0 Comentario

Cómo mejoramos nuestro sistema inmune para evitar enfermedades

Debido a la pandemia que está azotando a toda la población del planeta, los seres humanos nos debemos preocupar más por nuestro cuerpo y nuestra salud. Tomar las previsiones necesarias en ambientes públicos para que otras personas no lleguen a contagiarnos. Sin embargo, hace falta más que eso para que nuestra salud no se vea comprometida ante ninguna pandemia. Es por eso que el día de hoy te traemos los siguientes tips para mejorar tu sistema inmune y así evitar cualquier tipo de enfermedades.

Atraigamos a las bacterias buenas

Atraigamos a las bacterias buenas

Calma. No todas las bacterias son malas y dañinas. De hecho, están por todas partes, sólo que no lo notamos hasta que nuestro sistema se desequilibra. Buena parte de los productos fermentados, tales como la leche y el yogurt poseen bacterias probióticas, las cuales nos ayudará al crecimiento y desarrollo de un sistema inmune muy poderoso. Al mismo tiempo, tener una dieta balanceada, con proteínas, carbohidratos y la grasa necesaria para que tu cuerpo tenga fuerza para ser productivo. Los nutrientes y minerales que las comidas vayan a proporcionar a tu cuerpo.

Atraigamos a las bacterias buenas 1

Todo en exceso es malo

Esta frase la habremos escuchado muchas veces de nuestros padres y madres, o incluso de nuestros abuelos, y están en lo cierto. Todo en exceso conlleva una consecuencias muy peligrosas para tu salud, sobre todo si estamos hablando de alcohol, ya que si lo consumimos en grandes cantidades éste disminuiría la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones. Estamos hablando de que se reduciría tu sistema inmunológico. Todo esto según estudios hechos por la Universidad de Stanford. No obstante, no está de más aportar que de vez en cuando sentarnos a beber un poco de nuestras bebidas alcohólicas preferidas no está mal. De hecho la Secretaría de Salud del gobierno de Estados Unidos aportó unos guidelines dirigidos a los ciudadanos, el cual recomienda a las mujeres no beber más de una bebida por día, y a los hombres a no beber más de dos vasos de licor por día.

Todo en exceso es malo

Ejercitarse sin miedo

No con esto queremos decir que nos hagamos corredores profesionales, pero sí que realizar ejercicios diarios todos los días es un gran estimulante para que nuestro cuerpo se encuentre en la mejor forma física posible. El ejercicio lo que hace es aumentar la producción de las células que van atacar a las bacterias que entran a nuestro cuerpo y nos podrían ocasionar problemas respiratorios. Podemos correr, trotar o incluso con una buena caminata, significaría mucho para mantener una vida saludable. Fomentar el hábito de ejercicio mejora las posibilidades de mantener nuestro sistema inmune para evitar enfermedades.

Ejercitarse sin miedo

Dormir el tiempo necesario

Por supuesto que si somos personas con problemas para irnos a la cama y dormirnos, o si sufrimos de insomnio, nuestro cuerpo y nuestra salud se verá afectada. Es por eso que respetar las horas de dormir es lo más recomendable, las cuales tienden a ser entre 7 a 9 horas de sueño, ya que en esas horas el sistema restaurativo trabaja con nuestro sistema inmunológico para que al día siguiente puedas estar descansado de la fatiga del día anterior. Algunos estudios han determinado que dormir poco puede relacionarse en un futuro a factores como la obesidad o la diabetes.

Dormir el tiempo necesario

Lavarse las manos debidamente

Seamos claros, muy pocas veces hacemos como si nos lavamos las manos, pero lo único que estamos haciendo es echarnos jabón líquido y agua encima, sin ni siquiera restregar de manera correcta. Y es que hay una gran cantidad de enfermedades que pueden transmitirse a través de las manos, y de igual manera ser transmisores de infecciones a otras personas al saludarnos con ella. La mejor forma de poder lavarnos será restregando no sólo las palmas, si no los entrededos durante 20 segundos. No obstante, recordemos hacerlo después de estornudar, de usar el baño, de tocar un animal, de manejar basura y de usar el transporte público. De igual manera antes y después de manipular alimentos y de tratar a una persona que se encuentra enferma.

Lavarse las manos debidamente

Comer frutas y muchas verduras

Una de las mejores maneras de cuidar nuestra salud de virus y sustancias tóxicas es consumiendo alimentos que contienen fitoquímicos, tales como las verduras y las frutas. Sus vitaminas y Zinc hacen que puedas prevenir muchas enfermedades y nos ayudarán a reforzar el sistema inmune. Verduras como el pimentón rojo, brócoli o pepino nos van a otorgar Vitamina C, el cual tiene efectos antioxidante. La espinaca o el espárrago nos dotarán de Vitamina E. Otro secreto que nos ayudará será el jengibre, el cual fue incorporado por la cocina asiática, y nos ayuda con la circulación y el sistema digestivo, además de ser portador de nutrientes como el potasio. Por último, balancear bien los colores de las frutas que tengamos en nuestra cocina. Rojas, tales como la manzana, cereza, fresa; verdes como el aguacate, kiwi, pera; y anaranjadas, tales como la mandarina, el mango, el durazno y la naranja.

Comer frutas y muchas verduras

Reduzcamos los consumos de azúcar

Lo sé, a todos nos encanta el azúcar, y en gran medida lo consumimos de manera diaria. Sin embargo se ha comprobado que consumir el azúcar agregado de los alimentos procesados, tales como las galletas y dulces, ayuda a debilitar los glóbulos blancos dentro de nuestro sistema inmunológico. Y justamente son los glóbulos blancos quienes luchan dentro de nuestro cuerpo contra las bacterias y los virus. Las bebidas gaseosas poseen tanta azúcar que tienden a ser las primeras causantes de obesidad y de enfermedades digestivas en nuestro cuerpo. Por eso, si buscamos comer algo dulce, lo más recomendable siempre será buscar frutas frescas, tales como manzanas, fresas y plátanos. Sabemos que dejar de consumir galletas y chocolates es difícil, pero al menos irlo reduciendo será un gran avance para que tu cuerpo se sienta mejor.

Reduzcamos los consumos de azúcar

Reduzcamos el estrés

Aunque no lo parezca, nuestra mente está profundamente ligada con nuestro sistema inmune. Las personas que sufren de mucho estrés y ansiedad, por lo general padecen de enfermedades cardiacas. Las personas que poseen un cuadro psicológico como la depresión, son más propensos a padecer de cáncer. Como sabemos, el estrés es una reacción fisiológica frente a demandas que debemos enfrentar o huir. De él. Cuando el estrés se vuelve constante, puede ser un gran causante de enfermedades autoinmunes. Al sentir el estrés crónico nos enfrentamos a un aumento de la presión arterial y una motilidad intestinal. Si somo personas que nos estresamos mucho por nuestra situación económica, o de retos que debemos enfrentarnos constantemente, la mejor medicina ante eso tienden a ser la terapia psicológica y la meditación, para así apaciguar cualquier tipo de ansiedad o estrés.

Reduzcamos el estrés

Vacunarse como prevención

Las vacunas funcionan como una forma de dotar de inmunidad, no sólo a nuestros hijos si no también a los adultos ante cualquier enfermedad. La labor de las vacunas es estimular a se re reproduzcan anticuerpos que actuarán en defensa del organismo frente a futuras infecciones. Y aunque no nos gusta mucho pincharnos, la mayoría de las vacunas se administran por vía intramuscular, y en unos pocos casos se puede hacer por vía oral. Si queremos vacunarnos, el deber ser es consultar con nuestro médico de confianza y preguntar por las vacunas que recomendaría, sobre todo si somos personas con problemas de reacciones alérgicas, ya que habrán algunas de las cuales no podamos acceder.

Vacunarse como prevención

Todos los profesionales y expertos en el área de nutrición coinciden en una cosa: no existe una receta especial donde en días tu sistema inmunológico sea fuerte de la noche a la mañana. Lo que sí podemos concluir es que siguiendo una vida balanceada, con pocos excesos, y adquiriendo una dieta que incorpore carbohidratos, proteínas, así como la suplantación de dulces por frutas nos dará una calidad de vida mucho mejor. Mientras sigamos las instrucciones que nos recomiendan los profesionales de la salud, nuestro cuerpo estará listo para cualquier enfermedad o pandemia.

Vacunarse como prevención 1
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Las peores pandemias que han afectado a la humanidad
Síguenos