Increíble!

Publicado 2018-10-24
0 Comentario

Algunas creencias de antaño acerca de la limpieza y que hoy en día las consideramos bastante ridículas

El mundo tal y como lo conocemos hoy por hoy es muy distinto de lo que fue hace 100 o 200 años. Y ni hablar de cómo eran las cosas hace dos milenios. Por ello, las modalidades que se tenían antiguamente para llevar a cabo labores de limpieza eran bastante diferentes de como son en el presente. ¿Podrías por ejemplo imaginar el uso de fluidos corporales para algunas actividades relacionadas con esto? Pues sí, en ciertos casos estas prácticas caían en lo sucio. A continuación te hablamos sobre algunas.

Mitos limpieza

1. El papel higiénico en Roma

Obviamente aun cuando esta sociedad tenía grandes avances, la Era Industrial aún no llegaba y como papel higiénico se utilizaban esponjas marinas.

Mitos limpieza

¡No te pierdas el nuevo vídeo de nuestro canal! A veces los hábitos más desagradables no dejan de ser por ello los más sanos. Que no te engañen las buenas costumbres, hoy explicamos las ventajas de ser un poco cochino.

2. Spray Lysol

Una de las prácticas más peligrosas de limpieza que se dio durante el siglo XX fue el uso del Spray Lysol para la higiene femenina.

Mitos limpieza

Esto implicaba graves riesgos para las zonas íntimas de las mujeres y era promocionada hasta para el control de la natalidad.

Mitos limpieza

3. La orina en la Roma antigua

Otra de las cosas bastante peculiares que se realizaban en el mundo romano era el uso de la orina para el cepillado de los dientes.

1. El papel higiénico en Roma

Esta práctica tenía como fundamento el hecho de que este fluido posee amoniaco, el cual contribuye a blanquearlos.

Mitos limpieza

4. Las manchas difíciles en la antigua Roma

Al igual que en el ejemplo anterior, para la eliminación de las manchas difíciles se utilizaba también el amoniaco.

Mitos limpieza

Por eso era usual que las lavanderías en Roma utilizasen una mezcla de orina humana y animal para la limpieza de la ropa blanca.

Mitos limpieza

5. El baño en la antigua China

Los métodos de limpieza corporal en la antigua China incluían por ejemplo el uso de ceniza, que tenía también un fin religioso.

2. Spray Lysol

Otras cosas utilizadas fueron por ejemplo elementos del páncreas de animales con la finalidad de un baño a fondo.

Mitos limpieza

6. Dióxido de azufre en la antigua Grecia

Este compuesto posee un olor característico similar a los huevos podridos y se usaba para purificar hogares.

3. La orina en la Roma antigua

Ya Homero daba cuenta de su utilización en este sentido y hoy en día se sabe de la toxicidad que posee.

4. Las manchas difíciles en la antigua Roma

7. La grasa en la antigua Roma

Los atletas en la antigua Roma tenían un ritual muy peculiar antes de ejercitarse y de las actividades de higiene.

5. El baño en la antigua China

Ellos solían cubrirse de grasa antes de ello de modo que retiraban todo este material junto al sudor y la sangre posteriormente.

6. Dióxido de azufre en la antigua Grecia

8. Masticando maleza en Sudán

Parte de los problemas bucales se deben a los carbohidratos en la alimentación humana, pero hay culturas que son la excepción.

7. La grasa en la antigua Roma

En Sudán, por ejemplo, la gente tenía dientes muy sanos hace dos mil años porque masticaban ciertas malezas.

Mitos limpieza

9. Limpieza con el nombre de los enemigos

En la antigua Roma se halló también una realidad bastante peculiar en ciertos retretes de uso público.

8. Masticando maleza en Sudán

Se supo que algunas vasijas con el nombre de enemigos eran un elemento de uso permanente para tal porquería.

Mitos limpieza

10. Francia en el siglo XX y la suciedad

Una de las prácticas francesas se refería justamente a la antihigiene y por ello había un cierto culto al sudor y la inmundicia.

9. Limpieza con el nombre de los enemigos

Los olores en esta cultura durante el siglo XX eran sumamente apreciados y el baño corporal virtualmente inexistente.
Fuente: Pixabay

Mitos limpieza
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Alimentos que se pueden comer sin límite
Síguenos