Increíble!

Publicado 2018-09-21
0 Comentario

Los científicos encuentran al “Dickinsonia”, el miembro del reino animal más antiguo de la historia de nuestro planeta

Hace unos 558 millones de años, los continentes de la Tierra eran páramos sin vida, pero los océanos estaban repletos. Debajo de las olas, se encontraba una increíble variedad de formas de vida que pastaban a ciegas en pegajosos cúmulos de microbios cubriendo el lecho marino. En un momento dado, algo extraño de forma ovalada murió, siendo enterrado bajo sedimentos hasta convertirse, con el tiempo, en un fósil. Ahora, el científico Ilya Bobrovskiy ha podido desenterrar a la criatura fosilizada, despertándola de su lugar de descanso…

Cabe destacar que los organismos de esa época representan el primer florecimiento de la compleja vida multicelular de nuestro planeta, surgiendo en un mundo desprovisto de depredadores, motivo por el cual no necesitaban caparazones duros o esqueletos...

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

Sus cuerpos blandos parecían tubos, hojas o incluso almohadas delgadas y acolchadas. Apenas guardaban similitud alguna con la anatomía de los animales de hoy en día. Sin embargo, muchos consideran que tales organismos podrían ser nuestros primeros antepasados...

Al menos, eso es lo que dice un nuevo artículo de Science, donde se argumenta que el fósil hallado es el animal más antiguo conocido visible sin la ayuda de un microscopio...

Si es correcto, el descubrimiento resuelve un debate de 70 años de antigüedad, pudiendo ayudar a explicar el surgimiento de formas de vida más avanzadas en nuestro planeta...

Cabe destacar que 558 millones de años es un período increíblemente largo, tanto, que es realmente complicado hacerse a la idea de tal momento...

Bobrovsky, un geoquímico de la Universidad Nacional de Australia, ha aislado, identificado y medido al fósil, proporcionando la evidencia concluyente de que la criatura, a pesar de todas las apariencias, es un animal llamado Dickinsonia...

Descubierto por primera vez en 1940, Dickinsonia es uno de los miembros más emblemáticos de la llamada"biota ediacara": un grupo de organismos de cuerpo blando que existió entre 541 y 570 millones de años atrás...

En un mundo que había sido dominado por microbios, estos fueron considerados como los primeros seres vivos grandes y complejos. Habrían sido visibles a simple vista, e incluso hubieran existido los ojos en ese punto...

Pero, ¿qué eran exactamente? Algunos tenían forman de hoja, mientras que otros, como Dickinsonia, eran similares a almohadones planos. Eran tan diferentes a los animales, plantas y otros organismos que un científico los describió como "extraños como la vida en otro planeta, pero más fáciles de alcanzar"...

Algunos paleontólogos, incluido el descubridor original del Dickinsonia, los clasificaron como animales, precursores de las formas más familiares que sugieron más tarde, durante la explosión del Cámbrico...

Otros los han tomado por gigantescos protistas de amebas, líquenes, colonias de bacterias o incluso un reino de vida completamente extinto...

En 1947, los científicos pensaron que esos extraños organismos eran una forma temprana de mesuda. Sin embargo, los fósiles no exhiben características obvias como apéndices, una boca o un intestino que los vincule a cualquier cosa del reino animal...

Como tal, su lugar en el árbol genealógico de la vida ha sido bastante polémico: si Dickinsonia no eran medusas, tal vez fueran, en cambio, gusanos anélidos, setas, líquines enormemente sobredimensionados u organismos unicelulares...

Bobrovskiy tuvo una nueva idea recientemente con el objetivo de resolver el complicado debate con respecto al origen de las criaturas...

Mientras miraba los fósiles de Ediacaran bajo un microscopio, percibió unas franjas o películas oscuras distintivas, signos inconfundibles de compuestos orgánicos que habían quedado atrás cuando los cuerpos se descompusieron...

Las moléculas grandes y complicadas como el ADN o las proteínas no sobreviven mucho tiempo después de la muerte de un organismo, pero las más pequeñas y estables sí que pueden...

Si Bobrovskiy pudiera recuperarlas, podría buscar firmas químicas razonables que distingan a los animales de las bacterias y otros reinos de vida...

"Mi supervisor Jochen Brocks dijo que podíamos intentarlo, pero siempre estuvo seguro de que era una idea estúpida. Incluso yo pensé que fallaría. Pero no fue así", dijo Bobrovskiy...

En última instancia, este descubrimiento podría ayudar a los científicos a comprender mejor la complicada interacción de la geología y la biología que desencadenó la evolución de la vida compleja en la Tierra, y tal vez en otros mundos también. Ahora tienen la esperanza de que esto refuerce la búsqueda de vida en otros lugares del sistema solar, pudiendo descubrir detalles que antes se habrían pasado por alto.¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter/Instagram

176
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Las mejores apariciones de Stan Lee en el cine
Síguenos