Increíble!

Publicado 2018-09-28
0 Comentario

Nos besamos con los ojos cerrados: te explicamos el porqué

El contacto físico es muy importante en la vida de cada persona. Desde que nacemos estamos acostumbrados al cariño que nos da nuestra mamá y lo asimilamos con la seguridad y tranquilidad que tanto necesitamos para estar bien. Un abrazo sincero o un simple apretón de mano pueden ser esenciales en nuestro desarrollo emocional. Sobre todo no deberíamos negarles ese contacto a nuestros hijos que en sus momentos difíciles lo único que necesitan es aprecio y la seguridad de que siempre pueden contar con nosotros.

Nos besamos con los ojos cerrados: te explicamos el porqué 1

No obstante, el contacto físico es todavía más significante en las relaciones de pareja. Es normal que cuando dos personas se aman quieran estar cerca, uno del otro, demostrarse afecto y con hechos y palabras dejarle claro a la otra persona que son su mundo entero. Una de las muestras más sencillas y al mismo tiempo más agradables de manifestar nuestro amor es un beso en la boca. Es la conexión de dos cuerpos, de dos personalidades al mismo tiempo. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué por lo general cerramos los ojos cuando besamos? La respuesta tuvo que ser buscada por los mismos científicos quienes decidieron descubrir la causa de nuestra acción...

Nos besamos con los ojos cerrados: te explicamos el porqué 2

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Cuando nos llega la primera cita solo somos un atajo de nervios. Pero hoy os traemos unos consejos que nos harán salir indemnes de esta traumática situación.

1. Los besos que intercambiamos con nuestra pareja pueden ser muchos y seguramente ni siquiera los contamos.

El hecho de que cerremos los ojos cuando nos damos un beso con nuestra pareja es algo que ha causado un gran confusión entre la comunidad científica, por lo que se tuvieron que poner manos a la obra y descubrir la razón. Parece que no tiene importancia y, de hecho, la mayoría de las personas lo descartan como una de esas cosas raras que suceden y ya está; no lo cuestionan más allá de eso. Sin embargo, hoy queremos compartir con todos ustedes la ciencia de por qué cerramos los ojos de manera automática cuando besamos a ese alguien especial...

1. Los besos que intercambiamos con nuestra pareja pueden ser muchos y seguramente ni siquiera los contamos.

2. Otra cosa de la que ni siquiera nos damos cuenta es que cerramos los ojos de manera casi instantánea cuando besamos a alguien.

En primera instancia, cuando le vas a dar un beso a tu pareja, es probable que no pienses en cerrar los ojos a propósito; simplemente es algo que sucede, ¿verdad? Cuando dos personas sienten las chispas del enamoramiento, así que, aunque se acercan el uno al otro con los ojos abiertos, en algún momento concreto, al cerrar los labios para dar el beso en sí, también cierran los ojos. Por extraño que parezca, esto sucede de manera involuntaria, lo quieras o no. ¿Por qué ocurre esto? En realidad hay una explicación muy buena para ello...

2. Otra cosa de la que ni siquiera nos damos cuenta es que cerramos los ojos de manera casi instantánea cuando besamos a alguien.

3. Un grupo de científicos y psicólogos de una de las universidades más importantes de Londres decidió buscar la respuesta a esa pregunta que tanto nos atormenta.

Los psicólogos, tras pasar algún tiempo investigando al respecto, pudieron encontrar finalmente una serie de respuestas sobre por qué todas las personas se dan un beso con los ojos cerrados. En resumidas cuentas, resulta que el cerebro no puede lidiar con múltiples estímulos a la vez, así que, para que dos sujetos puedan enfocarse en el beso, simplemente cierran los ojos al mismo que tiempo que preparan los labios (cerrándolos) para iniciar el acto. ¿Impresionado? Al final, no parece ser para tanto, ¿verdad?

3. Un grupo de científicos y psicólogos de una de las universidades más importantes de Londres decidió buscar la respuesta a esa pregunta que tanto nos atormenta.

4. Los investigadores realizaron múltiples pruebas visuales y sensoriales para comprobar la razón de nuestro comportamiento.

El estudio fue llevado a cabo por nada menos que la Universidad Royal Halloway de Londres, donde se analizó la visión y experiencia sensorial táctil, descubriendo que el cerebro de las personas se esfuerza mucho por procesar lo que sucede durante un beso, dejando a un lado los estímulos visuales. Dicho de otro modo, lo más probable es que no nos fijemos en mantener los ojos abiertos durante un beso porque nuestros cerebros no son capaces de procesar AMBOS estímulos visuales y sensoriales al mismo tiempo...

4. Los investigadores realizaron múltiples pruebas visuales y sensoriales para comprobar la razón de nuestro comportamiento.

5. Según los expertos, nuestro cerebro no puede enfocarse en dos cosas al mismo tiempo por lo que cerramos los ojos para poder experimentar mejor el hecho de besar.

Polly Dalton y Sandra Murphy, que ambas trabajan como psicólogas cognitivas, descubrieron que "la conciencia táctil del tacto depende del nivel de carga perceptiva en una tarea visual concurrente". Publicado en el Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, el estudió llegó a dichas conclusiones sin que ninguna de las parejas participantes tuviera que besarse. Por el contrario, los asistentes tuvieron que someterse a una serie de tareas visuales mientras los científicos observaban su sentido táctil...

5. Según los expertos, nuestro cerebro no puede enfocarse en dos cosas al mismo tiempo por lo que cerramos los ojos para poder experimentar mejor el hecho de besar.

6. "La conciencia del sentido del tacto depende del nivel de carga perceptual en una tarea visual simultánea", reportan los investigadores.

Del mismo modo, la parte visual del estudio incluyó otro conjunto de participantes que completaron unas tareas de búsqueda de diferentes dificultades, mientras que los científicos se dispusieron a medir su respuesta táctil equipándolos con un dispositivo que iba emitiendo unas pequeñas vibraciones en sus manos. Como conclusión coherente, los resultados destacaron que la totalidad de los participantes respondieron en menor medida a los estímulos táctiles cuanto más tenían que esforzar sus ojos...

6. "La conciencia del sentido del tacto depende del nivel de carga perceptual en una tarea visual simultánea", reportan los investigadores.

7. Gracias a los estudios realizados por los británicos, sabemos que somos menos sensibles al tacto cuando nuestra vista también tiene que trabajar.

Para que se entienda de mejor manera, el estudio sugirió que todas las parejas asistentes vieron que, durante esas tareas de búsqueda de letras, apenas sentían dicha vibración en sus manos. Sin embargo, cuando comenzaron a cerrar los ojos, admitieron sentir la misma vibración con mucha más fuerza. Por supuesto, los científicos establecieron las vibraciones a la misma frecuencia todo el tiempo, por lo que resultados fueron bastante concluyentes. Esto explica claramente por qué cerramos los ojos al besar...

7. Gracias a los estudios realizados por los británicos, sabemos que somos menos sensibles al tacto cuando nuestra vista también tiene que trabajar.

8. El sentido del tacto es el más fuerte de un ser humano.

No obstante, estos resultados también podrían aplicarse a otras actividades altamente estimulantes, como las relaciones íntimas, donde las personas involucradas prefieren, en un gran número de ocasiones, cerrar los ojos para evitar sentirse abrumadas o invadidas por otros detalles y ayudar a centrarse en el acto. Básicametne, durante las relaciones que mantienen dos personas, éstas tienden a cerrar los ojos para procesar la experiencia sin que otras partes visuales las distraigan. Por lo tanto, lo mismo es para los besos...

8. El sentido del tacto es el más fuerte de un ser humano.

9. Por lo mismo cuando nos besamos, y al mismo tiempo hacemos otra actividad placentera, preferimos enfocarnos en el tacto.

Dalton, uno de los científicos que condujo el estudio, dijo: "Estos resultados podrían explicar por qué cerramos los ojos cuando queremos centrar la atención en otro sentido. Interrumpir la información visual deja una cantidad mayor de recursos mentales para centrarse en otros aspectos de la experiencia que estamos viviendo en ese momento". Por supuesto, también hay personas que prefieren no cerrar los ojos a la hora de dar un beso apasionado, sino que optan por mirar a los ojos de la otra persona...

9. Por lo mismo cuando nos besamos, y al mismo tiempo hacemos otra actividad placentera, preferimos enfocarnos en el tacto.

10. Cuando cerramos los ojos le facilitamos a nuestra mente concentrarse en lo más importante, es decir en el tacto.

De cualquier modo, los resultados de este estudio sugieren que el hecho de cerrar los ojos durante un beso apasionado aumentará la intimidad de dicho encuentro, haciéndolo mucho más placentero para los involucrados. También se cree que la evolución podría haber desempeñado un papel fundamental en este comportamiento, ya que, cuantas menos distracciones tiene una persona, de un mayor enfoque dispondrá para centrarse en el coito y, en definitiva, aumentar las posibilidades de embarazo de la mujer...

10. Cuando cerramos los ojos le facilitamos a nuestra mente concentrarse en lo más importante, es decir en el tacto.

11. Los científicos están convencidos de que cuando distraemos a nuestro cerebro con imágenes, el sentido del tacto no funciona de la misma manera .

Como ya hemos mencionado, algunas personas optan por dar un beso con los ojos abiertos, aunque acostumbrarse a ello también puede requerir un poco de esfuerzo. Sin embargo, tanto si disfrutas del acto de besar como si no, al menos ahora conoces la razón por la que normalmente nos besamos con los ojos cerrados, y que la naturaleza solo quiere que mantengamos una mejor experiencia con nuestra persona especial. Y tú, ¿eres más de besar con los abiertos o con los ojos cerrados? ¡Coméntanoslo!

11. Los científicos están convencidos de que cuando distraemos a nuestro cerebro con imágenes, el sentido del tacto no funciona de la misma manera .

12. Mientras más énfasis ponemos en los estímulos visuales, podemos recibir menos sensibilidad táctil.

Si lo piensas bien, tiene bastante sentido: no sueles cerrar los ojos cuando besas a tu madre, al menos, no si no viene acompañado de un gran abrazo u otra situación relativamente emotiva (lo mismo pasa con el resto de seres queridos). Los besos con los ojos cerrados son un gran intento de reunir los sentimientos e intensificar la intimidad del encuentro. Así que, quizás por más de un razón, mantener los ojos abiertos al hacerlo con tu pareja, podría descarrilar dicha interacción, aunque no pasa nada...

12. Mientras más énfasis ponemos en los estímulos visuales, podemos recibir menos sensibilidad táctil.

13. Ahora, ya conocemos la extraña razón por la que siempre cerramos los ojos cuando besamos a la persona que amamos.

Sin embargo, además de toda la parte científica de lo mencionado, se dice que también hay una serie de razones más espirituales y románticas para explicar por qué cerramos los ojos a la hora de dar un beso. Por ejemplo, "para dejar que los labios hablen" es algo dicho por muchas parejas de enamorados; tras pasar un gran parte del día hablando y usando muchas palabras, besar es como una forma de expresar esa intimidad que ninguna palabra es capaz de articular y, siendo honestos, no podríamos estar más de acuerdo...

13. Ahora, ya conocemos la extraña razón por la que siempre cerramos los ojos cuando besamos a la persona que amamos.

14. Los científicos recomiendan que llenemos de pesos a nuestros seres queridos, pero mejor con los ojos cerrados.

Por otro lado, cabe destacar que también es un signo relacionado con el placer: cerramos los ojos cada vez que experimentamos algo placentero; cuando escuchamos una hermosa canción que nos trae nostalgia, cuando rezamos, cuando adoramos, cuando dormimos, cuando llegamos al clímax, e incluso cuando comemos o bebemos algo delicioso. Por último, es algo así como un signo de rendición, ya que demuestra que no estás luchando contra ese beso, sino que lo estás devolviendo, cendiendo al momento y entregándote a esa persona; de ahí que besar con los ojos abiertas sea típico de personas frías y distantes.¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Pixabay/ Unsplash

14. Los científicos recomiendan que llenemos de pesos a nuestros seres queridos, pero mejor con los ojos cerrados.
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las señales que él da para saber que ella será el gran amor de su vida
Síguenos