Increíble!

Publicado 2020-04-06
0 Comentario

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber

Todos estamos muy preocupados con lo que está pasando y constantemente nos hacemos preguntas acerca de ese virus que nos ha trastocado nuestra vida y la de millones de personas. Pero, el tema del virus también viene relacionado con el tema de las bacterias. Ante la duda de ¿qué es peor, contraer un virus o contraer una enfermedad a través de una bacteria?, no sabemos a ciencia cierta qué consecuencias tiene para nuestro organismo una enfermedad causada por un virus o por una bacteria, ni cuál es la diferencia en los tipos de daño que producen.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 1

Lo primero que debemos saber es que los virus provocan las enfermedades y que las bacterias, también presentes en nuestro organismo, en ocasiones se encargan de mantener un adecuado equilibrio cuando están en nuestro cuerpo. Solo en los casos en los que haya un exceso de bacterias o estas sean nocivas, es cuando hablamos de patologías y enfermedades provocadas por una bacteria. Es difícil averiguar por uno mismo si se tiene una infección bacteriana o viral. A menudo se dice que el moco amarillo o verdoso significa que es una infección bacteriana. Pero no está tan claro.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 2

Ambos se consideran los desencadenantes más conocidos de enfermedades infecciosas, pero eso es casi lo único que tienen en común los virus y las bacterias. Las bacterias tienen un diámetro de hasta una micra y son en promedio cien veces más grandes que los virus. Otra diferencia: las bacterias son la forma de vida más simple en nuestro planeta. Si los virus son seres vivos es controvertido. Según la definición, los "seres vivos" pueden sobrevivir sin ayuda y producir descendencia. Sin embargo, los virus necesitan células de otros seres vivos para poder reproducirse. Se infiltran en su material genético en las células huésped y hacen que solo se produzcan partículas de virus. Las bacterias, por otro lado, se multiplican en el organismo sin destruir sus células.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 3

Los virus no tienen su propio metabolismo y consisten principalmente en su material genético, que está encerrado en una cubierta de proteínas. Sin embargo, el genoma puede continuar cambiando debido a mutaciones. Es por eso que los virus son muy adaptables y pueden cambiar su superficie para que el sistema de defensa de nuestro cuerpo ya no pueda reconocerlos. Por dicha razón es que se desarrollan regularmente nuevas vacunas para la ola anual de gripe.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 4

Los virus son parásitos reales. De tamaño pequeño, son relativamente simples y penetran en células animales, vegetales o humanas. Utilizan estas células como anfitriones para la reproducción. Son altamente flexibles y cambian continuamente. El mejor ejemplo –como mencionamos anteriormente– es el virus de la gripe, que debido a estos cambio sigue enfrentando las propias defensas del cuerpo. Por otro lado, el cuerpo permanece inmune a otros virus después de una sola infección, como la varicela, el sarampión o la rubéola. Finalmente, los virus también pueden desencadenar enfermedades graves como el VIH o la hepatitis. Hoy puede vacunarse con éxito contra muchos virus. Después de la infección, sin embargo, el tratamiento es difícil. Existen medicamentos antivirales, pero solo ayudan contra tipos específicos de virus.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 5

Las bacterias son muchas veces más grandes que los virus. El 99% de ellas son incluso importantes para nuestro cuerpo, por ejemplo cuidando nuestra salud en los intestinos, en la boca o en la piel. Como verdaderos sobrevivientes, se adaptan constantemente a su entorno –algunos de ellos pueden sobrevivir sin oxígeno. Sin embargo, también pueden desencadenar enfermedades graves. La tuberculosis, la tos ferina, la escarlatina o las infecciones del tracto urinario, como muchas enfermedades diarreicas o neumonía, son causadas por bacterias. Las bacterias "peligrosas" más conocidas incluyen a la salmonella y los estafilococos. Generalmente, las bacterias se pueden tratar con éxito con antibióticos (que por cierto no funcionan con los virus). Sin embargo, las bacterias también continúan desarrollándose y, por lo tanto, se vuelven resistentes a los antibióticos.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 6

Bacterias y virus, ambos pueden ser potencialmente mortales para nosotros. Las bacterias, por ejemplo, causan neumonía que puede ser fatal, mientras que los virus desencadenan la gripe. Ambos patógenos han encontrado muchas formas de pasar de una persona a otra. Esto puede suceder a través de una infección por gotitas (por ejemplo, estornudos), a través del contacto con la piel y secreciones corporales (sangre, saliva, esperma, orina, etc.), o a través de agua o alimentos contaminados.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 7

Además, no siempre es posible deshacerse de los virus después de que haya pasado la infección. El ejemplo clásico de esto es el virus del herpes, que ha desarrollado una estrategia de supervivencia perfecta. Se retira a ciertas áreas nerviosas y allí hiberna. Cuando el sistema inmunitario se debilita, ataca una y otra vez. La misma enfermedad ni siquiera tiene que estallar. Quien tuvo varicela cuando era niño puede desarrollar culebrilla décadas después a través de los mismos patógenos. Los virus son los gérmenes más extraños. Utilizando sólo un puñado de moléculas, se ensamblan en todo tipo de formas diminutas y pueden causar estragos en ecosistemas enteros ya que mutan rápidamente. Pueden viajar entre los huéspedes a través del aire, el agua y el suelo, por lo que realmente están en todas partes.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 8

Además, los antibióticos no funcionan en los virus. Eso es porque los virus no se reproducen por sí mismos. Más bien, invaden las células y secuestran la maquinaria de su huésped para hacer copias de sí mismos. Los virus se replican en las células, por lo que utilizan muchos de los mismos mecanismos que nuestras células, así que ha sido más difícil encontrar medicamentos que se dirijan al virus pero que no dañen también la célula. También hay una gran variedad de virus, y estos mutan rápidamente, por lo que los tratamientos y vacunas a medida contra un virus pueden perder eficacia con el tiempo.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 9

Otro factor que hace que los virus sean tan difíciles de tratar es la forma en que nuestros cuerpos responden a ellos. Una vez que el sistema inmunológico detecta un virus, produce anticuerpos. Estos son proteínas que se adhieren a un virus o a una célula infectada por un virus, marcándolo para su destrucción o impidiendo que infecte a nuevas células. El problema es que un virus puede causar mucho daño e infectar a otras personas antes de que el sistema inmunológico prepare sus defensas. Cuando esas defensas se activan, pueden causar otros problemas como fiebre e inflamación. Y para cuando estos síntomas aparecen, el virus puede estar ya en declive, o puede ser demasiado tarde para actuar.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 10

Se utilizan dos amplias estrategias para combatir las infecciones virales: ralentizar el daño causado por el virus y acelerar y fortalecer las medidas de lucha del cuerpo. Los medicamentos antivirales son un enfoque para ralentizar los virus. Al igual que los antibióticos, son medicamentos que frenan el virus sin causar muchos daños colaterales. Al atacar diferentes partes del virus, los compuestos antivirales pueden evitar que un virus entre en las células o pueden interferir en su reproducción. Para acelerar y fortalecer las medidas de lucha del cuerpo hay vacunas para algunos virus y esfuerzos para desarrollar otras nuevas. Estos son tratamientos que entrenan al sistema inmunológico para detectar y combatir un virus antes de que se produzca una infección. Son herramientas poderosas para controlar los virus en toda la población, pero son difíciles de optimizar para un patógeno que cambia rápidamente, y requieren pruebas extensas que llevan mucho tiempo para asegurar que sean seguros para un amplio segmento de la población.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 11

Sin embargo, incluso si se introducen en el mercado tratamientos eficaces, es probable que el virus siga siendo una amenaza. Como hemos aprendido con la gripe, a pesar de las vacunas actualizadas, los nuevos tratamientos y una larga historia de respuestas de salud pública, todavía hay millones de muertes por gripe cada año. Para ser claros, la mejor manera de combatir un virus es prevenir las infecciones en primer lugar. Y eso depende de las medidas de salud pública durante un brote, como las cuarentenas y el distanciamiento social, así como de las tácticas personales como un robusto lavado de manos con jabón durante mínimo 20 segundos.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 12

Si bien existe un gran y creciente volumen de investigación sobre diversos tratamientos para controlar los virus, todavía son pocas y dispersas. El desarrollo de nuevos medicamentos puede llevar años de pruebas, y para entonces, un brote puede haberse desvanecido o puede haber surgido otro patógeno más amenazador. Incluso los virus para los que sí tenemos medicamentos antivirales, como la gripe, a menudo la enfermedad no se detecta a tiempo para que valga la pena el tratamiento. Otros virus como el VIH pueden ser controlados con drogas, pero no eliminados, ya que los reservorios ocultos del virus permanecen en el cuerpo.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 13

Y dentro de una población, siempre hay personas que son más susceptibles a las infecciones, como las personas con sistemas inmunológicos deprimidos. Para ellos, los tratamientos y las vacunas pueden no funcionar, por lo que dependen de las personas que los rodean para ser inmunizados y para tomar los procedimientos adecuados de control de la infección. Todo esto nos lleva de nuevo a la prevención como la forma más eficaz de combatir los virus dentro de una población. Esto significa que la acción global coordinada puede ser una de las mejores estrategias para controlar los patógenos más pequeños. Y herramientas simples como el agua y el jabón pueden ser más efectivas en la lucha contra una pandemia que los mejores medicamentos.

Los virus son peores que las bacterias: todo lo que hay que saber 14
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

El dilema de millones ¿Los tapabocas protegen nos o no del coronavirus?
Síguenos