0 Comentario

Al mal tiempo, buena cara: las mejores mascarillas para nuestro rostro para cuidarnos en casa

La cuarentena obligatoria de estos días puede ser tu oportunidad de tener un tiempo para ti, de relajarte y de cuidarte mucho. Para hacerlo no necesitas mucho dinero ni demasiadas cosas. Nada de cremas o productos caros. Solo ganas de sentirte bien y de regalarte un poco de paz y placer en estos días complicados. Con algunos productos que hay en cualquier despensa, un poco de música relajante, desconectarte del móvil y de cualquier otro aparato que pueda perturbarte, tienes bastante. Si además pones un vaporizador o unas velas que llenen el ambiente de un aroma relajante, convertirás tu encierro en un spa de belleza. Empieza ya, aquí te proponemos unas mascarillas perfectas para salir del encierro bella y fresca como nunca. Carpe diem, aprovecha el día, que otra cosa no puedes hacer.

Mascarilla para la piel estresada

Mascarilla para la piel estresada

Con cuatro bolsitas de té verde y una taza de agua prepara una infusión muy cargada. Rebana un pepino fresco en láminas delgadas y colócalas dentro del té. Pon a enfriar todo en el refrigerador por unas dos horas, bien tapado. Recógete el pelo, limpia bien tu cara y escote recuéstate con la cabeza sobre una toalla blanca impecable. Ahora colócate las rebanadas de pepino remojadas en té verde sobre toda la cara y el escote. Cierra los ojos y sobre cada párpado pon una rebanada.

Mascarilla para la piel estresada 1

Deja que tu mascarilla actúe al menos durante quince minutos, pero si los aromas y la música hacen que te quedes dormida, no importa, no se te irritará la piel. Respira profundo y deja que tu imaginación vuele. El aroma del té puede llevarte a lugares exóticos, la frescura del pepino a playas maravillosas. Luego lávate suavemente con agua fresca, pásate un algodoncito con agua micelar y úntate por todas partes tu crema favorita. Verás como este ratito te ha borrado del rostro todos los horrores que has oído estos días. Es que el pepino tiene vitamina B6 y B3, ácido fólico, potasio, silicio magnesio; y el té verde es rico en antioxidantes como las catequinas o los polifenoles, mucho más poderosos que las vitaminas como E o C.

Mascarilla para humectar la piel seca

Mascarilla para humectar la piel seca

La mejor combinación si tienes la piel muy seca es yema de huevo, aceite de oliva y miel. Bate un poco una yema de huevo, agrégale una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de miel. Mezcla muy bien y listo. Esta mascarilla debe estar a temperatura ambiente para que penetre bien profundo en tu piel. Con una banda aparta el pelo de la cara, límpiala muy bien y aplícate la mascarilla. Como es más untuosa que la anterior, puedes hacerlo frente al espejo.

Mascarilla para humectar la piel seca 1

Luego recuéstate si quieres, o si prefieres toma una infusión relajante mientras lees u oyes algo hermoso. Todos los sentidos se nutren de la belleza, así que despégate del móvil. Déjate la mascarilla al menos veinte minutos. Luego lávate bien la cara: debes usar algún producto limpiador no jabonoso, porque la yema de huevo huele muy fuerte pero el jabón te reseca. Esta es una mascarilla perfecta, por eso, para aplicártela antes de bañarte. Al terminar de retirarla, ponte tu crema favorita.

Mascarilla para humectar la piel seca 2

Esta es una mascarilla perfecta, por eso, para aplicártela antes de bañarte. Al terminar de retirarla, ponte tu crema favorita. Verás como tu piel luce flexible y humectada. Eso se debe a que la yema es muy rica en proteínas y grasas, y tiene una gran variedad de vitaminas del grupo A, B, D y E. El aceite de oliva es un producto rico en ácidos grasos naturales y también en vitaminas A, E y K. La miel, por su parte, es un gran bactericida y nutre profundamente.

Mascarilla para humectar la piel seca 3

Mascarilla para piel grasosa

Las mejores mascarillas para las pieles grasosas llevan avena. Prueba esta y veras como queda tu rostro fresco, sin esa horrible apariencia de tortilla cubierta de aceite. Necesitarás pocas cosas: una clara de huevo, dos cucharadas de avena o de harina de avena y una cucharadita de jugo de limón. Pon todo en un procesador de alimentos hasta que se convierta en una pasta. Recógete el pelo o apártalo de tu rostro con una banda y con mucho cuidado ponte la mascarilla en la piel limpia, evitando la zona alrededor de los ojos y cualquier otra parte muy sensible que pueda irritarse con el limón.

Mascarilla para piel grasosa

Como esta mascarilla se queda pegada de tu rostro, apenas se seque un poco, puedes dedicarte a bailar o hacer un poco de ejercicio. Lo que no puedes hacer es ponerte a ver noticias, porque este tiempo es para que te relajes y te lo dediques a ti. Lo ideal es que te la dejes puesta unos veinte minutos. Luego toma una ducha y deja que la mezcla se disuelva poco a poco con el agua. La clara de huevo es una especie de pegamento y hay que dejar que afloje con el agua. Usa un jabón muy suave al final e hidrátate con una loción ligera.

Mascarilla para piel grasosa 1

Las pieles grasas también tienen que hidratarse, por eso es tan buena para ellas la avena, rica en minerales y en numerosos antioxidantes y antiinflamatorios. La avena absorbe el exceso de grasa sin resecar y es un que exfoliante suave. La clara de huevo tiene riboflavina, selenio, potasio, magnesio, calcio, fósforo, cobre, zinc, hierro y ácido fólico, y el limón es astringente y antioxidante por su contenido de vitamina C. Así que esta mascarilla te dejara la piel suavecita como la de un bebé.

Mascarilla para poros abiertos

Mascarilla para poros abiertos

El vinagre de cidra de manzana es lo mejor que hay para cerrar los poros. Es un astringente natural y tonifica la piel, además balancea el pH y tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Si lo combinas con harina de trigo tendrás la mascarilla perfecta para que tu piel como porcelana. Esta mascarilla puedes ponértela cada noche antes de dormir, pero tienes que preparar la mezcla un poquito antes y meterla dentro del refrigerador para que sea más efectiva. Mezcla en una envase una gran cucharada de harina de trigo con una cucharada de vinagre de cidra de manzana y tres de agua. Tiene que quedar como una pasta suave, pero no como una masa. Agrega un poquito más o menos de agua según veas que es necesario.

Mascarilla para poros abiertos 1

Pon la mezcla tapada en el refrigerador por media hora. Luego retira el pelo de tu rostro y aplica esta pasta en las partes donde tus poros estén abiertos. Tu piel tiene que estar muy limpia antes, pero no uses esta mascarilla si te has pasado un exfoliante, porque podría irritarte la piel. De nuevo, mientras esperas que haga efecto, desconéctate del mundo, sobre todo de las noticias, y relájate. Como la pasta se pega a tu piel, esta fórmula es perfecta para usar mientras te sientas en posición de loto y haces respiraciones profundas, o meditas para tranquilizarte y recuperar el equilibrio emocional antes de dormir. Recuerda además que los poros abiertos son signo de una piel cansada y con poca flexibilidad. Déjala actuar por quince minutos y luego lávate con agua fresca. ¡Tu cremita y a dormir!

Mascarilla para poros abiertos 2

La harina de trigo tiene muchas propiedades benéfica para la piel, el germen de trigo es rico en zinc y en vitamina E, por eso contribuye a la elasticidad de la piel y a su hidratación, el vinagre de cidra de manzana es un maravilloso astringente, pero tienes que diluirlo un poco con el agua para que no te irrite.

Mascarilla para poros abiertos 3

Tratamientos de shock para manos secas

Lavarse las manos con frecuencia es una de las principales recomendaciones que han dado tanto los gobiernos del mundo como la Organización Mundial de la Salud y todos los expertos, para no contagiarnos con el coronavirus. Pero sabemos qué pésimas consecuencias tiene eso para nuestra esa piel tan delicada, para nuestras uñas y para nuestras cutículas. Por eso es imprescindible en estos días, en los que ni siquiera podemos salir a arreglárnoslas en centros de belleza, procurar mantenerlas muy hidratadas y cuidarlas con mucho amor. Unas manos resecas y descuidadas son garantía de un tacto desagradable. La borra del café hace milagros con nuestras manos. No la tires nunca. Cuando vacíes la cafetera, guárdala, y cuando tengas un rato libre frota tus manos con ella y déjala actuar un poquito. Esmérate en uñas y cutículas. El café es una mezcla perfecta de cafeína y grasa para la piel y tiene un suave efecto exfoliante. Verás como desaparecen las cutículas secas con ese procedimiento. Y lo mismo puedes hacer cuando quieras mimarte los pies.

Tratamientos de shock para manos secas

Otra fórmula que no falla es el aceite de oliva tibio con una o dos gotas de limón. El aceite es una gran hidratante para manos, uñas y cutículas. Si te lo frotas bien y envuelves tus manos con un papel film por un diez minutos, el efecto sea más profundo. El limón además quita las manchas y blanquea las uñas. Pero no se te ocurra exponerlas al sol mientras tengas esta mezcla puesta porque también podrían mancharse de blanco. Ya tienes toda una batería de recetas para cuidarte desde casa y reponer tu semblante de estos días tan tristes y complicados que nos han tocado. Recuerda: al mal tiempo, buena cara… y bellas manos.

0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

La soledad y cómo cada signo zodiacal lidia con ella
Síguenos