Increíble!Controversial

Publicado 2020-08-04
0 Comentario

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia

Seamos creyentes o no de una u otra religión, al menos sabemos que todas ellas o la mayoría, al menos en esencia, buscan sacar la mejor parte de los seres humanos y prometen la salvación de sus almas después de esta vida a todos aquellos que hayan sido justos, bondadosos y hayan obedecido las leyes establecidas por cualquiera que sea el dios o los dioses en los que se fundamenta su fe. Sin embargo, por desgracia son incontables las historias en las que los creyentes ponen como excusa su fe para cometer las atrocidades más grotescas en nombre de su dios. Ese es precisamente el caso de John List, el parricida que es considerado por muchos el asesino más desquiciado de la historia.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 1

Su nombre completo era John Emil List, y nació en Bay City, Michigan, Estados Unidos, el 17 de septiembre de 1925. Ambos de sus padres eran alemanes; sin embargo, eso no le impidió desarrollar un profundo sentimiento de patriotismo. De hecho, ese sentimiento llegó a tal grado que John incluso se enlistó en el ejército para combatir en la Segunda Guerra Mundial contra el país que había visto nacer a sus padres. Y fueron precisamente ellos quienes le habían inculcado a John una profunda fe cristiana, particularmente su padre, quien siempre le dijo que quien cometía una falta, debía ser castigado severamente.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 2

La fe de John era tan profunda que, además de convertirse al luteranismo, también trabajó como profesor en la escuela dominical de su parroquia. Cuando regresó de la guerra, List decidió estudiar administración en la Universidad de Michigan, y se decantó por la especialidad en contabilidad. Y fue justamente como contador que John encontró trabajo en una empresa en su estado natal...estaba a punto de conocer a la persona que cambiaría su vida para siempre en todos los sentidos.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 3

Desde luego nos referimos a Helen, con quien John se casó en 1951, y con quien durante casi dos décadas llevó una vida que a muchos podría parecer como de auténtico cuento de hadas: tres hermosos hijos criados por un par de padres amorosos, un buen empleo y una residencia que más bien podía ser comparada con una mansión de estilo victoriano, con nada menos que dieciocho habitaciones, incluido su propio salón de baile. Pero toda esa idílica realidad estaba a punto de cambiar.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 4

Y es que dieciocho años después de haberse casado con Helen, John descubrió una verdad que jamás pudo perdonar. Resulta que su esposa padecía sífilis, producto de su primer matrimonio; lo que significa que John también era portador. A pesar de que Helen trató de explicarle a su marido sus razones para haberlo mantenido oculto, para John la traición, justo como se lo había inculcado su padre, era motivo de castigo. Y como dependiendo la falta, la severidad de la penitencia; para John una traición así no sería fácil de saldar.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 5

Como si no fuera ya suficiente con semejante ofensa, a la situación se sumó el despido de John debido a un recorte presupuestal en la empresa en donde trabajaba. Los List estaban viviendo su peor crisis desde su matrimonio, con una deuda de once mil dólares de hipoteca, un marido desempleado, pero sobre todo, la sombra de la traición que incluso llevó a John a desarrollar trastorno obsesivo compulsivo, es decir, se le metió en la cabeza que no había otra alternativa para salvar las almas de todos los integrantes de su familia que quitándoles la vida.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 6

Pero había dos personas que, según John, necesitaban la redención con mayor urgencia: desde luego su esposa, quien no podría obtener su perdón luego de su traición, y Patricia, su hija, a quien John consideraba la oveja negra de la familia, pues creía en la magia negra y además consumía sustancias prohibidas para alterar sus niveles de conciencia. List estaba decidido a redimirlos y para ello organizó su asesinato de manera friamente meticulosa.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 7

Lo primero que hizo fue cerrar todas las cuentas bancarias de la familia. Una vez que obtuvo el dinero, compró un revólver calibre 22 y además arregló el arma de su padre: una Steyr 9 milímetros. El 7 de noviembre de 1971, John llamó a la escuela de sus hijos y le informó a las autoridades escolares que sus hijos faltarían a clases durante las siguientes semanas porque debían hacer un viaje familiar de emergencia.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 8

Con todas las piezas en su sitio, finalmente llegó el funesto 9 de noviembre de 1971. John interrumpió el desayuno con su mujer para ir por el arma y cuando regresó la liquidó de un disparo en la nuca. Acto seguido, John subió las escaleras y le disparó en el rostro a su propia madre, Alma, quien también vivía con la familia. Por más sanguinario que pueda parecer ya el crimen, la frialdad con la que John esperó a que dos de sus hijos regresaran de la escuela es escalofriante.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 9

Unas horas después, Patricia, la oveja descarriada de dieciséis años, y Frederick, de trece, estaban de vuelta en casa. John, sin pensarlo y sin decir una sola palabra, les disparó a ambos en la cabeza. Pero su supuesto acto de redención todavía no había sido completado, pues faltaba que el pequeño John, de quince años, regresara a casa después de su partido de futbol.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 10

Sin embargo, fue el propio John padre quien fue a buscarlo y lo llevó a casa. Tan pronto como atravesó la puerta, el adolescente recibió un disparo por la espalda, pero no murió...al ver que su hijo se convulsionaba en el suelo, John decidió acribillarlo con nueve disparos más hasta finalmente acabar con su sufrimiento...diez balas en total que, según la retorcida mente de John llevarían a su hijo al edén.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 11

No obstante, su meticuloso crimen no terminó ahí. John se tomó el tiempo de sobra para meter los cuerpos en sacos de dormir, excepto uno: el de su madre. Luego de hacerlo, los arrastró hasta una de las habitaciones de la residencia y limpió la escena. Pero John depositó el cadáver de la mujer que le dio la vida en el ático. Y fue justo en ese sitio que decidió escribir una carta dirigida a su pastor en la que confesaba y explicaba su crimen con lujo de detalle.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 12

El escrito decía lo siguiente: "Siento que todo haya tenido que terminar así, pero no podía seguir manteniendo a la familia unida con tan poco dinero y no quería que ellos experimentaran la pobreza. Mi madre está en el ático. Era demasiado pesada para moverla." Sin embargo, esa carta no sería leída sino hasta un mes después de lo sucedido.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 13

Y es que fue hasta después de ese periodo que los vecinos comenzaron a sospechar al no ver movimiento alguno en la casa; John había huído. Cuando la policía acudió al domicilio tras el reporte, fueron recibidos por un hedor insoportable provocado por la descomposición de los cadáveres. Además de toparse con la macabra escena, las autoridades también encontraron la carta que John había escrito y comenzaron su búsqueda.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 14

Luego de localizar su auto en el aeropuerto de Nueva York y de diez meses de una búsqueda intensa, pero sin muchos resultados, el caso fue archivado y así permaneció durante dieciocho largos años. Fue gracias a un programa de televisión llamado "America’s Most Wanted" que, en 1989, las autoridades decidieron volver a abrir el caso. John finalmente fue detenido el 1 de junio de 1989 bajo el nombre de Robert Clark, pero más tarde le confesaría a su compañero de celda su verdadera identidad.

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 15

Cuando en las audiencias se le preguntó sobre las razones que lo motivaron a cometer tan brutal crimen, su respuesta fue: "Quería salvar sus almas." El 12 de abril de 1990, John fue declarado culpable de cinco homicidios en primer grado y fue condenado a cinco cadenas perpetuas; una por cada víctima. Siempre hubo una pregunta en el aire: ¿Por qué no se quitó la vida él mismo para salvar su alma también? A lo que John respondió que a los que cometen suicidio no se les permite el ingreso en el paraíso. John List, uno de los asesinos más despiadados de la historia, finalmente murió en prisión el 21 de marzo de 2008 a causa de una pulmonía.
YouTube, Instagram, Facebook, Pixabay

La fe ciega y el fervor fanático que hicieron que John List acabara con toda su familia 16
0
¿Qué piensas? Unirse a la conversación

Uno de los últimos oficiales de la SS nazi se escondía en USA y será deportado a Alemania
Síguenos