0 Comentario

La vida real de Cara Delevingne no es un cuento de hadas

Antes de que la conocieramos por convertirse en una de las modelos mejor pagadas, Cara Delevingne creció en una prestigiosa familia de la alta sociedad con su padre, su madre, 2 hermanas y un hermanastro. Nacida en el regazo del lujo del exclusivo y próspero distrito de Belgravia en Londres, su árbol familiar esta repleto de políticos titulados, millonarios y magnates, y aunque su infancia parecía idílica en realidad todo era humo y espejos. Lo que debería haber sido una juventud fácil estuvo estaba plagada de abuso de sustancias, depresión y frecuentes pensamientos suicidas que la siguieron hasta la edad adulta. Incluso ahora, después de dejar su huella en el mundo de la moda, ella todavía lucha contra los demonios de su pasado. Bienvenidos de nuevo curiosos, acompáñame que hoy te cuento la trágica historia de la vida real de Cara Delevingne.

Pandora, la madre de Cara, es muy conocida entre la alta sociedad británica, pero a pesar de su estatus, es una persona maníaca depresiva que ha luchado con la adicción a la heroína y las píldoras durante la mayor parte de su vida adulta. Mirando hacia atrás en la adicción de su madre, Cara Delevingne dijo, “Habia momentos en que se marchaba por mucho tiempo y no sabia donde estaba. Años mas tarde mi hermana mayor me dijo lo que pasaba y entendi que cuando desaparecía estaba en realidad en el hospital muy enferma”. Una vez que la familia la hizo participe de la adicción de su madre, el mundo de Cara comenzó a desmoronarse a sus pies.

A los 16 años su depresión estaba en el punto mas álgido, y fingiendo que todo estaba bien, aprendiendo cómo convertirse en una profesional en reprimir sus emociones y tratando de ser fuerte por el bien de su madre, se encontró trabajando como modelo y actriz. Las presiones de sacar adelante su trabajo y mientras hacerlo bien en la escuela la llevaron a sufrir una grave crisis mental que causo que sus padres la sacaran del colegio durante 6 meses y comenzaran a medicarla. Pero la medicación tuvo un impacto negativo en su estado de ánimo, no le permitía sentir emociones y la convirtió en una sociopata, asi que cuando cumplió los 18 decidio de tomarlos.

Sus problemas mentales han hecho que Cara desarrolle tambien una grave afección de la piel, la psoriasis, que sufre como consecuencia de su incapacidad para liberar los malos sentimientos que lleva por dentro. No es la unica mala experiencia que la modelo ha tenido con su cuerpo, pues tambien fue objeto de terribles burlas durante sus años de formación por el mero hecho de desarrollarse mas tarde que el resto de sus compañeras. Ella misma describió sus años de adolescencia con estar "en una montaña rusa al infierno”. El rechazo que sufrió por parte de sus amigos, así como el bullying de los matones de la escuela hizo que Cara Delevingne se obsesionara con pensamientos que no eran adecuados para su edad. "Cuando era niña, estaba obsesionada con la sangre y la muerte", reveló en una sincera entrevista.

Esto la llevo a múltiples episodios en los que se autolesionaba solo para ver sus heridas y su obsesión escaló tan alto que termino teniendo tambien pensamientos suicidas. "No pude soportarlo más. Me di cuenta de lo afortunada y privilegiada que era, pero todo lo que quería hacer era morir”, confesó Cara. Los sentimientos de querer acabar con su vida la hicieron sentir "tan culpable" que comenzó a odiarse a sí misma, y ara calmar el dolor que sentía por dentro, recurrió a tácticas autodestructivas, como por ejemplo, fumarse una caja de cigarrillos y despues correr hasta desmayarse, o acudir sola al bosque para golpear su cabeza contra un árbol y asi perder el conocimiento.

Desde que se hizo famosa, hemos podido verla en alguna ocasión luciendo pelo corto, pero de niña e incluso de adolescente, era el look que siempre usaba Cara Delevingne. Esto causo que muchas personas la confundieran con un niño y era algo que a la modelo le daba especial rabia. Los que ya la hamos pasado, sabemos que la angustia adolescente es común, pero Delevingne experimentaba una mayor sensación de temor y agonía. "Me odiaba a mí misma por estar deprimida, odiaba todo lo que implicara sentir, asi que fui muy buena para desasociarme completamente de la emociones”.

Desafortunadamente para ella, pedir ayuda no resultó en nada bueno; intentó hablar con amigos, pero solo la cuestionaban, preguntándose por qué alguien que creció con tantos privilegios tenia esos pensamientos negativos. Cara quería desesperadamente apreciar todas las cosas buenas que ocurrían en su vida, pero su estado mental continuó ejerciendo su dominio, era como si hubiera algo oscuro dentro de ella que no podia dominar.

Mientras sus hermanas sobresalían en la escuela, Delevingne era todo lo contrario. Sus padres la sacaron de las clases para reunirla con profesionales de la salud mental. Cuando era niña, fue diagnosticada erróneamente varias veces, hasta que a los 16 le dijeron que tenia “dispraxia”, un trastorno del desarrollo en el que las personas tienen problemas para coordinar sus pensamientos y movimientos, lo cual es irónico si consideramos que se ha hecho millonaria deslizándose por las pasarelas mas prestigiosas del mundo de la moda. Cara Delevingne se dio cuenta con el tiempo que la depresión y la tendencia a la autodestrucción corren desenfrenadas en su familia.

Así es, Cara pasa por la misma situación que los miembros de su prestigioso linaje, que tienen tendencia a que cuando algo va bien en su vida durante un tiempo, prefieren “arruinarlo” para acabar con ello. Aun hoy en dia la joven sigue luchando con su enfermedad y aunque asegura que bien sabe que jamas podrá librarse de ellas, al menos ahora tiene claro que debe luchar por vivir y sobre todo, no dejar que sus demonios dominen sus pensamientos.

10
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las redes sociales han bautizado a Inés Helene como la “Kim Kardashian sueca”
Síguenos