Increíble!

Publicado 2015-12-23
1 Comentario

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo

Debido a la inmensidad del continente asiático, posee algunos de los pueblos abandonados más inquietantes a la par que bonitos del mundo, como la exuberante ciudad fantasma de Shengshan.

No obstante, encontramos un pueblecito de Japón que gana por goleada, al menos en cuanto al aspecto perturbador.

Y es que resulta que la localidad japonesa de Nagoro, está habitado por más de 350 muñecos de trapo de tamaño natural. Echa un vistazo al artículo para saber más sobre este impresionante pueblo japonés.

Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 1

Nagoro es un diminuto pueblo de Japón que está localizado en los verdes valles de Shikoku.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 2

La historia de esta localidad es similar a la de tantos otros pueblos y aldeas que fueron abandonadas en nombre del progreso.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 3

La tremenda búsqueda de trabajo que surgió en la gente joven, obligó a emigrar a las grandes ciudades.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 4

Una vez fallecieron todos los ancianos del pueblo, y sin ninguna persona joven, Nagoro fue quedando deshabitado.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 5

Sin embargo, hace 11 años, una serie de curiosos y extraños habitantes fueron apareciendo hasta adueñarse del lugar.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 6

A día de hoy, 350 muñecos de trapo de tamaño natural residen en las calles del pueblo, observando con un silencio sepulcral a los turistas que acuden a fotografiarlos.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 7

Obviamente, los muñecos no llegaron sólos hasta este pueblo, el único habitante que queda en Nagoro, los ha ido colocando durante bastante tiempo.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 8

Hace más de una década, Ayano Tsukimi, regresó a su pueblo natal.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 9

Durante su tiempo libre, Ayano prestó más atención a la agricultura, pero después de un año de siembra, no obtuvo ningún fruto, pues los pájaros se habían comido todas las semillas.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 10

Decidió construir entonces un espantapájaros a semejanza de su padre, el anterior labriego de esas tierras. Una especie de homenaje que le abrió el camino a su arte.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 11

Después de su padre, Ayano recreó al resto de su familia. A continuación, siguió fabricando muñecos de sus amigos, vecinos y otras muchas personas.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 12

Todos están fabricados con paja, y los espantapájaros están vestidos con ropa y tienen los rasgos de antiguos vecinos de la localidad.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 13

De esta manera, Ayano no se siente solo. Aunque él sabe perfectamente que los muñecos de trapo no son reales, le ayudan a recordar a toda esa gente que un día vivieron con él.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 14

No contento con recordar, también le ayudan a soñar, pues también ha estado creando una escuela llena de niños de trapo en el pueblo.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 15

Un deseo que Ayano espera que se cumpla algún día no muy lejano, en el pintoresco y extraño pueblo de Nagoro.

Nagoro: el pueblo donde sus habitantes fueron reemplazados por muñecos de trapo 16

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los lugares más extraños y siniestros del mundo
Síguenos