Increíble!Controversial

Publicado 2018-09-04
0 Comentario

Personas que experimentaron la muerte clínica volvieron para contarnos lo que vieron

Desde que el ser humano tomó conciencia de cuanto le rodeaba siempre se hizo las mismas preguntas: ¿De dónde venimos y a dónde vamos? Como si se tratara de un misterio que exigiera una respuesta antes de que llegáramos a ese punto, los seres humanos han tratado de crear todo tipo de fantasías, teorías o hasta han tratado de demostrar que su postura es la correcta ante el momento en el que nuestro corazón deje de latir para siempre y nuestro cerebro se apague. Por suerte algunas personas han logrado salir de este trance con la información que nos permitían descubrir lo que sucede en nuestro cerebro una vez dejamos de “existir”.

Condiciones

Aunque para muchas personas pueda quedar perfectamente claro lo que significa “estar muerto”, hay que definir que para ello es necesario que el corazón deje de latir y que nuestro cerebro no funcione. Si ambas condiciones se diesen, una persona estaría oficialmente fallecida, sin que esto suponga que no pueda “regresar” al mundo de los vivos.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

1. “Perdí mi noción de cuerpo y vi todo desde arriba”

Un joven de 17 años, de iniciales A.R.A., sufrió un accidente con su motocicleta en el cuál estuvo durante un largo tiempo sin actividad de ningún tipo. Durante ese periodo dijo estar suspendido observando todo lo que ocurría a su alrededor. Tiempo después se enteró de que sucedió tal cual él mismo había descrito, una vez fue traído de vuelta por los médicos.

Aunque su entonces novia dijo que él no pareció prestar ningún signo de actividad, lo cierto es que algunos órganos siguen funcionando aun después de la muerte “literal”. El último de ellos, siempre de manera hipotética, sería el oído, basándonos en lo cuál el cerebro podría recibir información aún después de entrar en un estado de no regresión. Es posible que nuestro cuerpo perciba mediante los órganos sensoriales una idea relativamente pobre que luego completa con nuestros recuerdos.

2. “Los paramédicos dijeron que mi corazón se detuvo. No vi nada, solo como dormir pero sin soñar”

Tras una situación incontrolada una persona sufrió las consecuencias de unos estupefacientes que le pusieron al borde de la muerte. En su caso no hubo ni luces, ni túneles ni un batallón de ángeles para recogerlo. Simplemente se desvaneció y despertó varios días después en una sala de un hospital. No tiene siquiera recuerdos de haber soñado con nada durante estos momentos.

Si bien es cierto que en algunas ocasiones el cerebro trata de eliminar los sueños a los pocos segundos después de habernos despertado, puede que a esta persona simplemente se le hubiesen suprimido sin dejar recuerdo alguno de su paso por el “mundo de los muertos”. Por culpa de la naturaleza de su estado nunca se podría afirmar que su experiencia hubiera sido tomada en serio en caso de haber recordado algo.

3. “Un fallo de diagnosis me llevó al borde de la muerte y lo vi todo”

Cuando esta persona, de iniciales E.C. entró en urgencias se le diagnosticó una enfermedad errónea que le llevó al borde de la muerte. En concreto su corazón se detuvo, mientras que todo el equipo de emergencias sanitarias comenzó a trabajar para traerlo de vuelta. Él pudo ver lo que le rodeaba como si fuese un espectador en tercera persona, incluído su propio cuerpo tumbado.

Una publicación compartida de @heeres_jenny el

En este caso es común aclarar que nosotros tenemos la capacidad de imaginarnos tal y como somos, mediante una imagen residual, y podemos completar con nuestro rostro las innumerables veces que hemos visto operaciones en películas, fotografías de famosos o hasta en nuestras propias operaciones previas. La imaginación puede jugarnos malas pasadas.

4. “Me desplomé y comencé a sentir que me caía hacia el vacío.”

La situación que vivió esta joven en medio de un episodio de estrés fue bastante diferente. La mujer se desmayó y comenzó a sentir como caía hacia un vacío sin que nada pudiese ayudarle. Por suerte de pronto alcanzó el suelo cuando despertó habiendo sido reanimada. Técnicamente estuvo muerta, aunque siguió oyendo los gritos de sus compañeros que trataban de traerla de vuelta.

Como ya hemos dicho con anterioridad, el oído es uno de los últimos órganos que dejan de transmitir información a nuestro cerebro sobre lo que nos rodea. No obstante, nuestro cerebro literalmente no necesita ningún estímulo externo para continuar creando una realidad alternativa y además no necesita grandes cantidades de energía para hacerlo.

5. “Vi el famoso túnel en el que me esperaban mis seres queridos”

Otro de los más famosos relatos de personas que vuelven del conocido como “más allá” es el momento en el que se encuentra con una especie de túnel en el que esperan los seres queridos y fallecidos para darnos una bienvenida al más allá. Esto fue lo que vio una persona que sufrió un fuerte impacto en un accidente de carro, tal y como lo describió justo después de despertar de sus graves lesiones.

Por desgracia la idea comúnmente aceptada del túnel suele ser explicada por la ciencia como una especie de sugestión. Deseamos desde lo más profundo de nuestro corazón que eso suceda de esta forma y llegamos a soñar con que así será. Finalmente nuestro cerebro es capaz de “soñar” con esa situación que tanto esperamos. ¿Pero es real?

6. “Justo al morir estuve delante de una luz muy fuerte que se extendía por todo el espacio”

El siguiente caso afectó a una persona que, tras entrar en una parada cardiorrespiratoria, comenzó a visualizar una especie de luz que se extendía por toda la amplitud que podía ver. Se trataba como una especie de pantalla luminosa que no le producía ceguera. No sabe si era un motivo de alegría o tristeza, pues se contentó con estar presenciándola hasta que volvió a la vida de nuevo.

Este ejemplo puede que sea uno de los más complejos de rebatir, ya que no presenta imágenes extrañas, sino un efecto que dista mucho del normal ante ausencia de la señal de luz. Contradictoriamente, aunque fuese el más extraño bien podría ser el más realístico de lo que nos esperaría en los momentos en los que abandonamos nuestra conciencia.

7. “Ví a mi mejor amigo y pude despedirme de él y hacer las paces”

El siguiente caso fue el de una joven, de iniciales RGB, que vivió una experiencia en la que entró en parada. Fue en ese momento que ella comenzó a ver cómo su mejor amigo, con el que se habría peleado poco tiempo antes, aparecía ante ella para poder despedirse haciendo las paces. Como si fuese una forma alegre de marcharse al otro mundo, La propia mujer se sintó muy segura de querer continuar su travesía, cuando de pronto volvió a la vida.

La presencia y la solución de problemas suelen ayudar a relajarse a nuestro cerebro, afrontando mucho mejor el duro trance hasta la muerte. Por desgracia, aunque muchas personas no duden en dar ese perdón que les permitió salir de una situación tan dura, los problemas que se solucionan en este momento no lo hacen “en vida”. Eso sí, nos ayudan a resolver las situaciones más conflictivas.

8. “Fue como si cerrara los ojos un instante y ya habían pasado dos semanas”

Tras una fuerte presión en el pecho durante un accidente, el siguiente protagonista cerró los ojos con suavidad unos segundos para darse cuenta que se encontraba en un hospital. Parecía mentira que todo pudiera haber sucedido de una forma tan rápida, pero al parecer en su exterior habían transcurrido dos semanas en las que se había encontrado en coma.

Las experiencias cercanas a la muerte también pueden traer experiencias en las que todo lo que sucede desde que entran hasta que salen se quedan completamente en blanco. Por desgracia no significa que sea lo único que viven. No se ha demostrado que durante este periodo no se tengan fases de sueño profundo o de que tengan experiencias extrasensoriales. Por desgracia tampoco se han encontrado evidencias de que sí lo hagan.

En general dependiendo de cada tipo de educación que hayamos vivido, las personas suelen tener una concepción de la muerte muy similar y las experiencias cercanas a este estado suelen estar pobladas de elementos muy similares. Esto solo refuerza la idea de que realmente es la educación lo que está detrás de este tipo de acciones, muy por encima de las propias situaciones o de lo que realmente haya detrás.

No significa que sea la verdad absoluta, pues la inmensa mayoría de las personas que han logrado volver traen con ellos una versión que generalmente no es la única. Eres libre de seguir manteniendo tu pensamiento y creencia o tratar de encontrar una versión diferente. Nosotros solo te exponemos las vivencias de estas personas que ya volvieron para contarnos.

4
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Personas que han vivido una experiencia cercana a la muerte revelan cómo de verdad es morirse.
Síguenos