Increíble!Controversial

Publicado 2018-10-05
0 Comentario

Los lujos y las costumbres más extravagantes de Pablo Escobar

Todos sabemos que Pablo Emilio Escobar Gaviria fue uno de los capos más populares de Colombia. Llegando a crear el cartel de Medellín, durante un tiempo tuvo a la nación colombiana a sus pies, siendo bastante respetado incluso por el cuerpo policial de este país. Por otro lado, muchos alegan que el capo fue una de las personas más ricas del mundo, incluso siendo comparado su poder con el de una nación completa, haciéndolo parecer invencible ante los ojos de muchos. A continuación, te mostramos alguno de los lujos con los que vivía, a pesar de tener unos orígenes bastante humildes y un sinfín de carencias que quedaron sepultadas en su pasado.

1. Los orígenes humildes

1. Los orígenes humildes

Criado en el seno de una familia de clase muy humilde, la inteligencia y la habilidad para los negocios que poseía el joven Escobar lo llevaron pronto a participar en diferentes actividades ilícitas que le supusieron un importante beneficio. No obstante no fue hasta que se metió de lleno en el mundo del tráfico de estupefacientes que su fortuna no alcanzó las cifras por las que se hizo tremendamente popular, llegando a tener miles de millones de dólares en su posesión y todo tipo de lujos que lo convirtieron en una de las personas más peligrosas, odiadas y admiradas por igual en todo el planeta.

1. Los orígenes humildes 1

2. Su vida delictiva

A lo largo de su historia delictiva fue un reconocido criminal, narcoterrorista, político y un poderoso empresario colombiano. También fue el responsable de la fundación y organización del conocido como cártel de Medellín, bajo el nombre inicial de “Los Extraditables”. No obstante siempre fue una forma de controlar la enorme producción y transporte de sustancias ilegales mediante pactos que situaban como líder principal al propio Pablo Escobar. No se puede negar, no obstante, que durante el tiempo en el que él ocupaba dicha posición de control, la organización alcanzó cotas no superadas durante mucho tiempo por ningún otro criminal hasta el momento.

2. Su vida delictiva

3. Los lujos no tardaron en llegar

Cuando comenzó a recibir una enorme cantidad de dinero, proveniente directamente de las actividades ilegales, el capo trató de hacer de su vida un ejemplo de derroche, teniendo todos los lujos y excentricidades que tanto él como todos los miembros de su familia soñaban. Pero especialmente en su finca más famosa, la Hacienda Nápoles, se registraron las más sorprendentes posesiones, algunas de las cuales todavía siguen ocupando un espacio especial en lo que ahora se conoce como un parque temático tras la caída del cártel. No obstante la gente sigue soñando con tener una vida con tantos excesos.

3. Los lujos no tardaron en llegar

4. Las otras “casas”

Aunque fuese posiblemente la Hacienda Nápoles la más popular y querida de todas, lo cierto es que no fue ni de lejos la única propiedad que tenía el propio Escobar. Todo un entramado de residencias de lujo fueron adquiridas a lo largo de toda Colombia con la intención de tener varios espacios en los que poder habitar de manera discreta. Algunas de ellas, incluso, llegaron a quedar completamente deshabitadas, saqueadas y ahora se encuentran en un estado lamentable después de largos años sin mantenimiento. Una verdadera lástima que no tuviesen un uso mejor.

4. Las otras “casas”

5. Los secretos de la Hacienda Nápoles

La propia finca comprendía un total de 10 casas dentro de un terreno que era tan grande y llamativo que contaba con 27 lagos artificiales, un parque jurásico y tres zoológicos, cuyas atracciones eran de gran agrado para sus amigos cercanos que siempre lo visitaban. Todo este espacio daba lugar a todo tipo de juergas entre los miembros del propio cártel, ya que siempre fueron conocidos los excesos tanto de consumo de sustancias como de citas con mujeres dedicadas a la prostitución entre otros elementos que le hicieron convertirse en uno de los mejores anfitriones de Colombia. Por otro lado nunca nadie osaba rechazar una invitación a su finca, todo hay que decirlo.

5. Los secretos de la Hacienda Nápoles

6. El lujo en los medios de transporte también eran históricos

Para poder facilitar el tráfico de sustancias tenía una pista de aterrizaje particular con toda la documentación legal en regla muy cerca de su hogar, desde donde salían todo tipo de aviones cargados de mercancías para la venta. Además disfrutaba de dos helipuertos, una gasolinera propia y un taller mecánico completamente funcional. Todo ello garantizaba que pudieran también funcionar a la perfección toda la flota de carros de lujo y motos de alta velocidad que tenían tanto él como su joven hijo. Simplemente para ellos no había un no por respuesta.

6. El lujo en los medios de transporte también eran históricos

7. Dimensiones de otro mundo

La hacienda tenía un tamaño aproximado de tres mil hectáreas donde había 10 casas, siendo fuente de empleo para 1700 trabajadores. Por supuesto estos no estaban exentos de todo tipo de normas relacionadas con la fidelidad y el comportamiento que siempre exigía el capo. Se llegó a dar el caso en el que, durante una fiesta multitudinaria, el propio Escobar ordenó ahogar en la piscina a un camarero que había osado robarle dinero. Aunque pudiéramos pensar que esto significaba que todos vivían bajo una especie de amenaza de muerte, lo cierto es que el propio Pablo siempre fue conocido por tratar muy bien a sus leales servidores.

7. Dimensiones de otro mundo

8. Algunas de las normas eran muy extrañas

El servicio doméstico era bastante interesante. Todas las mujeres usaban una vestimenta especialmente diseñadas para ellas y recibían cursos de maquillaje. El propio capo consideraba que la apariencia de ostentación era una de las mejores armas que podía escribir, ya que si pareces fuerte nadie osará comprobarlo. Simplemente se aseguró de que todo lo que rodeaba a su estilo de vida luciera lo más agradable posible. Por supuesto ninguna de las personas que trabajaron para él se arrepentía de hacerlo, ya que siempre demostró una especial atención por los pobres, llegando a entregar varias construcciones para ganarse su favor.

8. Algunas de las normas eran muy extrañas

9. Las fiestas siempre fueron su gran baza

Las fiestas temáticas eran las preferidas de la esposa del capo, Victoria Eugenia Henao. Según su hijo, en las celebraciones de disfraces, se enviaba un grupo de sastres y modistas para diseñar los trajes de manera perfecta y exclusiva. También eran muy conocidas las increíbles participaciones que traía, que iban desde grandes cantantes de talla mundial hasta actores famosos. Incluso en una ocasión contaron con la participación de parte del elenco de “El Chavo del 8”, algo que motivaba a que nadie se perdiese la posibilidad de conocer a las grandes estrellas del momento. Por supuesto estas recibían una invitación millonaria que siempre iba precedida de su fama para con los que la rechazaban. Pocos o casi ninguno osó desafiarle.

9. Las fiestas siempre fueron su gran baza

10. Las fiestas de cumpleaños eran muy diferentes

Si bien es cierto que las fiestas celebradas en la finca solían tener un carácter muy abierto, relajado y distendido, cuando llegaba el momento de cumplir años parece que Pablo Escobar solo seleccionaba a sus más allegados. En ese momento aparecían todo tipo de excesos a modo de sustancias ilegales, alcohol y todo un sinfín de lujos que el propio capo costeaba. Solo los más cercanos al entorno del jefe del cártel pudieron disfrutar de estos beneficios, aunque ya hoy en día solo queden 4 personas con vida de aquel grupo, de los cuales uno jamás verá la libertad. Especialmente en su edad de oro, Pablo logró reunir todo con lo que soñaba, pero le perdió la ambición.

10. Las fiestas de cumpleaños eran muy diferentes

11. Sus propios hijos revelaron que recibieron un sinfín de dádivas

Los regalos que llegaban a la Hacienda Nápoles siempre fueron de gran valía, pues el capo nunca supo decirle no a sus propios hijos. Famosos fueron los intentos por hacer que un caballo normal luciera como un unicornio, con la consecuente pérdida de la vida del animal por culpa de un cuerno que tuvo que ser grapado a su frente. No obstante los recuerdos que tuvieron de su padre siempre estaban muy trabajados para tratar de lograr una especie de mundo al margen de los negocios turbios. Ellos simplemente se dedicaban a disfrutar de su infancia, hasta que el momento en el que el propio hijo de Escobar se postuló como nuevo candidato a capo.

11. Sus propios hijos revelaron que recibieron un sinfín de dádivas

12. El recuerdo de un hijo devoto

En su libro "Pablo Escobar: Mi Padre", dejó claro alguno de sus lujos: "En 1988, cuando cumplí once años, ya tenía una colección de cerca de treinta motos de alta velocidad, así como motocross, triciclos, cuatrimotos, karts, y buggys de las mejores marcas. También tenía treinta motos de agua". Sin duda el dinero nunca fue ningún problema, especialmente teniendo en cuenta que parecía que nunca fuese a acabarse el incesante afluente de dinero que llegaba desde la poderosa Estados Unidos. No obstante parece que al final la guerra contra sus antiguos aliados se convirtió en el fin de sus días.

12. El recuerdo de un hijo devoto

13. También tenía una enorme pasión por la vida vegetal y animal

La cantidad de flores en el penthouse de Escobar era abrumadora. Este personaje amaba diferentes tipos de plantas, y las mandaba a traer desde Bogotá, en su avión privado, hasta su edificio Mónaco. Sin duda cuando algo se le cruzaba en los deseos no había ningún tipo de limitación, llegando el caso de poder traer a su propio hogar animales muy remotos como rinocerontes, hipopótamos y hasta jirafas. Algunos de ellos, una vez la casa fue deshabitada, comenzaron a reproducirse y hoy en día son un verdadero peligro para los vecinos de la zona.

13. También tenía una enorme pasión por la vida vegetal y animal

14. Algunas de las celebraciones se convirtieron en fiestas muy esperadas.

Las fiestas de año nuevo también estaban llenas de lujos excesivos. Uno de ellos era que se ordenaba la importación de grandes contenedores de pólvora que tenía un costo de 50 mil dólares por unidad. Gracias a esto reproducía un increíble espectáculo pirotécnico que era visible desde muy lejos. El dinero, el siempre poderoso aliado de Escobar, fue también el que propició que en torno al propio lugar se acercaran los curiosos. De hecho, el propio Escobar decidió que cualquier persona podría visitar su zoológico personal sin tener que cobrar ni un dólar por la entrada.

14. Algunas de las celebraciones se convirtieron en fiestas muy esperadas.

15. La vida de la familia de Escobar se podía comparar con la que tienen en la actualidad algunos monarcas. ¿Fue una buena persona?

Por supuesto no fue una buena persona, ya que se le implicó en demasiados asesinatos y situaciones muy violentas, siendo además el máximo responsable de la afluencia de las sustancias ilegales que inundaron el mercado internacional. Puede que fuese una persona que disfrutó de su dinero y de la vida de privilegios, pero sin duda alguna no fue un ejemplo a seguir por nadie. No obstante su leyenda crecerá sin remedio a lo largo de los años, llegando a hacer una importante sombra a los predecesores criminales de la talla del propio Al Capone. Traicionado por su propia madre y su hermano, finalmente el capo se apagó y su imperio del terror no le sobrevivió. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter / Facebook

15. La vida de la familia de Escobar se podía comparar con la que tienen en la actualidad algunos monarcas. ¿Fue una buena persona?
62
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El tesoro escondido de Pablo Escobar
Síguenos