0 Comentario

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente

La costumbre de tener los denominados "perrhijos" se está generalizando. Sin embargo, aun cuando esta práctica pareciera que puede dar algún tipo de alivio emocional a quienes la practican, recientemente un especialista ha expresado que podría estar dando indicaciones de trastornos mentales. ¿Te imaginaste alguna vez esto? Pues bien, a continuación te lo contamos todo.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 1

El punto revelado en torno a los "perrhijos" señala que brindar el mismo afecto a un perro que el que se brinda a un hijo es perjudicial. De hecho, estas aseveraciones tienen un tanto alarmados a los expertos en sociología y psicología. Cada vez existen más personas que quieren tratar a sus mascotas como si fueran personas, por lo que las relaciones interpersonales se ven amenazadas. Esto sin mencionar el boom que ha habido con la llegada de los teléfonos portátiles inteligentes y las redes sociales.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 2

La práctica de dar atributos humanos a un ser canino provoca que la persona deposite grandes expectativas en el perro. Además, quienes en algún momento desean convertirse en padres y formar una familia le están marcando una barrera enorme a los posibles candidatos. Inconscientemente es como si se les dijera a todos ellos que ninguno será capaz de darle lo que la persona amante de los “perrhijos” desea. ¿Qué ser humano es capaz de procrear perros con otra persona?

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 3

Este punto fue revelado por Moisés Heiblum, un especialista de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), y ha significado un cambio de perspectivas. Y es que hay gente cuyas prácticas son tan desquiciadas que incluso visten al animalito con atuendos propios de los humanos para asistir a eventos de enorme relevancia como bodas, quinceaños, aniversarios, graduaciones, etc. Sin darse cuenta, al creer hacerle un bien a su compañero, están afectándolo.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 4

Hasta ahora un gran número de personas solteras, e incluso parejas, han adoptado esta práctica que al parecer no es muy sana. Pero, esto no únicamente se sale del contexto convencional, sino que puede generar problemas de comportamiento del perro y, a su vez, también crear un círculo vicioso codependiente entre la mascota y el o los dueños de ésta. Para ello, Heiblum, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la máxima casa de estudios mexicana, desglosó y defendió su postura.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 5

Si bien es cierto que cada individuo y cada pareja es libre de hacer con su dinero y con su tiempo lo que quiera, en tanto no afecte a terceros, la situación es alarmante, pues muchos matrimonios o parejas que viven juntas han decidido adoptar una mascota como hijo, antes que tener uno de verdad. Las implicaciones psicológicas que esta decisión conlleva preocupa a los sociólogos y a los psicólogos. Con lo afectadas que de por sí están ya las relaciones humanas, esto no ayuda ni beneficia en lo más mínimo.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 6

Hay ciertos signos que podrían indicar que ya existe un trastorno psicológico por tener un "perrhijo" o "gathijo", pues este estudio no sólo aplica para los canes, sino que puede considerarse igual de grave con cualquier otra mascota a la que le sean atribuidos rasgos humanos infantiles. En este sentido, hoy en día se han puesto de moda, por lo rentable que resulta, los restaurantes, escuelas, peluquerías, entre otros establecimientos dedicados exclusivamente para las mascotas.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 7

Entre los signos más determinantes de padecer un trastorno psicológico relacionado con el trato de nuestros compañeros fieles caninos o felinos está por ejemplo el hecho de llamar al animalito "mi bebé", o tomarse selfies con él como si fuera un hijo. Pero, aunado a las cuestiones psicológicas que ello conlleva, también hay expertos que consideran esta conducta como maltrato animal. Por su parte, quienes se comportan de este modo defienden a capa y espada, muchas veces sin argumentos, que no tiene nada de malo.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 8

Igualmente la práctica de comprarle ropa al perro como si fuera un humano también podría implicar algún trastorno según el especialista de la UNAM. Pero, como ya antes lo mencionamos, Heiblum no es el único que cree que este es un comportamiento abusivo. César Millán, mejor conocido como "el encantador de perros", asegura que tratar a nuestras mascotas como si fueran nuestros hijos, o simplemente darles características humanas es, en algún sentido, un tipo de maltrato animal.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 9

De acuerdo con el reconocido presentador televisivo, pretender hacer de nuestras mascotas parte de nuestra familia humana puede provocarles sentirse inseguros, frustrados, ansiosos e incluso los puede llevar a perder su propia identidad. Por otro lado, la convivencia con otros perros que son tratados como tal puede resultarles en extremo complicada. Por su parte, otra de las interrogantes que ha planteado Moisés Heiblum es ¿quién necesita más ir a un restaurante en el rol de padre hijo, la mascota o el amo?

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 10

Otro aspecto no muy sano de este tipo de vínculos es que al tratar al animal como a un bebé, se está fomentando hacerlos dependientes. A su vez, como ya antes lo sugerimos, aunque no lo creamos, incluso en el mundo animal existe algo similar al acoso infantil conocido desde hace algunos años como "bullying". Así pues, al hacer a nuestras mascotas dependientes e inseguras, los hacemos blanco fácil para que otros perros se aprovechen de ellos.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 11

Tal apego excesivo puede conllevar a que cuando el dueño no esté en casa, la mascota entre en estado de ansiedad. Es bastante común que estos animalitos comiencen a roer, morder, destruir y hacer desastres en el hogar. Por ello hay que ser muy severos y siempre saber distinguir entre el gran amor y afecto que le tenemos, pero sin olvidarnos de que se trata de una mascota y no de un hijo verdadero. Esto, lejos de perjudicarlos, los ayudará a sentirse seguros y con su identidad y rol familiar bien clara.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 12

En el caso contrario, si continuamos jugando a los papás y al hijito, le haremos mucho daño a nuestro amigo. Cuando un animal de familia se siente sobreprotegido y mimado en extremo, no es capaz de saber por qué, pero su frustración lo lleva a la ansiedad manifiesta en destrucción, bravura, e incluso depresión. Que no nos extrañe que de pronto nuestro perro enferme o deje de comer de manera inexplicable y repentina. Ahora ya tenemos claves para descifrar ciertos comportamientos.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 13

Se genera de este modo una interdependencia enfermiza entre la mascota y su dueño que no le hace bien a ninguno de los dos. De hecho, tampoco este tipo de prácticas de amor e interdependencia desmedida es buena en ningún ámbito. Aún hay muchas personas que no tienen consciente lo patológico del fenómeno y lo ven como algo normal. Algunas de ellas llegan a los consultorios psicológicos por algún síntoma de ansiedad y no se han percatado de la raíz del mal.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 14

En este caso, quienes entran en este tipo de dinámica lo justifican bajo el argumento de que las mascotas "ya son de la familia". Es muy importante tomar conciencia de esto para no causar daño a los animales integrándolas desmedidamente a rituales humanos. Las mascotas, más allá de un amor responsable, solamente necesitan no pasar hambre ni sed, así como tener un entorno seguro. No hay nada de malo en llamarlos animales, pues finalmente eso es lo que son, muy queridos para nosotros eso sí, pero animales igualmente.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 15

Cabe señalar que nosotros mismos somos animales, pero hay algo que nos distingue del resto de nuestros semejantes de especie y es el raciocinio. Sería bueno pues, hacer uso de él en esta cuestión. Cada quien es libre de elegir la vida que quiere darle a sus mascotas, pero es importante tener bien claro que, por más que pretendamos engañarnos haciéndoles creer que son nuestros "hijos", nunca lo serán. Así mismo, sería bueno adquirir otras actitudes hacia la vida en general.

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 16

En el caso de los solteros que buscan desesperadamente una pareja y una familia, pero tienen este tipo de conductas, les podemos asegurar que actuando de este modo lo único que conseguirán será permanecer solos. Para las parejas que adoptan una mascota en vez de procrear ellos mismos un hijo humano, pero pretenden llamar a su animal su "retoño", les podemos asegurar que, lejos de beneficiarse y beneficiarlo, se están haciendo un daño psicológico tremendo y, a su vez, están fomentando la inseguridad, la ansiedad y la tristeza en su mascota.
Fuente: Instagram

Quienes tienen "perrhijos" no son tan sanos mentalmente 17
1841
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Algunas creencias y mitos sobre los cachorros que todos sus dueños debemos conocer
Síguenos