Increíble!

Publicado 2018-09-25
0 Comentario

No importa lo que nos esforcemos: las líneas de esta magistral ilusión óptica no se mueven

Siempre se ha dicho que "ver es creer", pero, ¿hasta qué punto podemos confiar en lo que vemos? Existen una gran cantidad de ilusiones ópticas que desafían nuestra percepción de la realidad: lo que en un momento parece ser cierto, resulta ser falso acto seguido. Todo esto nos lleva a pensar que ciertos tipos de información, como la visual, no tienen ningún significado; es lo que hacemos con la información lo que le da sentido, vemos al aprender a ver. Como dijo el renombrado neurocientífico Beau Lotto, "el cerebro no evolucionó para ver el mundo como es... sino para ver el mundo que es útil de ver".

¿Y cómo se adapta nuestro cerebro a ver de una manera útil? Una verdad simple que lo explica es el hecho de que el cerebro define y recalibra constantemente la "norma" en cada situación visual...

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

Por lo tanto, cuando una situación visual se desvía de lo que nuestro cerebro conoce como la "norma", las ilusiones ópticas son el resultado de las respuestas a esas experiencias visuales anormales...

Dicho de otro modo, nuestros cerebros comienzan a "actuar" y llegarán a unas interpretaciones aparentemente "inapropiadas"...

Aunque no hay una teoría común para explicar las ilusiones óptica visuales, la explicación académica prevalente sugiere que es el resultado de "el conocimiento mal aplicado que emplea el cerebro para interpretar o leer las señales sensoriales..."

Los humanos no son los únicos que ven ilusiones ópticas tampoco; los abejorros conocen los colores, aunque su paleta básica se compone de verde, azul y ultravioleta, en lugar de rojo, verde y azul...

Estos experimentos científicos son unos poderosos recordatorios de que "vemos" el mundo físico según la forma en que nuestro cerebro organiza sus elementos, como formas, tamaños, colores o relaciones espaciales...

Para explicar un caso particular bastante destacado, queremos hablar de la famosa ilusión óptica de la estrella pulsante de Müller-Lyer, en honor al sociólogo alemán Franz Carl Müller-Lyer, cuya aplicación práctica fue realizada por el artista y autor Gianni A. Sarcone...

La ilusión de Müller-Lyer demuestra que un segmento puede parecer más largo o más corto según el sentido de las flechas en sus extremos...

Si lo aplicamos al modelo de la estrella pulsante del mismo autor, nos damos cuenta de que la ilusión visual es todavía más grande...

Si te fijas bien, verás que parece que la estrella se está moviendo lentamente, pero lo cierto es que tanto los segmentos azules como los negros de la estructura son siempre de la misma longitud...

Eso es lo mejor de las ilusiones geométrico-ópticas: podemos mirarlas fijamente y prestarles atención, sabiendo que nuestro cerebro está siendo engañado, y aún así, poder ver la ilusión...

La ilusión de Müller-Lyer aprovecha el contexto visual para engañar tanto a nuestros ojos como a nuestro cerebro...

Una línea que está delimitada por una punta de flecha cerrada se verá más corta que una limitada por una punta abierta...

Además, cuando vemos todo en movimiento nos daremos cuenta de que, en realidad, las líneas son de la misma medida...

Lo mismo ocurre si aplicamos la regla en imágenes estáticas; las líneas siguen sin cambiar, pero las puntas de flecha nos hacen pensar que sí...

¿Por qué ocurre esto? Básicamente, el experto dice que la ilusión óptica funciona porque los humanos no son máquinas de medir con láser...

Nuestro cerebro interpreta todas las distancias en función del contexto en que nos encontramos, familiarizándose con él...

Sin embargo, como mencionamos al principio del artículo, cuando ese contexto se ve modificado, dicha situación engaña a nuestra percepción, consiguiéndolo la mayoría de las veces...

Müller-Lyer propuso un conjunto de ilusiones en las que el aspecto central de una línea simple, por ejemplo, la longitud, rectitud o paralelismo, se ven distorsionadas en virtud de otros factores, como las líneas de fondo, el primer plano, u otras formas que se intersectan.¿Te ha parecido interesante? Si quieres más de este tipo, comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter/Instagram

10
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Imágenes compartidas por sus autores con el único fin de volvernos locos de la risa
Síguenos