pudo quitárselo, tan solo él ese mismo día en que se suicidó. A continuación se presentan algunas de las imágenes y de los momentos de su vida más relevantes para él.

1. Trabajó con Popeye para llevar a cabo homicidios.

1. Trabajó con Popeye para llevar a cabo homicidios.

Aunque durante el tiempo que trabajó con el narcotraficante Pablo Escobar fue conocido como una de las manos derechas del gran capo, en concreto la referente a la trata con los sicarios, este delincuente se hizo popular gracias a que, tras su puesta en libertad, se dio a conocer en las redes sociales. Allí fue donde comenzó a relatar todo lo que supuso su forma de vida durante la época dorada del narco, cuando la palabra de Escobar infundía un miedo incomparable y cuando Popeye era su representante en la Tierra. Poco queda de entonces.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kim Kardashian se ha erigido como una de las mujeres más espectaculares y famosas del planeta, teniendo admiradores y enemigos por doquier. Pero, ¿realmente sabemos por qué la odiamos tanto?

2. Rodrigo Lara Bonilla antes de ser asesinado por Pablo Escobar.

Muchos apuntan a que el comienzo del fin de la figura de Pablo Escobar tuvo su punto detonante cuando atentó contra la vida del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, quien habría frustrado los intentos del narcotraficante por hacerse un nombre en la política para influir en ella mediante sobornos directos y manipular así las leyes. Básicamente se pretendía blindar ante posibles extradiciones. Por desgracia no contó con la integridad, valentía y, a la misma vez, exceso de confianza del político que sirvió de cabeza de turco para iniciar la guerra contra Escobar.

3. Pablo Escobar y sus sicarios.

Si bien es cierto que la mayor parte de su negocio se traducía en el cultivo, tratamiento, procesamiento, tráfico y venta de sustancias ilegales, los sicarios que estaban bajo sus órdenes fueron la espina dorsal que mantenía con vida su enorme imperio. Él supo dar siempre a todos sus trabajadores lo suficiente como para que no se levantaran en armas contra él, sin dejar de hacerse respetar por ninguno de ellos, por lo que todos tenían una mezcla de pasión y respeto que perduró incluso tras la muerte del magnate de los narcóticos.

4. Recrear su casa y su vida ha sido toda una aventura.

Pablo Escobar supo siempre moldear las normas, forzar las situaciones y obtener lo que quería de cada proyecto que emprendía, por pequeño que este fuese. Una de las fotografías que más escándalo supusieron fue la que vemos a continuación, donde el propio narcotraficante posaba ante la propia Casa Blanca mientras era considerado como uno de los criminales más buscados de todo el país y, de hecho, por todo el mundo. Solo una muestra de lo que el dinero, la habilidad y el desprecio por las leyes puede conseguir cuando no se temen a las consecuencias.

5. Ahora todos conocen más y mejor quién fue Pablo Escobar.

Gracias a las diferentes adaptaciones que se han realizado de su figura, que van desde las populares series tanto colombianas, estadounidenses como algunas películas que han llegado a la gran pantalla, raro es el que no ha oído hablar de este miembro fundador del cártel de Medellín. Como tampoco nadie puede dejar de ver en la fotografía que le fue tomada y que le supuso su caída cuando fue retratado por un oficial de la policía y que él mismo se tomó a broma. Muchos dicen que de no haber sido fotografiado ese día, aún estaría entre nosotros.

6. Para El Patrón lo más importante era su familia.

Como bien demostró a lo largo de su vida, la familia siempre fue para Pablo lo más importante, lo que le pegaba a su humanidad y a la vez lo que le servía de talón de aquiles. Sus dos hijos y su mujer le sobrevivieron, aunque tuvieron que cambiarse de nombre para evitar represalias de las miles de víctimas que sufrieron la muerte y la desolación por culpa de su negocio. No obstante muchos sabían que era precisamente gracias a ellos que no fue todavía más cruel si cabe. Algunos se aventuran a pensar que la guerra pudo ser más cruenta y larga si no hubiese tenido que estar al cargo de todos ellos.

7. Incluso él encontró el amor.

Gracias a su relación con la famosa esposa apodada “La Tata”, Victoria Eugenia Henao Vallejo, con quien tuvo a Juan Pablo Escobar y a Manuela Escobar. Si bien es cierto que luego se le atribuyeron varios romances, entre los que abundan relatos de encuentros a cambio de dinero con profesionales, nadie niega que el sentimiento y el respeto que sentía por su mujer, muy a su manera, impedía que nadie tratara de ofender a ninguno de los miembros de su familia. No obstante la propia Victoria Eugenia tuvo que ser la que sufriese las condiciones que la llevaron al completo ostracismo de su nación, no puediendo volver a su hogar y teniendo que pasar su vida siempre en el más absoluto anonimato.

8. Sus sicarios siempre al pie del cañón.

Desde que llegara al poder siempre supo rodearse de las personas más peligrosas y más inteligentes que el dinero pudiera comprar. Cada uno de los integrantes tenía una función específica que le permitía hacer girar la máquina que era su empresa, capaz de generar unos ingresos suficientes para enriquecer a todos los miembros del cartel, haciendole alcanzar unas riquezas inigualables. Por desgracia la muerte era un compañero al que tenían que aceptar muchos de ellos para poder escapar de sus miserables vidas. Hoy en día solo uno de los Ochoa sigue vivo o fuera de la cárcel.

Ochoa Hermanos #pabloescobar #freepopeye #medellin #mafia #elpatron #donpablo #colombia #narcos #netflix

Una publicación compartida de ElPatron (@elpatron3030) el

9. Nada como verlo en vivo y en directo.

El mito de Pablo, no obstante, dicen que supera con creces lo que en realidad fue el hombre. Debido al secretismo con el que siempre operó ninguna persona es capaz de descubrir lo que realmente pasó por la cabeza del delincuente, siendo común que se produjeran exageraciones y excesos en cuanto a los hechos que acompañaron sus acciones. Por desgracia es una verdad que muchas personas vieron su fin por culpa de la avaricia de Escobar, quien no dudaba en quitar una vida cuando alguien le traicionaba, robaba o molestaba lo más mínimo. Todo ello sin importar ni la cuantía ni los agravios en sí cometidos.

10. Todos bajo sus órdenes, El Patrón.

Fue precisamente ese miedo que todos sentían ante sus represalias y la capacidad que tenía para hacer de cada amenaza un hecho demostrado de crueldad y efectividad a partes iguales lo que motivó que sus trabajadores diesen gustosos su vida a cambio de las órdenes que constantemente recibían. Sabían que él velaba por sus intereses, por sus familias y por sus vidas siempre en la medida de lo posible. Si alguna persona se trataba de sobrepasar, siempre terminaba bajo tierra. Si alguien no le obedecía, también. Pocas opciones le quedaban.

11. Vivía sin remordimientos, como si no hubiera acabado con las vidas de tantas personas.

En el rostro de Escobar nunca se podía ver ni la más mínima muestra de debilidad o de arrepentimiento por todas y cada una de las atrocidades que había cometido a lo largo de su vida. El simple hecho de haberlo visto sonreír tras haber sido el culpable de la muerte directa de 5.500 personas es ya un acto de depravación en sí mismo. Nunca se echó atrás ni llegó a pedir perdón por lo que hizo. Él sabía a lo que jugaba, conocía las consecuencias y aceptó el precio que tuvo que pagar por ellas. Para muchos su muerte fue un pago injusto a los años que sometió a un país a la más extrema violencia.

12. Entretenerse con sus sicarios jugando al fútbol también era posible.

A pesar de haber estado recluido en la prisión de “La Catedral”, fue posiblemente durante estos años cuando gozó de mayor libertad de acción. Teniendo a los vigilantes a sueldo, disfrutando de todas las comodidades que quería y ampliando sus redes de suministro sin tener que desplazarse ni ponerse en riesgo lo más mínimo. Hizo de su estancia en la cárcel el momento de mayor libertad que recordaba y, mientras tanto, podía hasta jugar al fútbol con sus sicarios tan tranquilamente. Por desgracia para él, ese momento de oro acabó cuando se extralimitó en sus acciones.

13. El pequeño Pablo Escobar.

Como todos los criminales, el pasado de Pablo Escobar también encierra fotografías tiernas en las que aparece como un dulce niño. No obstante el pasado criminal del capo empezó pronto, ya que desde muy joven se dedicó a hacer dinero de donde podía, prestando cantidades de dinero y traficando con productos electrónicos y de poca monta. Solo fue al llegar al mundo de los estupefacientes que su vida dio un vuelco radical que le supuso su ansiado salto a la fama y a los excesos. No pudo llegar demasiado lejos en él tras comenzar su declive, aunque durante más de una década fue el patrón de Colombia.

14. Así trabajaba Pablo Escobar.

Por mucho que a algunas de sus víctimas les duela, para bien o para mal siempre supo ocupar su puesto como capo de la forma más efectiva, aunque por suerte este llegara a su fin. Durante su mandato, el cartel de Cali alcanzó su mayor fama, desapareciendo con su muerte. No pocos hicieron fortuna con sus redes de suministros, pero más aún alcanzaron la más miserable de las vidas por su culpa y, sobre todo, por sus productos. Al final de su vida, no obstante, solo pudo dar con sus restos en un tejado, solo y sin un miserable peso en el bolsillo. Tuvo el mundo a sus pies y lo perdió.

15. Ahora casi todo se sabe acerca del mayor narcotraficante del mundo.

Ya solo la ficción y la poca historia que de él se conoce es la que se ha encargado de dar las diferentes interpretaciones de uno de los villanos más odiados y queridos de la historia de la humanidad, siendo su vida para nada ejemplar pero muy añorada por aquellos que vieron cómo todo se hacía mucho más fácil si obedecías al “Zar”. Ya han pasado casi 25 años desde su desaparición pero aún el miedo inunda a aquellos que lo sufrieron al oír su nombre. Y eso que falleció con tan solo 44 años de edad. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter/ Pablo Escobar/ Instagram: El Patron

25
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las imágenes inéditas de Pablo Escobar
Síguenos