0 Comentario

Felipe VI atemorizado por si Doña Letizia descubre a la mujer que visita a escondidas

Desde que Don Juan Carlos y Doña Sofía trajeron al mundo a sus hijos, los medios han girado entorno a ellos. Haciendo una vista atrás no es complicado recordar los metros de cola que tenía el vestido de novia de la infanta Elena, o cuando la infanta Cristina en el año 87 recibió a Diana de Gales en Madrid. Todo esto queda muy atrás ¿verdad? La situación actual dista bastante de aquella familia unida que siempre ha caracterizado a la casa real española. Felipe VI, cuando aún era príncipe, eligió a una periodista divorciada para contraer matrimonio. Letizia Ortiz parecía aire fresco y eso gustó mucho al pueblo. Ahora nada tiene que ver con lo que fueron otros tiempos.

1. Muy mediatizada ha sido la confrontación de Doña Letizia con la reina emérita.

1. Muy mediatizada ha sido la confrontación de Doña Letizia con la reina emérita.

La mala relación que tiene la reina Letizia con su predecesora en el cargo y suegra es algo que se pudo palpar en diferentes apariciones en público, en el que la antigua periodista simplemente no se dignó a realizar el papel de mostrarse tan amigable como cabría esperar. Es cierto que no todo es su culpa, pues los propios padres de su esposo le hicieron pasar una serie de vergüenzas que le han terminado por convertir en la enemiga número uno de lo que se podría llamar la antigua familia real de los Borbones. Por desgracia, un diplomático Felipe se encuentra entre la espada y la pared.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Ariana Grande ha pasado a la fama por culpa de un acoso por parte de un pastor, pero no es ni de lejos la peor situación que ha vivido

2. También han sido una gran polémica las acusaciones a la infanta Cristina y su marido.

Aunque abiertamente nunca se ha mostrado enfrentada contra sus cuñados, algo que sí ha hecho con sus suegros, los más cercanos a la reina han declarado que no muestra ningún tipo de respeto por la infanta Cristina y su marido, a quienes ven como un peligro potencial para su propia situación actual, para la propia imagen de la monarquía española y, principalmente, que ve como auténticos abusadores de la confianza que han depositado todos los ciudadanos de su país en ellos mismos. Por ello fue tomada la decisión de apartarlos de la vida pública mientras el caso se resolvía por la pena judicial.

3. Desde que se destapó el caso Nóos, todo ha ido de mal en peor.

Tras conocer la implicación directa por parte de los propios ex duques de Palma en el caso Nóos, en el que básicamente se aludía al papel del marido de la infanta en la empresa que fundó, el Instituto Nóos, en el que abusando de su posición reclamaba contratos multimillonarios mucho más costosos que sus competidores, pero que finalmente conseguía solo por ser el yerno del entonces rey. Conforme el caso avanzaba y se demostraba mayor culpabilidad, la propia corona decidió apartar a ambos de la figura del monarca con la intención de que no le salpicara el escándalo. Pero la tragedia no solo se limitó a esto.

4. Un año después de su coronación, el rey Felipe VI decidió desposeer a su hermana, la infanta Cristina, de su título.

El título de duquesa de Parma, que le fue entregado al contraer matrimonio con su marido, Iñaki Urdangarín, se le fue igualmente retirado en el 11 de junio de 2015 por su propio hermano. Así se ponía de forma oficial un enfrentamiento del rey Felipe VI contra su hermana mediana, quien recibió también la orden de no volver a representar a la corona en ningún acto oficial. Esto fue un auténtico varapalo para ellos, pues si bien es cierto que su actitud era bastante predecible, el perder oficialmente el apoyo de su hermano se convirtió en un desprestigio para ella, que vio su imagen seriamente dañada.

5. En 1997, el rey Don Juan Carlos otorgó el título de duquesa de Palma a su hija Cristina tras haber contraído matrimonio con Iñaki Urdangarín.

Este título le permitía recibir un estipendio mensual y una posición de prestigio que le daba alas a vivir en un lujo bastante considerable. Perder esta posición no solo atacaba a su forma de vida, sino también a su relación con el resto de miembros de la nobleza, pues aunque sigue siendo grande de España, ya no ostenta ningún título oficial que le haga seguir siendo miembro de la élite. Todo por culpa de un acto deleznable de su marido que, supuestamente, no contó con la participación de la propia infanta, aunque los medios y las pruebas digan justamente lo contrario. La retirada de la palabra por parte de Felipe siguió siendo de lejos la peor de las condenas que pudo recibir, pues siempre se había mostrado muy unida con sus hermanos.

6. Eso creó una gran brecha en la familia real pues la infanta estaba siendo investigada por un caso de corrupción.

Por desgracia para ella, la investigación supuso un antes y un después en su relación con la corona. Literalmente fue apartada de la casa de los Borbón, siendo limitados sus contactos a eventos extraoficiales y siempre en el ámbito privado. Este hecho motivó entre otros que la propia infanta buscara el apoyo privado de su familia de sangre dentro de los miembros de la política, que sí que la recibió con los brazos abiertos. Hay que destacar que los Urdangarín son muy numerosos y muchos de ellos están muy bien situados, siendo 7 los hermanos que el ex duque tiene en la actualidad.

7. Don Felipe de Borbón tuvo que alejarse al máximo de su hermana mediana, lo que pareció no disgustar mucho a Letizia Ortiz.

La propia Letizia, quien siempre se había mostrado muy reticente ante la figura de la corona española antes de ocupar el rango de reina de España, pareció alegrarse de quitarse a otro enemigo de su entorno más cercano. En esencia no ha llegado a tolerar directamente a ningún miembro de la casa real, si bien es cierto que su principal enemigo siempre ha sido el propio don Juan Carlos, pues fue el que antes le cerró las puertas y el que protagonizó los momentos más agresivos y chocantes contra la actual monarca de España. Es como si una especie de dulce venganza se haya levantado para dar honor a Letizia.

8. La ex-periodista ha hecho lo imposible por apartar a su esposo de su familia política.

A cada momento y a cada reunión, la propia Letizia siempre ha tratado de imponer su voluntad ante un marido que ha sido tachado por los medios desde demasiado diplomático hasta algo pusilánime. Esta imagen se ha ido agravando cuando la propia reina se ha impuesto como enemiga principalmente ante doña Sofía, a pesar de que en sus últimas apariciones se haya relajado mucho su actitud. No obstante, la caza de brujas a la que parece que Letizia está sometiendo a los miembros de su familia política se ha convertido en una obsesión que ha levantado auténticas ampollas en los salones de la Zarzuela.

9. Es por ello que según fuentes cercanas, Felipe VI se escapa para reunirse con la infanta Cristina.

No obstante, aunque oficialmente se le haya impuesto un veto para no contactar entre ellos, han saltado a los medios unos supuestos encuentros que se han producido en el más absoluto secreto. Este ha servido para tratar de arreglar las desavenencias y procurar un respeto y un acercamiento entre ambas familias. La principal idea es que la propia matriarca, la reina Sofía, fuese la artífice de dichas reuniones, pues siempre se ha presentado como una diplomática experta que ha tratado de mantener muy unida a cada uno de los miembros de su casa. No obstante parece que la reacción todavía es demasiado tímida.

10. Siempre se ha dicho que la sangre une y separar al rey de sus hermanas no es tarea fácil.

A pesar del empeño tanto de la sociedad, los consejeros reales como de la propia reina Letizia, la unión que han mantenido los tres hermanos a lo largo de sus vidas les ha hecho crear una comunidad mucho más unida de lo que aparenta. A lo largo de los años, sus respectivos problemas matrimoniales les han ido haciendo vivir más unidos, apoyándose entre ellos en los momentos más difíciles. A pesar de que la declaración oficial de Felipe supuso un duro revés para Cristina, siempre nunca se ha pronunciado en contra de la figura del rey. Al menos no en público.

11. Todo se debe a que la mediana de los tres hermanos fue "pillada" entrando a la Zarzuela por la puerta de atrás.

No obstante parece que esa actitud tan diplomática de la reina emérita ha tenido sus pequeñas recompensas, pues la propia infanta Cristina pudo entrar por la puerta trasera del palacio de la Zarzuela, que no olvidemos es la residencia de los reyes Juan Carlos y Sofía, para un evento familiar. Esto ha significado un primer acercamiento que podría terminar por dar pie a un acercamiento por parte de ambos hermanos políticamente separados. Seguro que, aunque la infanta Cristina apreciase este gesto, no opinaría igual la actual dirigente consorte, doña Letizia, quien sigue manteniendo una actitud muy beligerante.

12. Era la celebración del cumpleaños de Victoria Federica.

Victoria Federica, hija mayor de la infanta Elena y su exmarido Jaime de Marichalar, quien a pesar de ser la segunda nieta de don Juan Carlos es la quinta en la línea de sucesión, fue el motivo por el que se reunieron todos los miembros de la familia. Y el carácter especial fue que esta alcanzó la mayoría de edad en su 18º cumpleaños. Aunque todo sucedió de manera discreta, a la celebración pudo acudir la propia Cristina, quien seguramente trataría de hablar con su hermano y con el resto de miembros de la familia intentando hacer las paces para preparar un posible retorno al núcleo cerrado y, quién sabe, un retorno a su ducado perdido.

13. Elena y sus hijos acudieron, así como Don Juan Carlos y su esposa.

Como era de esperar, tanto la madre de la joven como sus abuelos acudieron a la celebración, en la que no pudieron faltar también tanto su hermano como el resto de miembros de la extensa familia. Todo transcurrió en una intimidad que garantizó el relajamiento de las formas, siempre bajo la atenta mirada de los monarcas actuales. Felipe al parecer aprovechó la ocasión para poder interesarse por la situación de su cuñado, quien ahora se encuentra recluso en la prisión de Brieva. Todo pareció transcurrir con normalidad, aunque siempre bajo la exclusividad del momento, pues parece que la reina Letizia no quiere dar su brazo a torcer ante la cruzada contra los borbones.

14. Según algunas fuentes, Letizia está a la caza de alguno de estos encuentros entre su esposo y su cuñada.

A pesar de que en esta ocasión se le permitió el acceso, un encuentro adicional y a espaldas de su mujer parece ser una posible causa de enfado por parte de la reina. No olvidemos que existen varios rumores que apuntan a que el matrimonio podría estar pendiendo de un hilo y que solo la minoría de edad de la propia princesa de Asturias sería el último punto de amarre del que dependen los reyes para seguir juntos. No obstante, parece que Letizia no querría dejar escapar la posibilidad de concluir su particular vendetta contra los Borbón y Grecia, quienes tiene en su punto de mira desde hace largo tiempo.

15. ¿Le esconderían también a Doña Letizia la asistencia de la infanta a la casa del rey?

No sabemos si el encuentro del rey Felipe y la infanta Cristina habría sido ocultado por la propia reina emérita para tratar de evitar posibles acciones por parte de doña Letizia, pues la dejaría indefensa en un entorno tan hostil para ella. Por suerte parece que el encuentro no supuso ningún tipo de problema para ninguno y tuvo como protagonista a quien debería serlo ese día, la propia Victoria Federica quien como regalo de cumpleaños recibió la sorpresa de ver a sus tíos juntos de nuevo. Seguro que es algo que ningún precio podría haberle comprado. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Instagram - Casa real - Reyes

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La reina Letizia no para de dar dolores de cabeza a la corona
Síguenos