0 Comentario

Animales que NO son peligrosos a pesar de su mala fama

En el mundo animal siempre han existido criaturas que por su naturaleza de cazadores nos han suscitado un miedo total, alimentado especialmente por las leyendas, películas o noticias falsas a las que se les suele acompañar.

Por desgracia no siempre esta información es del todo cierta, dándose el caso de que criaturas que realmente nos ignoran se ganan una fama que no merecen, siendo normalmente cazados y exterminados para evitar el riesgo.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Cuando vemos a un tiburón en el agua siempre nos entra el pánico, pero en realidad tenemos más posibilidades de sobrevivir de lo que pensamos.

1. Pirañas, las devoradoras voraces

Las pirañas son animales muy voraces, que suelen viajar en bancos letales y que tienen dientes capaces de atravesar el propio acero. Una vez una ataca, da un pequeño bocado arrancando un trozo de carne y se retira rápidamente para que otro miembro del grupo realice su propio intento, combinando una letal danza que puede dar cuenta de un animal pesado en pocos minutos.

Su violencia se vio exagerada en la película de 1978 que creó una histeria colectiva. La realidad es bien distinta, pues estos "asesinos letales" no son ni tan organizados ni tan agresivos.

2. Pirañas en la realidad

Si bien es cierto que su voracidad es tal y como la describimos, en la realidad no se comportan de una forma tan ordenada. Los ataques que se pueden producir contra humanos solo suceden cuando no hay otro alimento disponible, cuando las molestamos o cuando la persona está ya en condiciones de salud extremas o incluso ya fallecida.

Tanto es así que se trata de un pez muy utilizado como comida por las tribus indígenas del amazonas. Eso sí, algunas de las de panza roja pueden llegar a dar alguna "mordidita" a un humano de manera accidental.

3. Tiburones, los asesinos del mar

Los tiburones son criaturas que a lo largo de los milenios no han necesitado ninguna evolución para seguir estando en lo más alto de la cadena trófica. Son bestias asesinas con sentidos capaces de orientarse hasta en la más extrema oscuridad.

#theshark #themeg #megalodon #megalodonteeth #tiburon #squalo #ocean #sea

Una publicación compartida de massimiliano (@maximilian20101) el

Su mayor ejemplar letal, el tiburón blanco, es capaz de alcanzar los 10 metros de largo en casos excepcionales, aunque es el tiburón toro y el tigre son los que más ataques generan contra el ser humano.

4. Los tiburones en la realidad

Los tiburones son cazadores letales, capaces de terminar con la vida de una persona en solo unos segundos. Pero eso no significa que les interese lo más mínimo, ya que literalmente no les compensamos energéticamente. Sus presas suelen tener un índice de grasa muy superior.

Esto significa que solo nos “prueban” para descubrir que apenas somos huesos con poca carne con respecto a otras presas. No obstante, si los provocamos seguro que no dudarán en defenderse.

5. Las orcas asesinas

Las orcas son animales emparentados con los delfines que son populares por utilizar su gran tamaño para acabar con otras criaturas de formas que solo podríamos catalogar de brutales.

Su violencia es tal que sirvió de base para una película también muy famosa "Orca, la ballena asesina". De hecho es una de las pocas criaturas que matan por el mero placer de hacerlo, un reducido grupo en el que nos encontramos también los humanos.

6. Las orcas en la realidad

No sabemos si realmente es por el mismo motivo que los tiburones, pero las orcas no suelen atacar a los humanos, hasta el punto de que solo se tienen registros de un ataque no provocado fuera de situaciones de reclusión.

A pesar de su gran tamaño, suelen ignorarnos en la mayoría de los casos, llegando al punto de que solo se acercan a nosotros cuando podemos ofrecerles comida. Puede que tenga que ver con algún tipo de costumbre heredada, pero no nos van a atacar sin más.

7. Lobos, la muerte blanca

Los lobos han sido protagonistas de más de una leyenda y tradición referente a su ataque en jaurías, que suele terminar en letal cuando la caza comienza. Son capaces de seguirnos y acecharnos durante varios días antes de lanzarse a nuestra persecución.

Su capacidad de sociabilidad les permite organizar combinaciones y estrategias capaces de derribar a criaturas mucho más grandes que ellos, pudiendo ser los seres humanos unas presas bastante sencillas.

8. Los lobos en la realidad

Pocos, muy pocos son los ataques registrados por estos cánidos que dieron lugar a los perros que hoy son nuestras mascotas. De hecho suelen rehuir ante nuestra presencia si no nos adentramos en sus territorios.

El problema es que la caza furtiva por el miedo ante sus ataques y la destrucción de sus hábitats ha provocado que se encuentren cada vez más acorralados y con menos efectivos. Cambiando la frase de Plauto, “El hombre es el lobo del lobo”.

9. Jaguar, el mayor felino de América

El jaguar es un animal con una capacidad de acecho legendaria, capaz de esconderse en cualquier lugar, desde un árbol hasta unos matorrales, para acabar con la vida de su presa en cuestión de segundos.

Por suerte no somos plato de su agrado, por lo que siempre suelen evitar enfrentamientos con nosotros salvo que se vean agredidos o intimidados. Solo debemos recordar que aunque no nos vayan a atacar de forma normal, no podemos olvidar que todos ellos son capaces de liquidarnos en un abrir y cerrar de ojos si los provocamos.
Fuente: Instagram

4
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Animales que demostraron su talento como modelos profesionales
Síguenos