Increíble!

Publicado 2018-10-04
0 Comentario

¿Por qué los vampiros odian el ajo? Te contamos cómo protegernos en caso de que alguno nos sorprenda por allí

Los vampiros son una de las criaturas sobrenaturales más temidas desde hace siglos. Estos astutos depredadores solo tienen un deseo: alimentarse de la sangre de los humanos. Sin embargo, no deberíamos tenerles miedo, ya que combatirlos es muy sencillo. Para ello podemos preparar un equipamiento variado: nos pueden ser muy útiles estacas de madera, dos garrafas de agua bendita (pídesela al cura de tu barrio), crucifijos y una ristra de ajos. Todo parece tener sentido menos los ajos… ¿por qué este delicioso alimento los ahuyenta? ¿Qué sentido tiene todo esto? A continuación te contamos las principales teorías sobre este fenómeno…

1. Los espíritus malignos odian el ajo

El ajo es conocido en todo el mundo como un poderoso encanto contra todo tipo de entes.

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! Al viajar al espacio nuestro cuerpo sufre unas transformaciones bastante considerables que no todo el mundo conoce.

En Malasia y partes de China, los niños llevan sus frentes impregnadas de este alimento contra lo malo.

En el oeste de la India, el ajo duplica la protección contra las actividades de brujas y hechiceros.

Esta especie ha sido utilizada también en la Iglesia Cristiana, durante ceremonias para combatir al mal. Así que si los vampiros son aliados del demonio, deberían ser repelidos por el ajo.

2. El ajo ayuda a abrir el tercer ojo

El tercer ojo es la puerta al mundo espiritual. Muchas religiones presentan este concepto, y teniendo esta consciencia podríamos ahuyentar a los espíritus malignos.

Algunos cultos afirman que el ajo es un perfecto agente limpiador de toxinas en el cuerpo, eliminando la cal de la glándula pineal, la cual es un elemento presente en el cerebro y la supuesta puerta del “tercer ojo”.

Entonces, llevar ajo puede que no te ayude, pero ingerir mucho te aseguraría a ti y a tu percepción extrasensorial estar lo suficientemente alerta para el ataque de uno de estos seres.

2. El ajo podría curar el vampirismo

En la mayoría de tradiciones del mundo, los vampiros son creados debido a una infección en la sangre que requiere que la víctima se alimente de la de los demás. Uno de los efectos secundarios de la inmortalidad.

El ajo es un antibiótico muy poderoso, y usado apropiadamente, puede matar la mayoría de infecciones.

Antes de la invención de las medicinas modernas, los ajos reinaban como el remedio supremo para la cura de enfermedades.

Entonces, si estuvieras infectado con algo que te hace inmortal, ¿te gustaría curarlo? Posiblemente no.

4. Los ajos huelen mal

La explicación más simple por la que los vampiros odian el ajo es porque apesta.

Los vampiros tienen sentidos agudizados debido a su condición, así que los aromas fuertes los ahuyentarían naturalmente.

Pero esto no nos cuenta el motivo por el que debiera ser el ajo, pues hay otros olores más desagradables…

Otro aspecto de esta teoría es que esta especie repele a los insectos que chupan sangre, pues actúa como un desodorante.

Debido a que las criaturas como los mosquitos acuden a sus presas por el olor, el ajo encubriría la esencia.

Y es que algunos repelentes de insectos están hechos de extractos de ajo triturado únicamente, pues es suficientemente poderoso.

No obstante, los vampiros no son tan pequeños y poco inteligentes como los mosquitos…

Además, algunos chupadores de sangre como las sanguijuelas se ven atraídos por la esencia del ajo, con lo que no podríamos confirmar esta hipótesis.
Fuente: Twitter/Giphy

3
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las cosas que todos hacemos pero ninguno quiere aceptar
Síguenos