Increíble!

Publicado 2018-10-01
0 Comentario

Un nuevo estudio científico sugiere que la Mona Lisa sufría de hipotiroidismo

La "Mona Lisa" es tan icónica que, realmente, pocas personas se toman el tiempo necesario para observar el retrato de medio cuerpo. Sin embargo, si examinamos la creación de Leondardo Da Vinci durante unos minutos, podríamos sacar una conclusión inevitable: algo no está del todo bien con la mujer. Al menos, eso es lo que opina Mandeep R. Mehra, director médico del Heart & Vascular Center del Brigham and Women’s Hospital, en Boston. Sigan leyendo con nosotros para conocer todos los detalles...

Mientras estaba haciendo fila en el Museo del Louvre el pasado verano, echó una larga mirada al retrato y sugirió que la noble italiana Lisa Gherardini, de quien se cree que es la obra, probablemente sufría de hipotiroidismo...

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Kim Kardashian se ha erigido como una de las mujeres más espectaculares y famosas del planeta, teniendo admiradores y enemigos por doquier. Pero, ¿realmente sabemos por qué la odiamos tanto?

"Tuve la oportunidad de quedarme allí una hora y media mirando nada más que esa pintura. No soy un artista. No sé cómo apreciar el arte. Pero sí sé cómo hace un diagnóstico clínico..."

Lo que llamó su atención no fue la técnica de sfumato magistral de Da Vinci o su extraño uso de la perspectiva. En cambio, fue la piel amarillenta de la joven, su cabello delgado y lacio, el cuero cabelludo algo atrasado y la falta de cejas...

Mehra también notó otras peculiaridades: hay un bulto perceptible entre su nariz y el ojo interno, probablemente un depósito de colesterol; protuberancias carnosas en el lado derecho del cuello (quizás el comienzo de un bocio); y un bulto entre sus dedos índice y medio que podría ser un lipoma...

En una carta publicada en la revista Mayo Clinic Proceedings, Mehra y su coautora Hilary Campbell, de la Universidad de California, sostienen que todos estos síntomas se suman al hipotiroidismo clínico, una afección en la que la glándula tiroides produce una cantidad insuficiente de ciertas hormonas críticas...

El diagnóstico explicaría la sonrisa misteriosa de la pintura, de acuerdo al experto clínico...

"La razón más característica de por qué esa sonrisa no es una en toda regla o es asimétrica, es probablemente el hipotiroidismo..."

"...porque cuando tienes hipotiroidismo estás un poco deprimido y tus músculos faciales se ven hinchados y débiles. Ni siquiera puedes lograr una sonrisa completa..."

La historia personal de Gherardini le da cierta credibilidad a la teoría de Mehra. Rachael Rettner, de LiveScience, informa que se cree que el comerciante Francesco del Giocondo, que estaba casado con Gherardini, encargó el retrato para conmemorar el nacimiento de su segundo hijo, alrededor de 1503...

Sin embargo, el embarazo puede resultar en hipotiroidismo, y en cuanto al posible bocio de su cuello, también hay una razón contundente...

Los investigadores informan en el estudio que la deficiencia de yodo debido a la mala alimentación de la región florentina durante ese período, condujo a problemas de tiroides y la formación de bocios, que aparecen en muchas obras de arte de esa época...

Por supuesto, esta no es la primera vez que la Mona Lisa ha sido diagnosticada. En 2010, un profesor siciliano de anatomía patológica sugirió que Gherardini sufría de colesterol alto, lo que producía el bulto cercano a su ojo y el lipoma de la mano...

Además, como señalan los coautores en el estudio, fue en 2004, cuando un grupo de doctores sugirió que la hinchazón de la mano y las lesiones cutáneas podrían representar hiperlipidemia y aterosclerosis prematura, y que su famosa sonrisa era un síntoma de la parálisis de Bell...

Pero Mehra y Campbell rechazan todas estas afirmaciones, teniendo en cuenta a la edad a la que murió Gherardini...

Según un documento, la mujer vivió hasta los 63 años, bastante largo para la época, lo que significa que es poco probable que muriera de una enfermedad cardíaca de inicio temprano o un trastorno de lípidos...

Sin embargo, los expertos clínicos aseguran que el hipotiroidismo consigue explicar la totalidad de los síntomas de la pintura...

Aunque, por supuesto, admiten que su diagnóstico no es la última palabra; es posible que Gherardini se arrancara las cejas a propósito, lo que no era raro en las mujeres del Renacimiento italiano...

La piel y los ojos amarillos pueden ser simplemente un artefacto del barniz de la pintura, que se decolora con el tiempo. La sonrisa, por su parte, puede ser el resultado de la habilidad de Da Vinci para mezclar los objetos entre sí de una manera tan fina, que a menudo oscurecía las líneas discretas, como unos labios sonrientes...

Lo más probable es que nunca llegue a haber una respuesta definitiva de lo que sucedió con la Mona Lisa, y eso, en parte, es lo que la hace tan genial. "Ciertamente, debemos admitir que nuestra teoría unificadora puede ser tan verosímil como las múltiples explicaciones proporcionadas, cada una abierta al sesgo individual y colectivo. En muchos sentidos, es el atractivo de las imperfecciones de la enfermedad lo que le da a esta obra maestra su misteriosa realidad y encanto".¡Comparte el artículo con tus allegados y dale a Me Gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter/Instagram

53
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

¿Cuál es la verdadera Mona Lisa?
Síguenos