Increíble!

Publicado 2020-04-07
0 Comentario

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores

Es de dominio popular que lo último que debes hacer cuando te sientas un poco enfermo es buscar tus síntomas en Internet. Lo que originalmente puede haber parecido una muy buena idea, puede convertirse en la peor de nuestras pesadillas. Lo que podría haber sido simplemente un poco de dolor de espalda por una mala postura al dormir, termina por convertirse en una muy extraña enfermedad que te dejará sin caminar por el resto de tus días. Lo que parecía ser una inocente espinilla puede terminar pareciéndonos la causa principal de un cáncer súper agresivo.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 1

Obviamente, buscar tus síntomas por Internet no es siempre una mala idea, es más, muchas veces, podrían incluso salvarte de peores consecuencias. Pero, seamos sinceros, pocas veces el buscar nuestros síntomas online nos han aportado nada bueno. Si a eso además le agregas un letal virus que se contagia con muy poco y que está causando quebraderos de cabeza a médicos y científicos de todo el mundo, entonces la cosa se pone más fea. A estas alturas, creo que todos hemos pensado que hemos tenido el virus en algún momento. Quizás esa mañana que nos levantamos sintiéndonos más débiles o con un leve dolor de garganta. O, quizás, simplemente la última vez que estornudamos por ponerle mucha pimienta a nuestra ensalada.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 2

En líneas generales, la mayoría de los que están leyendo esto se reirán al leer esto y darse cuenta de que ellos también han hecho las cosas descritas en los párrafos anteriores. Sin embargo, habrá otros que habrán llegado a este artículo angustiados, buscando por la solución que les alivie de tanto estrés.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 3

No es ningún misterio el que estamos viviendo una emergencia mundial sin precedentes. Unos la llevan mejor que otros; así como, unos días son más llevaderos que otros. Sin embargo, psicólogos de todo el mundo están apuntando a la aparición de distintas dolencias que están afectando a la población tras la aparición del Coronavirus.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 4

Más allá de las personas que luchan por vencer al Coronavirus están sus familias, que miran con angustia cómo sus familiares y seres queridos caen ante esta terrible enfermedad, sin poder ellos hacer nada más que observar desde lejos. A estos se le suman las personas que finalmente pierden alguno de sus seres queridos ante el COVID-19. Estos sufren, primero, ante la impotencia de no poder echarle una mano a los suyos; y segundo, ante la pérdida de estos seres queridos, a los que muchas veces no pueden ni siquiera darles un adiós digno.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 5

Pero y ¿qué pasa con las personas que sufren en silencio desde casa contra un enemigo invisible? A medida que pasan los días y se sabe más (y a la vez, menos) acerca del COVID-19, son muchas las personas que saturan las líneas telefónicas de los médicos locales con síntomas de la enfermedad pero sin haber testado positivo. Al tratarse de un enemigo invisible, es muy fácil sentirse prófugo del virus, y creer constantemente que nos hemos contagiado.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 6

A este fenómeno se le llama somatización, y esto no es más que la manifestación de síntomas físicos de un problema psicológico. La somatización está reconocida oficialmente, y está recogida en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría de Estados Unidos.
Según declaraciones que hizo Emiliano Villavicencio, psicólogo y jefe de posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de La Salle en Ciudad de México a BBC Mundo, “podemos sentir la fiebre, el dolor de cabeza e incluso la tos (características del COVID-19) sin tener la enfermedad. Todo es posible”.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 7

Villavicencio ha alertado sobre la situación actual, y de cómo el miedo a ésta puede originar sus síntomas en algunos pacientes. Cabe destacar, que en estos casos los síntomas son reales (no producto de alucinaciones, como se podría pensar), pero en este caso, el cuadro clínico no es originado por el virus sino por un estado de ansiedad y preocupación.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 8

“En la somatización, si el paciente cree que le duele la cabeza, es porque realmente le duele, solo que la explicación de este dolor es psicológica”, explicaba Villavicencio. “Pacientes completamente sanos pueden experimentar todos los síntomas del coronavirus, es algo normal. Solo que en este caso procuramos tratar el miedo psicológico que genera los síntomas en vez de brindarles medicamentos”, explicó el especialista a BBC.
La somatización es la culpable también de casos como los embarazos psicológicos o los casos de personas que experimentan parálisis en algún miembro del cuerpo.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 9

Si la somatización es una respuesta la ansiedad producida por el virus, la principal solución sería reducir el consumo de noticias sobre el tema. Resulta obvio que es de suma importancia mantenerse informado de lo que pasa a nuestro alrededor, especialmente en un momento como éste. Estar informados es tanto nuestro derecho como nuestro deber como ciudadanos. Debemos, por ejemplo, estar al tanto de las últimas recomendaciones y descubrimientos acerca del virus para así asegurar mantenernos a salvo y mantener a salvo a los nuestros.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 10

Sin embargo, la sobreexposición a las noticias sobre el coronavirus está detrás de la aparición de cuadros psicosomáticos. Por eso, Villavicencio aconseja cuidar no solo la salud física sino también mental. Por ello, recomienda analizar las noticias de manera consciente, acudir sólo a fuentes fiables sobre la enfermedad, evitando a toda costa los portales o medios sensacionalistas.
“Una persona sobreexpuesta es fácil que construya fantasías catastróficas, distorsione la realidad y produzca un estado psicosomático. Desde las ideas y las fantasías se puede entorpecer la atención médica de los países”, advierte el especialista.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 11

A estas alturas, cabe hacer un paréntesis para explicar la diferencia entre la somatización y la hipocondría, ya que ambas son respuestas psicológicas pero la primera requiere de un factor externo para presentarse: en este caso, es el coronavirus. La palabra hipocondría proviene de la unión de varios componentes léxicos griegos: hypo, que se traduce como “debajo”; khondrion, cartílago; e ia, cualidad. La hipocondría es definida por la Real Academia Española (RAE) como una afección. Este trastorno consiste en una preocupación permanente por el estado de salud que provoca angustia y congoja. La persona que padece hipocondría es llamado hipocondríaco; y se trata de alguien que, ante cualquier síntoma o signo atípico, cree sufrir (de manera infundada) una enfermedad grave.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 12

Así pues, la hipocondría es el miedo excesivo que tienen algunas personas a enfermarse. Este miedo puedo llegar a controlar la vida de las personas que padecen este trastorno. Además, se presenta en cualquier momento y, por tanto, no está ligado a ningún suceso específico, como puede ser el de una pandemia mundial. Por su parte, la somatización viene provocada por la sobreexposición de noticias acerca de un suceso puntual y específico en el tiempo. Para tratar la somatización de coronavirus es importante atacar el factor miedo en la mente mediante un psicólogo y no llevar un tratamiento de medicamentos. Villavicencio advierte de la importancia de atajar este problema a tiempo antes de que pueda derivar en problemas mayores: “una persona sobreexpuesta es fácil que construya fantasías catastróficas, distorsione la realidad y produzca un estado psicosomático. Desde las ideas y las fantasías se puede entorpecer la atención médica de los países.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 13

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas más comunes del coronavirus son fiebre, tos seca, malestar general, dolor de cuerpo y dificultad para respirar, aunque en varios casos se han reportado secreciones nasales, problemas gástricos, pérdida del sentido del gusto y el olfato, entre otros. Estos síntomas pueden aparecer entre 2 a 14 días después de la exposición (con base en la información sobre periodos de incubación de los virus MERS-CoV).

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 14

La diferencia básica entre la gripe común y el coronavirus es el periodo de incubación. Cuando la gripe tarda un máximo 3 días, el COVID-19 tarda más de 6 días en presentar síntomas. Es por eso que las personas infectadas con coronavirus pueden contagiar a otras sin darse cuenta, lo cual se traduce en más contagios.
Asimismo, se sabe que el virus de la gripe es contagioso entre el segundo día de presentar síntomas y hasta una semana después. Del coronavirus todavía no se tienen muchos datos definitivos, pero se ha visto que algunos infectados dejan de ser contagiosos a la semana, mientras que otros lo son por 20 días o más. Esto deja un abanico de contagio más amplio e incierto que la gripe.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 15

Por otra parte, están los llamados signos de advertencia del COVID-19, con los que es recomendable buscar asistencia médica inmediata si llegasen a padecerse alguno o todos ellos. Estos síntomas incluyen: dificultad para respirar, dolor o presión persistente en el pecho, confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes o coloración azulada en los labios o el rostro. Si tienes síntomas en las vías respiratorias pero no estás ni has estado en un área con propagación continuada del virus en la comunidad, contacta a tu médico o clínica para que te aconsejen. Dile a tu médico si tienes otras afecciones de salud crónicas, como enfermedades cardíacas o pulmonares.

La somatización: lo que sienten aquellos con síntomas del virus, pero que no son portadores 16
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Todo sobre la teoría conspirativa de Bill Gates y los microchips en las vacunas
Síguenos