Increíble!

Publicado 2018-08-27
0 Comentario

Las razones de porqué a la reina Letizia no le conviene divorciarse de Felipe VI

Existen muchas pruebas en Internet que apuntan a que Letizia, la reina de España, está pasando por duros momentos de su vida, incluso hay quienes la odian por pasarse de la raya y pelearse con doña Isabel y con el resto de su familia. Todos sabemos que la reina está deseando que el verano se acabe para ver si la situación se acomoda aunque sea un poco, pero por lo que se ve, los reyes están a poco tiempo de separarse, ya que las malas acciones por parte de Letizia simplemente dejan mucho de qué hablar. A continuación, te mostramos lo que pasaría si Letizia decidiera divorciarse de don Felipe, el rey de España...

1. La boda real entre Felipe de Borbón y Letizia Ortiz se celebró en la catedral de Almudena de Madrid el 22 de mayo de 2004.

La boda de los actuales Reyes de España, el entonces príncipe heredero Felipe y Letizia Ortiz, fue una sorpresa para muchos, ya que la pareja real, que se había reunido en una cena celebrada por un amigo en común, llevaba saliendo secreto durante alrededor de un año antes de anunciar su compromiso. Letizia, que ya era conocida gracias a su trabajo como presentadora de noticias para el canal TVE, y el futuro rey, revelaron sus planes en una conferencia en noviembre de 2003 en el Palacio de la Zarzuela...

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kate Middleton se ha convertido gracias a sus buenas formas en una digna aspirante a continuar con la carrera de Lady Di, la eterna princesa del pueblo. ¿Está a la altura?

2. La lista de invitados a la boda real estuvo compuesta por casi 1,200 personas.

Seis meses después de anunciar su compromiso en televisión, el 22 de mayo de 2004, el príncipe se caso con su joven novia mediante una hermosa ceremonia nupcial celebrada en la Catedral de la Almudena de Madrid, convirtiendo a Letizia en una princesa, y luego, una década más tarde, cuando Felipe ascendiera al trono tras la abdicación de su padre, en Reina. Sin embargo, parece ser que Letizia no fue del todo aceptada por los familiares de su esposo, dando lugar, con el tiempo, a una serie de situaciones estresantes para la Corona...

3. La consideración que se le dio al evento fue de "boda de Estado". Desde hace 50 años no ocurría un evento así.

Una cantidad ingente de invitados reales asistieron a la boda, reuniendo un total de casi 1.200 personas. La Reina Máxima de los Países Bajos llevó un vestido color nude y un abrigo de durazno, acompañada de su esposo el rey Willem-Alexander. La princesa heredera Victoria también asistió al enlace, llevando un vestido naranja inspirado en Asia; durante la ceremonia, también estuvieron el príncipe Carlos de Inglaterra, el príncipe Alberto de Mónaco o la reina Rania de Jordania, entre muchos otros. No cabe duda de que fue un enlace por todo lo alto...

4. Para ese tiempo, los reyes supuestamente se amaban perdidamente, cosa que hoy en día no ocurre.

Para el momento del compromiso del -futuro- rey Felipe y la reina Letizia, ésta se convirtió en un elemento fundamental de apoyo con su nueva llegada a la Familia Real. Las fuentes que estuvieron presentes en ese momento explicaron que la reina Sofía había "adoptado" a la prometida de su hijo, guiándola por el mejor camino posible dado su desconocimiento en términos reales. Tal era la complicidad de la pareja, que Letizia tuvo varias palabras de gratitud con ella en la primera declaración pública que hizo desde la boda...

5. Aunque el rey Juan Carlos siempre sintió desprecio por Letizia, no pudo detener la boda de su hijo.

Sin embargo, ese discurso siempre será recordado por el momento en que Letizia silenció a su esposo para que pudiera terminar de decir las palabras que había preparado a los medios en el palacio de El Pardo. Aunque eso pasó hace 15 años, el padre del Rey, Juan Carlos, siempre ha mostrado un gran desdén por la reina Letizia, y desde primera hora, se dice que aconsejó a su hijo para que no se casara con ella debido a que, al parecer, acabaría dando problemas a la Corona. Bueno, las cosas han cambiado mucho, pero parece ser que Juan Carlos tenía razón...

6. Letizia cambió mucho con el nacimiento de sus hijas.

El nacimiento de las hijas de la reina Letizia, Leonor y Sofía, representó un antes y un después en la relación que tendría la suegra y la nuera; la llegada de las muchachas fortaleció enormemente a Letizia, ya que estaba más familiarizada con la forma en que funcionaba el palacio y que estaba lista para marcar "su territorio". Sin embargo, Sofía, que ha dicho varias veces que es madre y abuela antes que reina, recibió con mucha alegría la noticia de que su hija Felipe fue padre...

7. Don Felipe no hizo caso a las advertencias de su padre, y Letizia lo dejó en mal lugar en varias ocasiones

La reina Sofía estaba acostumbrada a visitar a las niñas de vez en cuando, hasta que quedó claro que, por parte de Letizia, no era bienvenida, algo que molestó mucho a Felipe. Al parecer, su presencia interrumpía enormemente la rutina de las jóvenes, y a pesar de que los monarcas viven a solo 1 km de distancia, Sofía se ha quejado varias veces del escaso contacto que ha matenido con sus nietas desde que nacieron. Si bien es cierto que el Rey siempre ha tratado de actuar como una fuerza unificadora, ha sido él quien ha llevado a sus hijas a casa de sus padres la mayoría de las veces....

8. Letizia desde hace tiempo ha estado teniendo serios complejos, no sólo con su esposo, sino con el resto de la familia real.

Aunque desde el exterior siempre ha parecido que Letizia mantiene una buena relación con sus suegros, desde dentro, la cosa es bien distinta (se dice que lo hacía para quedar bien debido al alto cargo de su marido una vez se convirtió en Rey). De este modo, las relaciones interpersonales de Letizia con el resto de miembros de la familia han dejado mucho que desear desde hace tiempo, y a pesar de los enormes esfuerzos que hace Felipe para unir a sus padres con su esposa, la situación no parece mejorar, habiendo dado lugar a situaciones incluso peores...

9. Por sus acciones negativas que siguen opacando la imagen de la familia real española, se puede intuir que a la reina le quedan pocos días dentro de la realeza.

El escándalo que formó la Familia Real Española cuando acudió a la Misa de Pascua en la Catedral de Mallorca el pasado mes de marzo, momento en que Letizia evitó que suegra se tomara una simple foto con sus nietas forcejeando y poniéndose en medio de las cámaras, fue una de las gotas que colmó el vaso. Tanto es así, que desde lo ocurrido, la prensa y otras fuentes cercanas a Palacio no han hecho más que afirmar que Letizia tiene los días contados como miembro real. El posible divorcio de la pareja ha sido una de las cosas más sonadas de los últimos meses...

10. Por lo que debe estar pensando en divorciarse del rey, pero por miedo no lo ha hecho.

Ese asunto, sumado al resto de escándalos propiciados por la conducta del rey Juan Carlos con respecto a su amante alemana, quien acudió con él a Botsuana a cazar elefante, acompañándolo en los momentos que rodearon a su accidente, han acrecentado las especulaciones con respecto a lo que sucedería si Felipe llegara a divorciarse de Letizia, o incluso a abdicar, por haber agotado su paciencia. Según periodistas cercanos, tras el incidente de Palma de Mallorca, el rey Juan Carlos le preguntó a su hijo: "Felipe, maldita sea, ¡divórciate ya! ¿Adónde va todo esto?"...

11. Lo que más le debe asustar a la reina es que probablemente más nunca vea a sus hijas. En tal escenario de divorcio, perdería la patria, potestad y custodia de Leonor y de Sofíá

De acuero a esos mismos medios, hubo asesores que se mitieron en medio del asunto y persuadiaron a la familia real de que Letizia y Felipe debían seguir juntos, al menos, hasta que su hija Leonor cumpliera los 18 años. Al parecer, esto se debió a la amenaza adicional de una posible abdicación, lo que llevaría a Leonor a convertirse en Reina a una edad muy temprana. Como consecuencia, podría producirse una crisis constitucional en caso de que ésta fuera menor de edad, en cuyo caso requeriría un regente...

12. Lo bueno es que no se preocuparía por dinero ya que la corona se encargaría de su bienestar los días que le queden de vida. A la hora en que la reina se separe de don Felipe, se le asignan dos propiedades y una generosa suma mensual de dinero.

Dicha regencia recaería en Letizia, que por lo tanto acabaría siendo Jefa de Estado, con todo el escándalo que ello implicaría, especialmente si llegara a divorciarse del Rey. De hecho, antes de casarse, tuvo que renunciar a la custodia de cualquier posible hijo en caso de separación, por lo que tal vez también se haya cancelado dicha regencia. En ese caso, el puesto pasaría a formar parte de Elena de Borbón, la hermana mayor de Felipe o, en última instancia, alguien designado por el Congreso. La posibilidad de que todo termine en una República parecía más real que nunca...

13. Después del divorcio, otro trago amargo que Letizia tendría es que perdería su título de reina y volvería a ser periodista. Aunque existe la posibilidad de que mantengan el vínculo matrimonial canónico, y quedaría como reina. ¡Está difícil que esto ocurra!

Sin embargo, los periodistas también revelaron otro escándalo: Letizia tiene miedo de que ella también haya grabado conversaciones telefónicas que pudieran dañar a la familia real. Si bien es cierto que nunca se le ha visto usando un teléfono móvil en público, sí que tiene uno. De hecho, llegaron a filtrarse los mensajes de WhatsApp que envió a su amigo de yoga, Javier López-Madrid, quien fue atrapado en miles de casos de corrupción. Y por si fuera poco, se dice que el Palacio de la Zarzuela puede haber detenido el divorcio porque tenerle miedo a Letizia...

4. La familia real ha hecho todo lo posible para cambiar la percepción pública que la gente tiene de Letizia, pero es que la reina no quiere trabajar para mejorar su reputación e imagen.

Actualmente se piensa que la reina Letizia es ingobernable, que ella hace lo suyo, lo que quiere, pero que, aunque sigue siendo la consorte del Rey, permanece dentro del seno de la familia real y sigue siendo controlable a medias. Básicamente, cuando los miembros de la familia se imagina a Letizia divorciada de Felipe y dejada a un lado, todos comienzan a temblar. ¿Por qué? Podría revelar los secretos más oscuros, lo bueno, lo feo y lo malo. Por lo tanto, no viene mal para ellos que el divorcio haya pasado a un segundo plano, al menos por el momento...

15. Sin duda alguna, Letizia ha sido autora de diferentes irrespetos hacia doña Sofía y otros miembros de la familia. ¿Qué te parece?

¿Qué pasará? Bueno es difícil saberlo, lo que sí sabemos de buena mano es que Letizia no va a dejarse ningunear por ningún miembro de la familia real, especialmente teniendo en cuenta la cantidad de trapos sucios que pueden salir por parte del rey Juan Carlos y otros más cercanos con respecto a temas de corrupción. Es posible que siguen mostrando su mejor cara ante los medios, o que llegue el momento en que Leonor sea mayor de edad y se haga efectivo el divorcio. Hasta el momento, lo único que podemos hacer es esperar. ¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Facebook/ Twitter

11
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El enfrentamiento entre el rey Juan Carlos y la reina Letizia
Síguenos