Increíble!

Publicado 2018-09-05
0 Comentario

Jaime Garza, el galán de telenovelas y su trágica historia que pocos conocían

Existen actores reconocidos con una amplia trayectoria profesional que a pesar de haber sido muy populares y estar llenos de energía, en la actualidad mantienen un estado de ánimo casi deprimente que a muchos nos consterna. Ejemplo de esto es el popular Jaime Garza, cuyos éxitos florecieron durante los años 80 y 90, convirtiéndose en uno de los artistas más cotizados de la nación mexicana. Hoy en día, la realidad del actor es bastante diferente ya que ha sido víctima de algunos reveses de la vida, por lo que ha perdido un poco la esencia de la vida. A continuación, te presentamos algunos detalles de Garza durante su vida…

1. Desde un principio, Garza se supo ganar el corazón del público y era uno de los actores más queridos de todo México.

Desde que debutara muy joven, a los 19 años, en la telenovela Mi rival, su vida se vio íntimamente ligada a la televisión. Inmerso en diferentes producciones de mucho renombre, su proyección en México rozó el éxito en varias ocasiones, llegando a convertirse en una de las caras más conocidas de la pequeña pantalla y permitiéndole de hecho alcanzar la gran pantalla con algunas producciones de bastante interés. Poco a poco el público lo fue admirando por su trabajo, algo que le reportó una larga lista de reconocimientos. No obstante, la vida no iba a ser para nada un regalo para este actor de Monterrey.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Ariana Grande ha pasado a la fama por culpa de un acoso por parte de un pastor, pero no es ni de lejos la peor situación que ha vivido

2. Sus éxitos televisivos no solo eran vistos en su país, sino que se exportaban a muchas naciones del continente americano.

Aunque muchos podrían llegar a dudar sobre la proyección de su carrera, el éxito como actor le granjeó posibilidades de participar en telenovelas que terminaron siendo exportadas al resto del planeta, convirtiendo su fama a nivel internacional. No le iban faltando nuevas apuestas que lo convertían en uno de los actores de mayor renombre y trabajo acumulado, llegando incluso a combinar varias empresas al mismo tiempo. No obstante, aunque tenía toda la suerte del mundo en cuanto a lo laboral, no podía decir lo mismo en el resto de parcelas de su vida, ya que la tragedia no dejó de salpicarle constantemente.

3. Durante sus tiempos de oro, Jaime vivió momentos de terror al ser víctima de un accidente de moto.

La muerte ha estado íntimamente ligada a este actor desde tiempos muy jóvenes. Uno de los capítulos más conocidos fue el momento en el que su entonces novia, Viridiana Alatriste, famosa hija de Silvia Pinal, fallecía en un accidente también automovilístico a la corta edad de 19 años. Él con 9 años más, se sumió en una profunda depresión, aunque logró encontrar un buen refugio en su propia profesión, que siguió manteniendo. No obstante este episodio fue algo muy importante para ella, pues nunca se imaginó que una sorpresa de este tipo pudiera explotarle de esta forma.

4. A partir de ese momento, su vida dio un giro y el actor no volvió a ser el mismo.

Con el accidente de motocicleta que protagonizó, no obstante, la cercanía con la muerte ya en primera persona sí que le supuso un antes y un después más importante, pues le mostraba lo cerca que podría haber estado de desaparecer. Esto supuso para él un cambio significativo en torno a su propio punto de vista y de cómo tendría que afrontar los retos que se le presentaban. Aunque nunca pensó en retirarse de la carrera como actor, siempre le quedó un miedo latente sobre lo pronto que puede desaparecer tu vida por un simple descuido.

5. Debido al deterioro de su salud física y mental, Jaime estuvo postrado en una cama por muchos meses.

Durante ese tiempo, en el que la recuperación fue más lenta de lo que todos esperaban, su propia salud mental se fue deteriorando paulatinamente, dejándole tiempo para reflexionar y añorar a la figura de su novia fallecida. Sin duda esperaba con mucho cariño la esperanza de poder refugiarse pronto de nuevo en un proyecto que le devolviera las ganas de seguir batallando y de seguir luchando por lograr depender de nuevo de su mejor afición: la actuación. Finalmente todo fue una pausa que sirvió para querer más lo que siempre ansiaba.

6. Como resultado del incidente con su moto, al actor le colocaron un fierro desde la cadera hasta la rodilla.

Por la localización de la fractura y la complicación derivada, debieron de colocarle un hierro que le atravesaba todo el muslo desde la cadera hasta la rodilla, algo que le supuso un complejo bastante grande. Ese enorme cilindro le recordaría de por vida que una vez estuvo a punto de quedarse en el sitio por culpa de un simple desplazamiento. No obstante, la recuperación finalizó y él pudo volver a su carrera actoral, como esperaba todo el mundo. No obstante no sería el mismo, pues el paso del tiempo le habría dejado con algunas de sus habilidades algo mermadas. Tenía ganas de continuar pero había algo que no le dejaba el mismo sabor a sus fans.

7. A partir de este momento, Garza empezó a tener problemas con la circulación de su pierna.

Aunque pudo continuar con su vida normal, algo pareció ir fallando en su pierna, teniendo problemas circulatorios que se iban agravando poco a poco hasta que se le complicó demasiado. Está claro que nunca nos imaginamos lo que significaría tu vida sin una pierna, pues seguramente él mismo ni siquiera se lo hubiese planteado, pero tras el accidente todo comenzó a ir en declive y parece que su pierna lo fue notando. Hasta tal punto se llegó que los médicos tuvieron que tomar una decisión que marcaría el resto de su vida de forma radical.

8. Durante una visita médica, el médico tratante le dijo que la única opción era proceder a amputarle el miembro inferior.

La tan temida noticia se hizo realidad cuando se le advirtió que debía perder la pierna so pena de que la enfermedad se agravara y no hubiera marcha atrás. El mazazo personal fue muy duro para él mismo, quien no podía creer la situación a la que se había enfrentado. A pesar de contar con el apoyo de su familia, una situación tan delicada implicaba que tendría que resolver un conflicto moral por continuar con su vida. Por desgracia no había otra solución, no hacer nada implicaba que su vida se iba a terminar complicando cada vez más.

9. Esto porque la pierna se fue descomponiendo poco a poco por la afección circulatoria.

La muerte de la pierna había comenzado ya, debido a una falta de riego sanguíneo, lo que había provocado una infección que se estaba extendiendo y que amenazaba con afectar a otros órganos y partes del cuerpo. A pesar del dilema moral, tomó la única decisión que le quedaba. Fue a partir de entonces que su vida comenzó un declive del que difícilmente se recuperaría, pues su estado de salud se deterioró y le siguió muy de cerca una bajada moral contundente. Esto motivaba que pocas personas le quisieran dar trabajo, pues su rendimiento se notaría en la pantalla. La estrella se apagaba poco a poco.

10. El actor relató en una entrevista: "De repente verse sin una pierna, son cosas que uno nunca imagina, pero a cualquiera le puede pasar eso".

Sin duda todos estamos expuestos a perder una extremidad de nuestro cuerpo que nos haga sentir menos válidos, ya sea una pierna o un brazo, sintiéndonos incompletos y expuestos en algunas situaciones a los comentarios hirientes de las personas que nos rodean. El problema es que nunca tomamos conciencia de ello hasta que ya es demasiado tarde. El pobre de Jaime Garza simplemente no pudo hacer nada para evitar este otro problema que se le venía encima. Simplemente aludió a su estoicismo para poder aceptar su nuevo destino.

11. Además agregó que: "Estamos vivos y estamos expuestos a cualquier cosa pero no hay que dejarse caer, hay que luchar contra todo lo oscuro".

Aunque él mismo se encontraba en una situación muy oscura, nunca pudo llegar a levantar la cabeza, pues su vida siempre había estado anclada al pasado, a las vivencias que había tenido y a las personas que había perdido. No obstante gracias a su trabajo siempre lograba volver al presente. Era por ello que necesitaba volver como fuese al mundo de la actuación que tan importante había sido siempre para él. Por fortuna la suerte le tenía reservado una grata sorpresa, que ni él mismo se hubiera imaginado. Alguien por fín le iba a dar una buena noticia después de su calvario.

12. Meses más tarde, cuando Jaime se recuperó de la intervención quirúrgica, sus ansias de actuar todavía las tenía presentes.

Una vez dejó atrás su pierna y tras someterse a una rehabilitación adecuada, logró rehacer su vida sin su pierna, buscando de manera desesperada poder volver a la pequeña pantalla a representar cualquier papel que se le ofreciera. Estaba ansiando el momento en el que el mundo de la actuación le diera una nueva oportunidad de brillar y olvidarse de las tragedias y penurias. Por fin, después de toda la batalla, un alma caritativa se apiadó de su nueva condición y se le ofreció un camino nuevo que le devolvió la alegría.

13. Televisa decidió ayudarlo y lo invitó a la teleserie "El bienamado".

Después de muchos años desconectado de la actuación, 7 en concreto, Televisa decidió volver a apostar por el galán de la televisión con la telenovela El Bienamado, en el que interpretaría el papel de Apolo Tinoco. Aunque no era un protagónico, sí que le permitiría entretenerse y volver a tener ganas de vivir, que era sin duda lo que le hacía más falta. Ya no solo por el dinero, sino por recuperar la pasión que le había servido a lo largo de su vida para reponerse de los duros golpes que le iban propinando el destino y los trágicos sucesos. No lo iba a desaprovechar.

14. Poco a poco, Jaime Garza comenzó a ganar de nuevo su confianza y ha mejorar su estado de ánimo.

El siempre querido Jaime volvió a retomar su querido espíritu de vida al volver al mundillo de la actuación, devolviéndole sus ganas de continuar y de sonreir. Como si fuese un niño, disfrutó de cada toma, de cada situación hasta que finalmente se volvió a convertir en lo que nunca debió dejar de lado: ser un actor de primera fila y un escritor de gran talento que deslumbra a todos con su posición firme y su voz de oro. No obstante no había sido el único mazazo que había sufrido, pues anteriormente también pasó por un grave problema.

15. En el año 2010, el actor sufrió un derrame cerebral por lo que también tuvo que guardar reposo.

Muchos serían los que tras este duro paso por la vida hubieran tirado la toalla y se hubiesen rendido para no continuar. Algunos incluso hubieran pensado refugiarse en sus dolores y penurias para dar la excusa perfecta para decir que nada podrían hacer con su nueva condición. Por suerte para sus fans, Jaime nunca ha sido de las personas que tiral la toalla, que se dan por vencidos, sino que, como bien ha demostrado, se remangan y buscan la solución más rápida y efectiva a cualquier dilema. Hoy podemos verlo inmerso en su proyecto actoral con el ánimo que nadie sería capaz de lucir. Y esperemos que sea por muchos años más.
Fuente: Facebook/ Twitter

7
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

¿Sofía Carson ABANDONARÁ el mundo del espectáculo?
Síguenos