Increíble!

Publicado 2018-09-19
0 Comentario

¿A dónde va todo el peso que perdemos cuando adelgazamos?

El mundo de hoy en día está obsesionado con la dieta y la pérdida de peso, cuando lo analizamos en profundidad, muy pocas personas saben cómo y por qué desaparecen de la balanza esos kilogramos de peso cuando bajamos una talla. Pero no es extraño: los 150 médicos, dietistas y entrenadores personales que fueron encuestados al respecto en un estudio tampoco lo sabían. El problema con dicha teoría es que hay una violación en la ley de conservación de la materia, algo que todas las reacciones químicas obedecen. Sigan con nosotros para saber más…

Algunos respondieron que la grasa se convierte en músculo, lo cual es imposible, y otros asumieron que la eliminamos a través de las deposiciones. Por increíble que parezca, solo 3 encuestados respondieron correctamente; un 98% de los profesionales de la salud no supieron explicar cómo funciona la pérdida de peso...

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

Resulta que la respuesta correcta es que la grasa se convierte en dióxido de carbono y agua. Exhalamos el CO2 y el agua se mezcla en nuestra circulación hasta que se pierden mediante la orina o el sudor...

Si pierdes 10 kg de grasa, concretamente 8.4 kg salen por los pulmones y los 1.6 restantes se convierten en agua; en otras palabras, casi todo el peso que perdemos se exhala...

Esto puede sorprender a casi todos, pero en realidad, casi todo lo que comemos vuelve a salir a través de los pulmones. Cada carbohidrato que digieres y casi todas las grasas se convierten en CO2 y agua, y lo mismo ocurre con el alcohol...

La proteína comparte el mismo destino, a excepción de la pequeña parte que se convierte en urea y otros sólidos, excretados en forma de orina...

Lo único de los alimentos que llega al colon sin digerirse e intacto es la fibra dietética (como el maíz). Todo lo demás se absorbe en el torrente sanguíneo y los órganos y, tras eso, no se va a ningún lado hasta que lo hayas vaporizado...

Todos aprendemos que "la energía que entra es igual a la que sale" en la escuela, pero se trata de un concepto confuso, incluso entre los profesionales de la salud y los científicos que estudian la obesidad...

La razón por la que ganamos o bajamos de peso es mucho menos misteriosa si hacemos un seguimiento de todos los kilogramos, no solo de esas calorías...

Supongamos que consumes 3.5 kg de alimentos y bebidas todos los días; de eso, 415 gramos son macronutrientes sólidos, 23 son fibra y los 3 kg restantes son agua...

Sin embargo, lo que no se dice es que también inhalas más de 600 gramos de oxígeno, una cifra que es igual de importante para la cintura...

Si hay 3.5 kg de comida y agua en tu cuerpo, más de 600 gramos de oxígeno, entonces esos 4.1 kg de "cosas" deben volver a salir, ya que, de lo contrario, aumentarías de peso. Si esperas bajar kilos, ¿cómo haces que esto suceda?

Los 415 gramos de carbohidratos, grasas, proteínas y alcohol que la mayoría de las personas promedio comen a diario producirán exactamente 740 gramos de dióxido de carbono más 280 gramos de agua, 35 gramos de urea y otros sólidos excretados en forma de orina...

La tasa metabólica en reposo de una persona promedio de 75 kg (la velocidad a la que el cuerpo usa energía cuando la persona no se mueve) produce aproximadamente 590 gramos de dióxido de carbono por día; no hay pastilla o poción que pueda aumentar eso, a pesar de todos los reclamos que dicen lo contrario...

La buena noticia es que exhalas 200 gramos de dióxido de carbono mientras duermes todas las noches, es decir, un cuarto de tu objetivo diario incluso antes de salir de la cama...

Entonces, si la grasa se convierte en dióxido de carbono, ¿respirar te haría perder más peso? Por desgracia, no. Respirar más de lo que necesitas se llama hiperventilación y solo hará que te marees...

La única forma en que puedes aumentar conscientemente la cantidad de dióxido de carbono que está produciendo tu cuerpo es moviendo los músculos...

Pero aquí hay más buenas noticias: ponerse de pie y vestirse supera el doble de la tasa metabólica. En otras palabras, si te estuvieras probando toda tu ropa durante 24 horas seguidas, exhalarías más de 1.200 gramos de CO2...

De manera más realista, salir a caminar triplica la tasa metabólica, al igual que cocinar, aspirar y barrer. Metabolizar 100 gramos de grasa consume 290 gramos de oxígeno y produce 280 de CO2 más 110 de agua. La comida que ingieres no puede cambiar estas cifras...

Por lo tanto, para perder 100 gramos de grasa, debes exhalar 280 gramos de CO2 además de lo que producirás al vaporizar toda la comida, sin importar de qué se trate. Cualquier dieta en la que suministres menos "combustible" del que quemas funcionará, pero con tantos conceptos erróneos acerca de cómo funciona la perdida de peso, pocos de nosotros sabemos llevarlo a cabo correctamente.¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter

13
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Así son las PELEAS INOLVIDABLES de las Kardashian-Jenner
Síguenos