0 Comentario

El hombre que pasó 18 años en prisión por un error de la justicia fue liberado y recibirá una jugosa fortuna

El sistema jurídico de muchos países es bastante carente en varios sentidos. En algunas naciones cada año se registran delitos que permanecen impunes debido a estas carencias y a las irregularidades propias de los actos de corrupción, la ineptitud y la incapacidad de los funcionarios, los abogados y demás involucrados en los procesos de investigación correspondientes. Aunque podría creerse que esto únicamente ocurre en países en vías de desarrollo, no es así, pues recientemente en Europa, específicamente en Polonia, ha hecho mucho ruido la liberación de un hombre que pasó 18 años de su vida en prisión por un delito que no cometió. A continuación te desglosamos los detalles.

Tomasz Komenda (42) fue sentenciado a prisión presuntamente por haber abusado y asesinado a una adolescente en el año 2000.

Tomasz Komenda (42) fue sentenciado a prisión presuntamente por haber abusado y asesinado a una adolescente en el año 2000.

Toda la historia empezó durante la Nochevieja del año 1995/1996 en un pequeño pueblo en el suroeste de Polonia. Fue cuando por la mañana, el 1 de enero de 1996 fue encontrado el cuerpo de una adolescente. La joven estaba desnuda, aunque las temperaturas alcanzaron 20 grados bajo cero. La chica, junto con sus amigos celebraba el Año Nuevo en uno de los bares. No obstante, alguien aprovechó de su inocencia, abusó de ella y la abandonó sin haberle dado ningún tipo de ayuda.

Tomasz Komenda (42) fue sentenciado a prisión presuntamente por haber abusado y asesinado a una adolescente en el año 2000. 1

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Las cárceles de mujeres de Dubai son tan desconocidas como positivas. Casi nos da ganas de acabar encerradas en ellas.

No obstante, el pasado mes de mayo finalmente fue liberado.

Inmediatamente empezaron las investigaciones y la búsqueda de los bandidas que de la manera tan horrible mataron a una adolescente inocente que tenía toda la vida por vivir. La policía publicó en los periódicos el retrato que podría presentar al posible violador. Una de las vecinas de Tomasz Komenda, al ver la imagen, estaba segura que el hombre de la foto era Tomasz. Inmediatamente llamó a la policía diciendo que seguramente es su vecino quien abusó de la chica.

Sin embargo, la liberación de Komenda no se debió a que hubiera cumplido con su condena.

A partir de aquel entonces empezó la peor de las pesadillas. Tomasz fue detenido bajo la sospecha de un homicidio. Las investigaciones y entrevistas no paraban y se prolongaban cada vez más. Tomasz tenía esperanza de que pronto iba a salir, ya que no era culpable. Durante la trágica noche de 1995/1996 estaba en la ciudad de Breslavia, alejada a casi 40 kilómetros del pueblo donde ocurrió la tragedia. Muchos de sus amigos podían confirmarlo, pero para la policía eso no tenía ninguna importancia.

Fue el esclarecimiento del delito lo que le otorgó la libertad 18 años después de haber ingresado en prisión.

Al comparar las pruebas de DNA, resultó que el material genético encontrado en el cuerpo de la fallecida fue idéntico con el de Tomasz Komenda. Lo mismo pasó con las huellas de los dientes ya que la adolescente tenía varias mordidas en su cuerpo. os funcionarios no dudaron de que Tomasz fue el culpable de esa horrible tragedia.

Esto se debe a que, después de ese largo periodo, finalmente la Suprema Corte de Justicia de Polonia determinó su inocencia.

No obstante, todas las pruebas fueron hechas hace muchos años cuando la tecnología todavía no estaba tan avanzada. Hay que recordar que los resultados no siempre podían ser exactos, pero desgraciadamente los jueces ignoraron esas opiniones y elementos que no cuadraban con toda la historia. Fue más fácil condenar a ese hombre a más de 20 años de prisión y acabar con el caso. De este modo, Tomasz Komenda quedó encerrado por 18 años, el mejor tiempo de su vida.

Esto gracias a los resultados de los avanzados análisis forenses realizados en la víctima.

Aunque sus padres querían luchar por la justicia, no podían hacer nada. Nadie quería escucharlos, el caso fue cerrado y todos tenían que aceptar la sentencia. No obstante, fue Tomasz el que tuvo que pasar por una verdadera pesadilla dentro de la prisión. Los mejores años de su vida se convirtieron en los peores recuerdos que probablemente se queden en su mente hasta el final de sus días.

Desde luego, cuando se dio a conocer la noticia el caso se viralizó alrededor del planeta.

Sin embargo, después de tantos años algunos funcionarios lograron que otra vez se analizara el caso de Tomasz komenda para comprobar que verdaderamente era culpable ya que las evidencias que fueron presentadas hace casi 20 años, ya no son suficientes. La investigación empezó de nuevo y a luz salieron muchas incoherencias. En marzo de 2018, Tomasz Komenda fue liberado y por fin pudo salir de la cárcel.

La historia de Komenda es un claro ejemplo de las carencias e irregularidades del sistema de justicia polaco y de otros muchos países.

Al escuchar la sentencia que lo declaraba inocente, Tomasz no pudo contener las lágrimas. No sabía qué hacer ahora con su vida y cómo reiniciar todo lo que ha perdido hace tantos años. El mundo que dejó hace dos décadas es muy diferente a lo que puede ver ahora. Necesita tiempo para asimilar todos los cambios y sobre todo para acostumbrarse de nuevo al ritmo de la vida. Muchas de las cosas le dan miedo y su estado mental tiene que ser controlado por un psicólogo.

Sin embargo, para Zbigniew Ziobro, del Ministro de Justicia polaco, es una muestra de que estos errores se pueden corregir.

El caso de Tomasz Komenda es un claro ejemplo de que la justicia no puede basarse en tan solo unas evidencias que ni siquiera son claras. Ahora Tomasz tiene que de nuevo aprender a vivir y conocer el mundo que hace tantos años no podía ver de cerca. Salir de los muros de la cárcel fue un gran alivio, pero al mismo tiempo fue un enorme choque. Muchas cosas han cambiado durante esos largos 18 años.

Asimismo, Ziobro reconoce que este grave error será imposible de reparar.

Hoy en día, Komenda quiere luchar por la justicia e indemnización económica por todos los años perdidos. Después de haber salido de la cárcel, Tomasz reveló que durante todos esos años fue amenazado por otros prisioneros. Muchas veces fue golpeado, pero los policías no hacían nada para defenderlo. El daño psicológico que sufrió ese hombre no puede tener ningún tipo de compensación.

"Nadie puede devolverle los años perdidos. Aún así, esta liberación restaura el sentido de dignidad de un hombre inocente que fue sentenciado de manera errónea", dijo.

Ahora empezó la verdadera batalla por intentar a recompensarle esos años y por buscar la verdad que por tantos años quedó escondida entre mentiras e investigaciones incorrectas. Aunque Tomasz ya no podrá recuperar el pasado, todavía puede hacer mucho para no perder ni un día de los que le quedan en la libertad. Lo que más necesita ahora es el apoyo de su familia y el amor que por tantos años no podía sentir. Komenda se encontró con el Papa Francisco y confesó que la fe en Dios le ayudó en los momentos más difíciles.

Y es que, ¿cómo le devuelves todas las experiencias y acontecimientos no vividos durante tanto tiempo a una persona?

Tomasz no quiere llenarse de malos sentimientos pero es difícil no pensar en todo lo que le había pasado de la manera tan injusta, solo porque fue la solución más fácil. El primer día que Tomasz salió de la cárcel dijo abiertamente que ahora ya no quería llorar, que es el hombre más feliz del mundo. Su familia y sus conocidos le dieron una bienvenida y todas se echaron a llorar al ver a su amigo después de tantos años.

Eso es sencillamente imposible. Sin embargo, la Suprema Corte de Polonia encontró un modo alternativo de reparar el daño.

El primer Ministro de Polonia, mateusz morawiecki decidió ayudarle económicamente mientras no haya decisión sobre la indemnización debida. Tomasz va a obtener cada mes una cierta cantidad de dinero que le ayude a vivir y disfrutar la vida tranquilamente. Es muy importante que ahora siga con la terapia y simplemente pueda aprovechar todo lo que el mundo de hoy le ofrece. Tomasz todavía no sabe qué quiere hacer con su vida y no tiene planes para el futuro.

Esta medida consiste en el pago de 10 millones de złotys (moneda polaca), casi 3 millones de dólares, como indemnización.

Por ahora fue a Italia para visitar la tumba de Juan Pablo II. Tuvo oportunidad de encontrarse con el Papa Francisco y no pudo esconder lo conmovido que estaba. Ahora aprovecha cada cosa más pequeña y ve la vida por todas partes. Por fin puede disfrutar de su familia, de sus padres, pero no oculta que le encantaría tener una esposa y formar su propia familia. Es uno de sus sueños más grandes.

Al momento de conocer el veredicto de su inocencia y liberación, Komenda no pudo contener las lágrimas de emoción y de 18 años de su vida perdidos.

Ahora, Tomasz Komenda es completamente libre y ya no hay posibilidad de que esté encerrado de nuevo. En ninguno de los procesos pudo contener las lágrimas. L libertad es algo que por tantos años anhelaba y ahora su sueños se ha cumplido. Tomasz agradeció a todas las personas que estaban con él durante ese tiempo y que nunca dudaron en su inocencia. Por ahora está acumulando las fuerzas para prepararse para la siguiente batalla, esta vez por la indemnización digna.
Fuente: Pixabay / Facebook / YouTube

1235
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Cada signo del zodiaco tiene un espíritu animal asociado
Síguenos