Increíble!

Publicado 2020-04-22
0 Comentario

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia

Para la mayoría de los seres humanos que habitamos el planeta tierra, la llegada del coronavirus ha significado un parón (si no total, aunque sea, parcial) a nuestras vidas. Con los colegios cerrados, oficinas paralizadas, servicios transportes reducidos a mínimos, y vacaciones pospuestas, entre muchos otros; nuestros planes se han puesto en modo standby. Sin embargo, la naturaleza no se puede poner en modo de espera. Nuevos niños siguen viniendo al mundo cada día, la sangre sigue bombeando por nuestras venas, ajena a nuestro propio juicio y el sol sale todas las mañanas y se esconde todas las tardes. Lo mismo pasa con los desastres naturales: algunos países se encontrarán en plana batalla contra el coronavirus cuando deberán enfrentarse a los ciclones.

La proximidad del comienzo de la temporada de huracanes está poniendo en tela de juicio la capacidad de los estados de salvaguardar la vida de los ciudadanos. Tal es el caso de Estados Unidos, que podría seguir en plena lucha contra el coronavirus cuando empiece su temporada de huracanes, este próximo 1 de junio, y ve su fin el 30 de noviembre. Expertos en la materia aseguran que en caso de fuertes tormentas, podrían complicar la capacidad de los Estados y el gobierno federal de proteger las vidas de los ciudadanos. Preguntas como ¿cómo se evacuarán zonas costeras y se abrirán albergues para los afectados mientras se cumplen con las medidas de distanciamiento social? O ¿cómo se garantizará el acceso a comida, suministros y equipamiento médico?

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 2

En el Océano Atlántico la temporada comienza oficialmente el 1 de junio, mientras que en el Pacífico empieza el 25. De acuerdo con los expertos, para esas fechas, países como México estarán viviendo su pico de contagios por COVID-19. Añadido a la dificultad de la situación actual, un estudio publicado por la Universidad Estatal de Colorado (en Estados Unidos), pronosticó que, dado a un aumento de temperatura en las aguas del mar Caribe, se anticipa un incremento en el número de fenómenos fuertes provenientes del Océano Atlántico. Según este estudio, tendremos 16 tormentas tropicales, de las cuales 8 serían huracanes. Asimismo, estaríamos hablando de pasar de un promedio de dos casos a cuatro ciclones con una categoría de entre 3 a 5.

Abril es el mes en que generalmente se empieza a hacer campaña para preparar para la época de huracanes. Sin embargo, este año los planes han cambiado un poco debido a la aparición de este virus que se expande por el mundo a pasos agigantados. Así es cómo las instrucciones sobre rutas de evacuación y refugios, que ocupaban las conversaciones en años anteriores, han sido reemplazadas este año por súplicas de quedarse en casa. Los estados de Florida, Louisiana y Carolina del Sur, en la costa este de Estados Unidos, podrían salir los peor parados de la crisis.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 4

Los protocolos anti-ciclones recomiendan la inmediata evacuación de las zonas antes de la llegada de los huracanes para así salvaguardar el mayor número de vidas. Ésta ya es una tarea bastante complicada que afrontan los estados en riesgo todos los años que, unida al drama del coronavirus, se convierte en una auténtica pesadilla. Entre los problemas a los que se enfrentarían durante la evacuación es el de que muchos de los afectados no disponen de vehículo propio, por lo que tendrían que movilizarse en transporte público. Otro grave problema es el relacionado con los refugios: se necesitarían más albergues y de mayores dimensiones para poder garantizar que se cumplan las medidas de distanciamiento social en todo momento.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 5

El aumento de 0.95 grados Celsius de la temperatura mundial en 2019 (lo cual lo convirtió en el segundo año más cálido desde 1880) es el escenario perfecto para un mayor número de huracanes peligrosos, y un mayor número de tormentas tropicales y ciclones. La temporada de huracanes se extiende desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre y es porque, durante esos meses, el océano tropical alcanza su temperatura más alta: 26 grados. Esto no significa que no puedan formarse huracanes fuera de estos meses (los llamados extemporáneos), pero es más factible que ocurran en estas fechas.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 6

Expertos meteorólogos aseguran que, debido a que los ciclones tropicales se nutren de la temperatura del océano y de la masa de aire húmedo sobre él y gracias al reciente fenómeno de El Niño (que implica cambios de temperaturas en el agua del Pacífico), se prevé una temporada muy activa en el Atlántico. Asimismo, alertan de que las condiciones actuales pueden dar paso a la formación de La Niña, lo cual provocaría un aumento de la temperatura del mar y favorecería mayor formación de fenómenos tropicales por la disminución del viento cortante, contrario al Niño, que disminuye su formación.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 7

Se llama ciclón tropical al sistema tormentoso caracterizado por una circulación cerrada alrededor de un centro de baja presión que produce fuertes vientos y abundante lluvia. Los ciclones tropicales extraen su energía de la condensación de aire húmedo, y es por ello que son tan habituales en zonas como el mar Caribe. Los huracanes, ciclones y tifones son el mismo fenómeno meteorológico, pero se le adjudicarán distintos nombres dependiendo del lugar en donde se desarrollan. De manera general, pueden llamarse ciclones tropicales, y serán considerados dentro de esta categoría cualquier fenómeno con vientos de al menos 119 kilómetros por hora. Así pues, podemos dividirlos en: huracanes, originado en el mar Caribe; ciclones, produce en el océano Índico sureste y suroeste del Pacífico; y, finalmente, tifones, originado en el Índico y en el mar de Japón. Por esta razón, la temporada de huracanes del Atlántico comienza el 1 de junio, mientras que las estaciones de tifones y ciclones siguen patrones ligeramente diferentes. Por ejemplo, en el Pacífico nororiental, la estación oficial comienza el 15 de mayo y finaliza el 30 de noviembre. En el Pacífico noroccidental, los tifones son más comunes entre finales de junio y hasta diciembre. Y por último, el océano Índico experimenta ciclones de abril a diciembre.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 8

Como dato interesante, cabe destacar que estas tormentas tropicales, que llegan al Caribe en forma de huracanes, surgen en el continente africano, específicamente en Cabo Verde. Es allí donde el proceso comienza con una ligera perturbación del aire que sale de África y llega al océano empujada por los vientos alisios, que soplan de este a oeste. Y en la región tropical del Atlántico, el agua caliente alimenta la perturbación hasta convertirla en una tormenta. Satélites y modelos por ordenador son de gran ayuda a la hora de predecir la trayectoria de estas tormentas. Estos sistemas permiten predecir de manera sencilla la trayectoria de los huracanes con varios días de antelación, aunque tampoco es que sean infalibles.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 9

Como es de prever, la previsión en caso de un huracán es vital. Por esta razón, las autoridades están trabajando sin pausa en adaptar las medidas de previsión a los tiempos del coronavirus. Sin embargo, nunca viene mal tener las previsiones básicas a mano, sobre todo si vives en alguno de las zonas de mayor riesgo.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 10

Las autoridades de Emergencia de Estados Unidos aseguran que debido al estado de alarma impuesto por el Coronavirus, ahora es el mejor momento de prepararse a la temporada de huracanes desde casa. Una de las principales medidas recomendadas es el correcto aprovisionamiento, especialmente que esto ya lo venimos haciendo desde el estallido de la pandemia. Sin embargo, es importante no olvidar agregar objetos necesarios en caso de una emergencia por tormentas como son baterías, linternas o agua embotellada.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 11

Sea para estar preparados para la cuarentena del COVID-19 o sea por una posible emergencia ambiental, es importante que nos hagamos con un buen alijo de comida no perecedera. Desde sopas, hasta granos; los alimentos en latas son una fácil opción, especialmente si no requieren de mucho para su ingesta. Debemos tener en cuenta de que los huracanes vienen acompañados no sólo de fuertes vientos sino también de intensas lluvias. Por ello es importante proteger nuestros documentos más valiosos en bolsas de plástico con cierre. Bien es cierto que, en los tiempos tecnológicos en los que vivimos, casi todo está digitalizado pero no olvidemos aquellos documentos que aún requieren soporte físico, como es nuestro pasaporte, por ejemplo. En caso de una emergencia lo primero que va a faltar es la electricidad, así que no es una gran idea el confiar cien por cien en los aparatos electrónicos. Es por ello que es recomendable elaborar un directorio telefónico en soporte físico con los principales teléfonos de emergencia (familiares, policía, ambulancias…). Asimismo, querrás tener una radio de pilas para mantenerte informado de lo que está pasando en todo momento.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 12

Ten a mano ropa que abrigue pero que también sea impermeable. También, prepara tu casa: protege las ventanas desde el interior poniendo cinta adhesiva en forma de “X” y corre las cortinas. Las ventanas grandes pueden cubrirse con tablas que soporten los fuertes vientos. Poda los árboles cercanos a tu casa: las ramas podrían desprenderse y caer sobre la casa o sobre alguna persona.

Toma nota de estas previsiones si vives en una zona de riesgo de huracanes ya que te serán de gran ayuda a la hora de prevenir problemas mayores en época de huracanes. Sin lugar a dudas, algunas medidas serán adaptadas a los tiempos de coronavirus, así como se podrán agregar nuevas. Sin embargo, lo más importante es no bajar la guardia y mantenerse siempre informado.

La temporada de huracanes complica la situación para lograr el fin de la pandemia 14
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Los huracanes tienen nombres por una razón bastante simple…
Síguenos